The Warriors una película de culto

The Warriors (película)
Por Wikipedia

The Warriors (literalmente, Los guerreros; estrenada en España con el título de Los amos de la noche) es una película de Walter Hill de 1979 que actualiza, sobre la base de la novela The Warriors de Sol Yurick, que a su vez se inspira en la epopeya narrada por Jenofonte en la Anábasis.

Si los griegos de Jenofonte huyen en el territorio hostil de Asia Menor, ahora la acción se traslada a Nueva York y los soldados son pandilleros.

Argumento
Cyrus, el líder de los Riffs, la banda urbana más poderosa de Nueva York, convoca a nueve miembros de cada una de las bandas de la ciudad, entre ellos los Warriors, a una multitudinaria reunión en un parque del centro; en la reunión, habla con las pandillas para iniciar una tregua entre ellas, y contando entre todas 60.000 pandilleros frente a los 20.000 miembros del cuerpo de policía, así apoderarse de la ciudad, pero mientras pronuncia su discurso es asesinado por Luther, el líder de los Rogues. Fox, un miembro de los Warriors, lo observa pero, antes de que Luther pueda matarlo también, llega la policía y todas las pandillas huyen. Cuando el líder de los Warriors, Cleon, se acerca a ver el cuerpo de Cyrus, Luther, el asesino de Cyrus, culpa a los Warriors del asesinato; entonces los Riffs matan a Cleon y mandan buscar a los «Guerreros».

Los Guerreros logran escapar de la policía y deciden regresar a Coney Island (su territorio), comandados por Swan, el «jefe de guerra» y sucesor designado por Cleon. Tal liderazgo se ve cuestionado por Ajax, el más violento y pendenciero de los Warriors, que finalmente acepta ver postergado su enfrentamiento con Swan por la jefatura del grupo. Pero las bandas reciben por la radio la noticia de que Guerreros mataron a Cyrus y la orden de capturarlos para llevarlos ante los Riffs, con lo cual deja de regir la tregua para ellos y se complica el regreso de los guerreros a Coney. En el camino se topan con varias pandillas que hacen difícil su regreso a Coney, primero los Turnbulls AC’s (‘Toros locos’), después la más débil los Orphans (‘Huérfanos’), después salen hasta llegar a una estación de tren donde pierden a Fox (que es arrojado por un policía a las vías del tren durante un forcejeo) hasta ser separados por los policías, quedando el grupo dividido en dos.

Una de estas divisiones, en la que continúa Swan, se enfrenta y derrotan a las Baseball Furies (‘Furias del béisbol’). Seguidamente Ajax, se separa del grupo y es arrestado por unos policías tras intentar ligar con una agente camuflada. Mientras, la otra parte en que ha quedado dividido el grupo ha de vérselas con las Lizzies (‘Las Ansiosas’).

Reunidos de nuevo, se enfrentan ahora a los Punks en los aseos del Metro, saliendo vencedores también de este nuevo duelo. Finalmente, llegan a Coney Island, donde les esperan los Rogues. Tras inmovilizar a Luther y a punto de iniciar un nuevo enfrentamiento, con esta banda ahora, aparecen los Riffs al completo. La inocencia de los Warriors ha quedado probada. Ya no los buscan a ellos, sino a los Rogues, El nuevo jefe de los Riffs reconoce y alaba la valentía de los Guerreros y se «encargan del resto», mientras ellos terminan con un final feliz para los Warriors, quedando Swan y Mercy juntos.

No habrá más penas ni olvido

No habrá más penas ni olvido
Por: Darío Valle Risoto
Acabo de ver esta vieja película argentina de 1983 basada en una novela de Osvaldo Soriano que nos narra una anécdota sobre un suceso de violencia en un ignoto pueblo ficticio de la Argentina.
Con un elenco de súper lujo para ese momento la historia que narra nos hace pensar inmediatamente en ese fenómeno social que ha sido y es el Peronismo, el que ha nutrido tanto a protagonistas de la izquierda más extrema como a los fascistas más recalcitrantes, eso es el Peronismo tan difícil de explicar y que ha hecho de este país uno de los más particulares del mundo aún para los que vivimos de junto.
La historia abunda en anecdotarios de pueblo fácilmente trasladables a todos los extractos del poder al que nos sometemos los ciudadanos cuando tanto políticos como policías llegan a la conclusión endeble y hasta surrealista de que hay que luchar “Contra el comunismo”. Entonces sobreviene la debacle que solo puede terminar en muerte posteriormente a la tortura y el avasallamiento de las libertades. Un triste final siempre será el colofón de este tipo de ideologías sustentadas en el fanatismo vengan de un lado o del otro.
Aún así y aunque parezca triste esta película nos ayudará a comprender no solo el fenómeno del peronismo (O a entenderlo menos que antes) sino también a los particulares espirales del poder que van desde el milico carente de recursos ideológicos al tortuoso politiquero provincial que generó una pequeña guerra a partir de una mínima oposición de ideas.

Cazuza: Lo más grande del Brasil

Mi Viaje al norte
Por: Darío Valle Risoto
En mi corta estadía en la ciudad de Rivera al norte del país me enamoré de ese sitio que es una belleza en el paisaje y en su gente que habla español y portugués sin problemas, porque pegada está la ciudad de Libramiento del lado Brasileño.
Solo una avenida separa los países más es como el sueño del anarquista comprobar que las fronteras de nada sirven para separar a la gente que pasa de un lado al otro como yo lo hice para ver hermosas mulatas y comer algo típico aunque en Rivera también se respira ese aire renovador del espíritu brasileño.
Fuimos con Lulú a la casa de un amigo suyo que justamente estaba mirando un DVD con un homenaje a ese gran rockero Cazuza donde muchos músicos interpretaban versiones de sus clásicos, no conozco a la mayoría pero por allí estuvo Ney Matogrosso con su particular personalidad.
Y nobleza obliga, comparto con ustedes dos de las canciones más conocidas de este gran intérprete del hermano país en una de sus últimas actuaciones en vivo.

Quimera: Hacer cómic en serio en el Uruguay

El Cómic Uruguayo
Por: Darío Valle Risoto

Me vienen algunos nombres a la cabeza: Gurí, Medio Tanque, La revista de Bombón, pocos intentos siempre sacrificados y seudo suicidas de hacer cómics en este pequeño país con escasés de habitantes y solo masivo para el fútbol y la mala crítica.
Y tengo el enorme privilegio de mediante Feisbuk conocer a uno de los dibujantes ídolos de mi niñez en historietas: William Gezzio y también a Enrique Ardito el guionista y creador de la tira más antigua de historietas de este país: Viviana y Yamandú.
Ambos tuvieron que ver y mucho con la revista Quimera que solo existió siete números, cifra pequeña para otras tierras pero quizás grande para el cómic Uruguayo que siempre se vio como pequeño bote de remos luchando en un mar embravecido que no da lugar para el arte secuencial coterráneo.
Tengo cuatro números, el 2 es el más bajo porque el número uno se agotó rápidamente y no lo pude conseguir por ningún lado y es que aunque como sostuve antes somos pocos, habemos más uruguayos fanáticos del cómic de lo que los mercaderes del consumo piensan. En humilde papel diario y sin color las historietas de Quimera remiten a la enorme Fierro de Argentina porque apunta a un cómic adulto con mensaje y buen arte hallando en una gama muy rica de nuevos y viejos artistas una cantera que se me ocurre pudo ser inagotable de creadores. Me hubiera gustado ser uno de ellos.

Rondando tu esquina: Los amores doloridos

Rondando tu esquina
Por: Darío Valle Risoto
Nunca llegué a tanto, nunca caminé por el barrio de alguna amada luego del abandono pero si rondé las cuatro paredes de mi casa como un tigre herido de muerte. Y tal como el mono que sobreviene cuando falta la dosis de la droga más dura el retorno de los recuerdos hace que el corazón sufra como nada y el vacío, la falta de ella puede agigantarse hasta ahogarnos de pena. Y ese debe ser el peor ahogo, el peor dolor.
Por eso reivindico el estado sin amor, la libertad de no atarse ni al recuerdo ni a la presencia de una mujer que idefectiblemente nos pegará un tiro en el alma, es mejor querer, es mejor amar sin el encanto terrible del enamoramiento. 
Enrique Cadícamo fue otro grande de la Argentina que nos dejó una inigualable lista de grandes canciones que superarán por siglos su existencia para así tal vez ver alguna etapa de nuestras vidas reflejadas en letras como esta:

Rondando tu esquina
Enrique Cadícamo

Esta noche tengo ganas de buscarla,
de borrar lo que ha pasado y perdonarla.
Ya no me importa el qué dirán
ni de las cosas que hablarán…
¡Total la gente siempre habla!
Yo no pienso más que en ella a toda hora.
Es terrible esta pasión devoradora.
Y ella siempre sin saber,
sin siquiera sospechar
mis deseos de volver…

¿Qué me has dado, vida mía,
que ando triste noche y día?
Rondando siempre tu esquina,
mirando siempre tu casa,
y esta pasión que lastima,
y este dolor que no pasa.
¿Hasta cuando iré sufriendo
el tormento de tu amor?

Este pobre corazón que no la olvida
me la nombra con los labios de su herida
y ahondando más su sinsabor
la mariposa del dolor
cruza en la noche de mi vida.
Compañeros, hoy es noche de verbena.
Sin embargo, yo no puedo con mi pena
y al saber que ya no está,
solo, triste y sin amor
me pregunto sin cesar.

 

Afiches: Otro tango para la memoria

Afiches
Por: Darío Valle Risoto
 
Homero Expósito fue otro inigualable poeta y escritor de grandes canciones que nos dio el Río de la Plata, elegir una de sus composiciones es un acto de extrema osadía porque merecería como tantos otros un blog todito para si mismo pero estamos aquí.
 
Ningún estilo como el tango mostró la llaga abierta de los amores desencontrados con buena música y una poesía urbana indiscutible, el hombre por más “guapo” que sea lo sufre todo y lo canta…aquí una gran letra.

Afiches
Homero Expósito

Cruel en el cartel,
la propaganda manda cruel en el cartel,
y en el fetiche de un afiche de papel
se vende la ilusión,
se rifa el corazón…
Y apareces tú
vendiendo el último jirón de juventud,
cargándome otra vez la cruz.
¡Cruel en el cartel, te ríes, corazón!
¡Dan ganas de balearse en un rincón!

Ya da la noche a la cancel
su piel de ojera…
Ya moja el aire su pincel
y hace con él la primavera…
¿Pero qué?
si están tus cosas pero tú no estás,
porque eres algo para todos,
como un desnudo de vidriera…
¡Luché a tu lado, para ti,
por Dios, y te perdí!

Yo te di un hogar…
¡Siempre fui pobre, pero yo te di un hogar!
Se me gastaron las sonrisas de luchar,
luchando para ti,
sangrando para ti…
Luego la verdad,
que es restregarse con arena el paladar
y ahogarse sin poder gritar.
Yo te di un hogar…
-¡fue culpa del amor!-
¡Dan ganas de balearse en un rincón!