La Cultura de la Violencia

Violencia y Cultura
Por: Darío Valle Risoto
Me entero que mataron a un pibe conocido de mis primos hace unas horas en el barrio y este tema no es un hecho aislado pero si predecible si tomamos en cuenta que anduvo demasiado cerca de un apostadero plancha donde toman alcohol mientras lavan autos, hacen ritos de macumba durante la noche y escuchan todo el día cumbias villeras. Usted me dirá: __ Bueno, eso no quiere decir que sean mala gente porque muchos son así y no pasa nada. Y Yo le contestaré: __ Seguramente en Disneylandia usted pueda juntar una serie de elementos como los que nombré y nunca haya un problema.
Aunque me dijeron que hace poco Goofy le pegó a un niño.
Estamos en el horno si seguimos sosteniendo porfiadamente que son el producto de la sociedad capitalista, que si lo son, pero: ¿Por qué carajo debo ser víctima de las víctimas del sistema? Y todo le sirve a la derecha para pedir mano dura, gatillo fácil la baja de imputabilidad a las edades más tempranas y un montón de soluciones de pacotilla a un dilema social que como bola de nieve llena de granadas se nos viene arriba.
Como comunicador social estoy convencido que los medios de comunicación tienen cuota parte en la pérdida de los mínimos valores de convivencia que nunca fueron perfectos pero hoy día están en su peor momento. Ayer vi las imágenes de un grupo de barras bravas penetrar a un hospital de Buenos Aires para cobrarse venganza de otro chimpancé que supuestamente había matado a uno de ellos. Se ganan la calle, nuestras vidas y hasta un lugar que debería ser sagrado como un centro de atención a la salud de la gente. No tienen un mínimo código como para esperarlo afuera por simple consideración por los otros enfermos, nada más que eso.
Y los medios de comunicación son en muchos casos los estandartes de una violencia tanto latente y manifiesta en sus actores, sus entrevistados, la continua y solapada complicidad del poder que se nutre del miedo de la ciudadanía y abona la industria de la seguridad privada y de la estanca separación de clases. Ellos en su mugre y nosotros en los barrios privados, nosotros vamos a Miami y después les mostramos por televisión la vida que solo vendiendo droga, prostituyéndose o robando pueden soñar con tener.
Pero no alcanza con represión cuando exponencialmente se multiplica la miseria ya que la marginalidad produce más niños que las clases media y alta. ¿Campaña de esterilización? Solución muy nazi pero no me desagrada del todo, ¿Para que dejar que un energúmeno que solo sabe coger, pelear y robar tenga descendencia? Encontré a un pibe que se la pasa drogado con pasta base, está en la calle todo el tiempo pidiendo plata y no sirve absolutamente para nada en la vida y me dice: __ Felicítame, voy a ser padre. __La verdad me dieron ganas de llorar.

The Ward

The Ward de John Carpenter
Por: Darío Valle Risoto
Si habitualmente pierden el tiempo leyendo este blog verán que me he estado viendo gran parte de la cinematografía de Carpenter, algunas películas que repaso tras largos años perdidas en mi memoria y otras, las menos que aún no había visto. The Ward es la más nueva de este gran director, escritor, productor y músico de clásicos del cine del terror y aventuras.
 
Probablemente sea un problema mío porque últimamente estoy sobregirado de cine, series y cartoons que me cuesta engancharme completamente a una película y les confieso que al principio pensé en dejarla de lado pero esta película se va poniendo cada vez mejor y hasta podemos admitir que tiene un final más o menos en la misma línea de “Shutter island” pero al menos a mi me pareció mil veces mejor ya que más o menos abordan temas similares.
 
Creo también que la protagonista es esencial para hacer de esta historia de chica internada en psiquiátrico una buena película: Amber Heard es una promisoria gran actriz joven que no recuerdo donde cuernos antes la vi pero la verdad me fascina y no solo por su belleza sino porque creo firmemente que es una de las pocas intérpretes que puede hacer este tipo de escenas de suspenso con total y absoluta fidelidad.
 
Se han llevado al cine infinitas veces historias de centros para loquitos donde es llevado algún incauto presuntamente sano que puede volverse loco, querer escapar o declararse seguidor de cristo…o tal vez las tres cosas pero pocas películas saben sacarle el jugo a elementos tan opresivos que pueden ser tratados a la ligera o con excesos absolutamente predecibles. Este no es el caso aunque lo parezca.
 
No les quiero quemar la historia más de lo que les dije, si les gusta el cine de terror y suspenso con un excelente cierre final no se la pierdan y si les pasa como a mi que al principio se les cuecen los kiwis esperen… esperen.
 Amber Heard una excelente intérprete
¡Bravo por el primero que hizo una escena de nena bañándose! 

55: Brindis por Pierrot: Jaime Roos

55: Brindis por Pierrot
Jaime Roos
 
Debo confesar que no me gusta demasiado la murga, más bien poquito y como muchas cosas de mi país suele aburrirme a grados proverbiales porque los Uruguayos y sobretodo en esta época del año, se vuelven especialmente monotemáticos, tanto monos como temáticos…digo.
Pero tratando de ser objetivo es innegable que luego de Alfredo Zitarrosa, Jaime Roos es quién mejor sabe traslucir la filosofía urbana de Montevideo, es también innegable que es un gran compositor de música popular y que como nadie ha fusionado el rock “Beat” con el candombe y  la murga, además sus letras son muy claras para pintar cuadros de un urbanismo ciudadano apabullante, pero como soy muy mala leche me siento obligado a decir que Jaime como cantante es bastante pobre y solo lo salva que sus composiciones tienen el ritmo casi adecuado para su voz porque es muy profesional en todo lo que hace.
 
Una larga trayectoria que hasta la aparición de Tabaré Cardozo casi no ha tenido competencia y en muchos años nos ha legado una suerte de himnos de tablado realmente interesantes y de entre estos quizás su mejor disco sea el que nos compete: Brindis por Pierrot con el tema del mismo nombre cantado por el Canario Luna toda una institución en la murga del Uruguay. El resto es poco pero todo un ramo de himnos de las tablas con coros y baterías de murgas pero por sobretodas las cosas con mucha magia.
 
Este es un disco esencial para los que les gusta la murga pero también para aquellos que quieren en un solo trabajo conocer gran parte del corazón ciudadano de la capital de este extraño país del sur. Probablemente sea un disco difícil para los extranjeros pero no creo que pueda pasar desapercibida su escucha
Yo lo compré en una liquidación de supermercado porque era lo mejor que había entre guachiturros varios y por primera vez a mas de veinte años de editado pude disfrutarlo porque aunque no sea de mi palo y aunque me cueste aceptarlo, también habla de mí.

Duerme Gatito Lindo

Duerme Lindo Gatito
Por: Darío Valle Risoto

 

Wendy cuando estoy en casa la mayor parte del tiempo se tira a dormir en mi cama muy cerca de los pies de esta y allí permanece durante horas, a veces paso del cuarto de la computadora a verla y entonces abre apenas un ojo amarillo para ver que hago. No se si es posible transmitir la paz que me contagia el ver a mi gata durmiendo absolutamente apacible y en paz con la vida, creo que yo nunca he dormido tan bien como ella lo hace: despreocupada, absolutamente dueña del tiempo y de las horas.
Y como aún no he comprado una cámara digital tal vez más por vago porque en realidad no están tan caras que digamos en Uruguay, realmente en este país lo más caro es la comida, que se le va a hacer…bien, volviendo al tema: fotos de gatos, otros gatos pero igual de dormilones.