Silvestre: El gato más famoso del mundo

El gato Silvestre
Por: Miaupedia

Silvestre (originalmente Thomas y, sobre todo, Sylvester en la versión de los dibujos animados e historietas estadounidenses Looney Tunes) es un personaje de caricaturas creado por Friz Freleng.

Silvestre es un gato blanco y negro, con nariz roja (para que recuerde la de un payaso). En la mayoría de sus historias su objetivo es cazar al canario Tweety o Piolín (el nombre cambia según el país de publicación). Los intentos siempre resultan fallidos, y Silvestre se gana los castigos de la dueña, una simpática abuelita. Del repertorio de frases de Tweety ha quedado la famosa expresión “Me pareció ver un lindo gatito”, generalmente seguido de un “¡Es cierto! ¡Es cierto! ¡Si vi un lindo gatito!”.

En otras ocasiones, Silvestre intenta cazar, también infructuosamente al ratón Speedy González. Esporádicamente se ha enfrentado al canguro boxeador Hippety Hopper. Ha aparecido también con muchos otros personajes de Looney Tunes.

Silvestre es uno de los protagonistas de dos películas ganadoras de premios Óscar: Tweetie Pie (de 1947, la primera aparición de Silvestre) y Birds Anonymous (1957).


33: Body Count: Body Count

33:Body Count
Body Count
La primera vez que escuché esta banda realmente arrolladora fue en los créditos finales de una película de mierda que fue “Soldado Universal” y fue una de esas tantas veces en el cine usamericano que los créditos al terminar el filme son mejores que una hora y media de soldados yanquis gays no asumidos que viven frotando sus armas cuasi…
Tiempo después y hace como un siglo había un programa de radio en la “X FM” conducido por un español que se llamaba: Nos e lo digas a mamá y allí el tipo me presenta a esta banda: Body Count y a White Zombie
Body Count con su primer disco del mismo nombre está liderada por Ice-T un conocidísimo cantante de rap y actor usamericano que aquí inaugura una gran banda de Rap-Metal que se sustenta primordialmente en su potente voz, en las letras explícitas y contestatarias y en bases contundentes de guitarras que nos hacen poner los pelos de punta.
Tenemos entonces una banda con un montón de negros enojados y con total justicia por un sistema policial que no solo los oprime sino que domina y exporta al mundo cada gota de violencia y muerte en nombre de la democracia y el modo americano de vida. Felizmente hay artistas que de vez en cuando nos abren los ojos aunque de un modo muy poco frecuente en el caso de esta banda que no es nada fácil para los oídos comunes del ciudadano que prefiere leer a Coelho y masturbarse con una foto de Juanes…en fin.
Disco fundamental para mi porque si bien ni el rap ni el hip hop son de mi gusto a veces encuentro estos buenos engendros donde la vena anarquista y políticamente incorrecta hace eclosión con un heavy metal realmente corrosivo. Luego vendría su segundo disco tan bueno como este y dos más que aún no he podido escuchar.
Se aconseja poner estos discos lo mas lejos posible de armas de fuego, yo se porque se los digo.
 

Cop Killer en vivo, este tema fue censurado del disco Body Count

Carlos Gardel: Pan

Charles Von Gardel
Por: Darío Valle Risoto

Anoche hasta hace unas horas estuvo mi gran amigo-hermano César Ureta y mientras el tomaba Whisky, yo Grappa Miel y ambos un vino rosado que trajo tratábamos de hablar de filosofía, japonesas y tangos. Y en un rato mientras le mostraba frente a este ordenador como se puede intentar buscar material de Carlos Gardel me encontré con 21 volúmenes con sus canciones que poco a poco iré viendo y desde luego le voy a pasar a César.
Mi amigo es un tanguero de ley, yo apenas un orejero del tango que admiro mucho pero no es mi música de cabecera aunque ultimamente años mediantes estoy dándole más y más tiempo pero acaso sea cosa de los años, de la maduréz o solamente del hastío de escuchar plásticos musicales que uno encuentra joyas como esta:

Pan
Carlos Gardel

El sabe que tiene para rato largo,
la sentencia en fija lo va ahacer sonar.
Asi, entre cabrero, sumiso y amargo
la luz de la aurora lo va a saludar.
Quisiera que alguno pudiera escucharlo
en esa elocuencia que las penas dan,
y ver si es humano querer condenarlo
por haber robado un cacho de pan.

Sus pibes no lloran por llorar,
ni piden masitas
ni dulces, ni chiches, Señor!
Sus pibes se mueren de frio
y lloran habrientos de pan.
La abuela se queja de dolor,
doliente reproche que ofende a su hombria.
También su mujer, escualida y flaca, en una mirada
toda la tragedia le ha dado a entender.

¿Trabajar? ¿Adonde? Extender la mano
pididendo al que pasa, limosna, ¿por que?
Recibir la afrenta de un “perdone hermano”
el que es fuerte y tiene valor y altivez.
Se durmieron todos, cacho la barreta,
se puso la gorra resuelto a robar.
Un vidrio, unos gritos carreras, auxilio,

un hombre que llora y un cacho de pan.