Perdona si te llamo amor – Perdona si me quiero casar contigo

Perdona si te llamo Amor – Perdona si me quiero casar contigo
Por: Darío Valle Risoto
Excelente comedia italiana la que lamentablemente pude ver doblada en España por lo que perdió mucho de la clásica forma de los italianos de interpretar sus comedias siempre tan particulares.
Con una gran musicalización la historia aborda por su lado dos grupos de amigos, el protagonista como único soltero de cuatro tipos cada uno con sus historias y la chica de diecisiete que con sus tres amigas hacen estragos en las noches bolicheras así como en sus estudios. Aquí tendremos un romance casi prohibido, al menos en otros tiempos entre un hombre y una chica con veinte años menos en que no faltarán momentos de buena comedia donde tanto la pareja como sus familiares y amigos se verán liados en un sinnúmero de pequeñas historias donde muchas veces la infidelidad tiene algo de importancia sobretodo porque el protagonista: Alessandro tiene en sus amigos un apoyo no muchas veces conveniente.
Niki con sus diecisiete años  es casi la líder de sus amigas donde destaca una que aún es virgen y la presencia manifiesta de Italia en cada rincón de este laberinto de  diversiones varias. También vi su continuación: “Perdona si me quiero casar contigo” donde absolutamente todos los personajes tendrán una justa continuación, tal así que uno rápidamente se familiariza con cada uno por lo que es recomendable acceder a las dos películas si es posible y verlas pegaditas porque no podrán dejarlas de lado.
Inspiradas en novelas de Federico Moccia y realmente espero una tercera entrega con estos personajes que son la mar de atractivos realmente.
 
 

The Lincoln Lawyer: Si Batman fuera abogado

The Lincoln Lawyer
Por: Darío Valle Risoto

El género de películas que yo llamo “de abogados” como sub. género de las películas dramáticas y/o de acción es una de las grandes cosas del cine usamericano sobretodo porque su sistema judicial se presta para juicios muy entretenidos aunque no exentos de cierta teatralidad a diferencia del sistema de mi país donde no existen los jurados y todo depende principalmente de con que carácter se haya levantado el juez de turno ese día.
Por lo pronto esta es una muy buena película con un protagonista que siempre viaja sobre el filo entre lo que es correcto y lo que no, ya que se trata de un abogado defensor que se encarga de salvar a sus clientes de la cárcel sin importarle demasiado si son culpables o no. Aunque viendo la película probablemente cambiemos de opinión sobre esto último, pero de todas maneras se trata de un personaje complejo que es altamente atractivo solo por lo antedicho y seguramente porque el actor Matthew McConaughey está en su mejor forma interpretando a este abogado casi una especie de “Batman” con Alfred incluido y todo.
Ya se promete una secuela con este protagonista muy interesante que nos atrapa desde el primer instante en una trama con algo de inverosímil pero que cumple el 110% del entretenimiento que promete además de dejarnos con ganas de leer el libro del que proviene la historia porque imaginemos que si la versión cinematográfica es así la novela de Michael Connelly debe ser un verdadero bombazo.
 Siempre es bueno tener aliados