John Carter entre dos mundos

John Carter entre dos mundos

Por: Darío Valle Risoto


Más vale tarde que nunca ya que ayer al fin pude ver la última versión de este gran héroe de los primeros de la ciencia ficción creado por el gran Edward Rice Burroughs.
En primer lugar como ya me conozco la historia suele suceder que uno solo espera disfrutar de los efectos especiales y nada más, por ese lado la película es perfecta.

Todo sucede con un dinamismo espléndido pero de todas maneras hay algo que no me convenció del todo y es que muchas cosas son mencionadas casi al pasar tal vez para no sacrificar la acción en diálogos demasiado profundos al cabo que para eso está el cine europeo y esto es solo entretenimiento.

También es bueno señalar que Carter es junto a Buck Rodgers de los primeros héroes de la ciencia ficción y si vemos en detalle la película que es muy fiel a las novelas veremos de donde se robaron varias ideas para Superman pocos años después (El tema de los poderes superiores en otra atmósfera y el alienígena que salva al planeta extraño) o más aún para la Guerra de las Galaxias y así podríamos encontrar un sin fin de historias que provienen del puntapié inicial de Burroughs que como muchos noveles creadores influenciaron décadas de creaciones.

Para una saga generada en 1911 es bueno reconocer que es una espléndida historia sumamente original porque nos narra sobre portales interdimencionales o viajes en el espacio por determinados artilugios, de razas casi semi dioses que supervisan la caída de las civilizaciones y también de la posibilidad de Carter de vivir en dos mundos y ser el salvador de Barsoom para volver luego a la tierra y finalizar su gloria.

Excelentes efectos, buena recreación de los Tharks y otras criaturas, las naves como insectos son fabulosas y la reina cumple con su misión y por lo tanto es una muy buena película de entretenimientos que espero tenga sus secuelas donde ya no sea necesario presentarnos a los personajes y conozcamos más del planeta Marte. (Nota para los distraídos: Barsoom y Marte son el mismo planeta)
 Willem Dafoe (Izquierda) tan bello como siempre
 El perro de Flash
 ¿Quién no se quedaría en Marte por ella?

Red Tails

Red Tails
Por: Darío Valle Risoto
Las películas bélicas es duro admitirlo, tienen su encanto sobretodo las de la segunda guerra mundial, en este caso se trata de narrar la gloriosa gesta de los pilotos de raza negra de los Estados Unidos en el frente europeo.
Y se me ocurre que tantas películas que repasan la dura historia de esta raza por ser aceptados en una sociedad tan racista con la de los Estados Unidos, sobretodo en esas épocas, a veces suena a propaganda políticamente correcta pero es comprensible, aún para nosotros los sudamericanos que quizás hemos vivido la segregación de la raza negra de forma diferente sobretodo en el Uruguay. Esto no quiere decir que en este país no haya habido o exista hoy día el racismo, pero este se ha manifestado no tan evidente que lo que conocemos del país de la Coca Cola y la Fast food.
Por lo tanto la película es buena pero no es excepcional ya que conocemos estas historias de muchas y grandes películas que han tratado el tema citado, de todas maneras la recreación fílmica de algo cierto siempre tiene mucho de fantasía o de recursos para mantener a la audiencia pero si estos son predecibles algo no está del todo bien.
Entonces uno ya sospechaba que al piloto negro que echaron de la cantina militar luego iba a ser aceptado por sus camaradas tras demostrar su valentía o que el amorío con la chica italiana iba a terminar trágicamente o que el otro muchacho iba a sobrevivir al campo de concentración.
Es que ya he visto demasiado cine usamericano y a veces los guiones parecen el producto de una línea de montaje.
 Uno de los protagonistas junto al siempre sobrevalorado George Lucas
 Buena recreación de época, efectos demasiado digitales