The Amazing Spider-Man: Al fin la fui a ver.

The Amazing Spider-Man
Por: Darío Valle Risoto

Ante la inminente bajada de cartel de la película que ya lleva algo así como tres semanas en el cine me tuve que resignar a ir hoy que es el último día de las vacaciones de invierno y por consiguiente los cines están repletos de esas cosas insoportables que las viejas chotas denominan: “Nenes Pechochos” y que yo detesto cada vez más. Así que mientras intentaba ver la película que para colmo exhiben en castellano me tuve que bancar a un par de niños preguntando absolutamente todo, todo lo que pasaba en la película y hasta llegué a pensar que se trataba de niños con severos problemas de la atención o que sus padres se olvidaron de darle la Ritalina porque la verdad que me pasó por la cabeza hacer lo de cierto individuo en el cine que…
Bien, entre este maremágnum de nenes preguntones, que van a mear cada cinco minutos, una mujer que detrás de mí parecía que tenía una colección de bolsas de nylon ruidosas y el olor a pop acaramelado pude al fin ver esta reboot de Spiderman tan esperada por muchos y temida por algunos de los que me siento parte.
Andrew Garfield sigo sosteniendo que no me parece el actor indicado para personificar a Peter y comparándolo con Tobey Mcguire debo reconocer que tiene a favor el físico, la edad y la estatura pero me quedo con el segundo. Por otro lado la película va un poco más atrás en los orígenes de arañita y por lo tanto aporta ángulos totalmente nuevos pero esto queda en detrimento del suceso: “Tío Ben” que pasa medio como a las patadas cuando en la primera versión tal como en el comic era sustancial en la génesis del súper pendex.
No quiero decir con esto que la película se mala, nada de eso y como las comparaciones siempre subyacen más aún cuando la trilogía de Raimi es tan reciente debo reconocer que esta es tan buena como las tres anteriores, ni mejor ni peor, igual de excelente aportando cosas nuevas y enriqueciendo al héroe emblemático de Marvel.
Luego de The Avengers es la segunda película que veo en 3D y ahora como estaba traducida no tuve que buscar los diálogos y se hizo más fácil prestarle atención sobretodo con esos nenes de mierda preguntándolo absolutamente todo. ¿No se dan cuenta los pelotillas de algunos padres que algunas películas no son adecuadas para el coeficiente de sus hijos?
Así que la tercera dimensión le aporta mucho sobretodo a las escenas donde el tipejo se pasea por Nueva York lanzando redes y tratando de hacer el bien.
Interesante de principio a fin con el Cameo acostumbrado del viejo Stan Lee que por supuesto no les voy a contar donde aparece pero está muy bien. Se hace corta y ahora si me permiten me voy a ver en el video la primera de Raimi.