José María Sánchez: El Escritor de Franco

José María Sánchez-Silva y García-Morales
Por Wikipedia

José María Sánchez-Silva y García-Morales fue un escritor español nacido en 1911 en Madrid y fallecido en 2002. Famoso como escritor para público infantil, es el único español que ha obtenido el premio Andersen.

Su padre, José María Sánchez Silva, era un periodista próximo al anarquismo, que escribía en la revista La Tierra y que se hubo de exiliar en 1939. Pero ya muchos años antes la familia había quedado desestructurada y el hijo (Sánchez-Silva) apenas convivió con su padre; en algunos momentos fue prácticamente un niño vagabundo. Ingresó en instituciones para huérfanos y niños en situación precaria como la madrileña Escuela de el Pardo (dependiente del Ayuntamiento de Madrid). En esas instituciones para menores aprendió mecanografía y taquigrafía, con lo que consiguió un cargo de taquígrafo en el Ayuntamiento de Madrid. En 1934 publicó su primer libro El hombre de la bufanda.

Durante la Guerra Civil permaneció en zona republicana, en Madrid, colaborando con las actividades de la Falange clandestina hasta el mismo momento de la entrada de las tropas franquistas en la ciudad. En 1939 comenzó a trabajar como periodista en el diario Arriba, donde llegó a subdirector, y además colaboró con el diario El Pueblo.

José María Sánchez Silva consiguió su fama a raíz del relato Marcelino pan y vino, que fue llevado al cine por Ladislao Vajda, y se convirtió en uno de los grandes éxitos del cine español a nivel internacional. Además del mencionado premio Andersen que recibió en 1968, obtuvo el premio nacional de literatura en 1957. Después del éxito del relato de Marcelino, volvió a retomar el personaje en Historias menores de Marcelino Pan y Vino y Aventuras en el cielo de Marcelino Pan y Vino. Además escribió ¡Adiós, Josefina! y Ladis un gran pequeño, que tuvo sus secuelas en Cosas de ratones y conejos.

Junto con José Luis Sáenz de Heredia, fue autor del guion de la película Franco, ese hombre, una biografía en la que colaboró el mismo dictador y que contó con el beneplácito de éste.

Marcelino Pan y Vino

Marcelino Pan y Vino
Por: Darío Valle Risoto
Se trata de la remake de un viejo clásico del cine latino que en este caso es recreada con imaginativo pincel en un relato que desde luego se sustenta en el tema cristiano pero va a más retratando la vida de un niño huérfano criado por unos monjes en una pobre abadía.
Tras los ires y venires de buscarle nueva familia al bebé el que luego será bautizado como Marcelino se cría entre un grupo de religiosos cada uno con sus características especiales que le darán al filme muchos momentos de regocijo pero también de reflección sobre la vida en aquellos tiempos de un México revolucionario donde la milicia se enfrentaba a los alzados casi cotidianamente.
Eleuterio será el hijo de un revolucionario y nuevo amigo de Marcelino que está magistralmente interpretado por un niño que es un perfecto interprete para un papel que no debió ser fácil sobretodo en los últimos tramos de la historia.
La vida en medio de un grupo de religiosos invariablemente llevará al niño a tener sus propias experiencias espirituales que como un juego de escondidas pondrán a los sacerdotes a prueba y porque no también al hombre de armas que entra al convento para cumplir con una amenaza.
Probablemente el final sea muy fantasioso para los que somos ateos pero la historia es en un todo funcional y por suerte no cae en excesivos mensajes cristianizantes sino que hace especial hincapié en la verdadera bondad que solo yace en la inocencia de Marcelino.
Nunca vi la película original, recuerdo que mi padre me la contó de niño pero con los años la memoria se lleva muchas cosas, más creo que cumplí en parte con esta deuda.
 
Un Joven actor realmente impresionante

Nota de Wikipedia: Marcelino, pan y vino es una película española dirigida por Ladislao Vajda en 1955. Se trata de uno de los mayores éxitos comerciales y de crítica en la historia del cine español, excediendo los cánones del cine religioso imperante en la época. Se basó en la novela homónima de José María Sánchez Silva.

Guilty of Romance: El mejor cine Japonés

Gulty for Romance
Por: Darío Valle Risoto
Estamos frente a una de las mejores películas del cine japonés de todos los tiempos y eso que hay para elegir en un cine nipón que como en este caso trasciende varios géneros para instaurar una pieza de verdadero séptimo arte.
Todo comienza con el hallazgo de dos cadáveres y la investigación nos hace visitar varios flashbacks donde se destaca la vida rutinaria e insípida de un ama de casa esposa de un escritor famoso.  Y no sería bueno que les cuente nada más y les aconsejo que traten de verla sin leer nada al respecto porque lo bueno será verla sin ninguna esperanza ya que la historia es por si misma tan atrapante que asusta.
La prostitución en una zona roja será parte del tema, también veremos a una prostituta realmente siniestra y su aprendiza, los personajes fielmente delineados todos tienen su ritmo en un cine que solo podría ser generado en una tierra donde la perfección es todo el asunto para vivir. Pero veremos que cada ser humano esconde sus infiernos y no todo será lo que parece más no seremos estafados con ese tipo de películas donde los finales parecen traídos de los pelos. Nada de eso.
Con escenas de erotismo bastante fuertes para el cine comercial Guilty of Romance navegará en las márgenes de “El Castillo” de Kafka (Que nunca leí) y del recitado de algunos pasajes que marcarán a  fuego a Izumi la protagonista, una mujer bella y sensata que de pronto decide comenzar a sentir el placer en las calles que en su casa le está perversamente vedado.
De lo mejor que he visto últimamente y eso que no veo poco cine.
Sencillamente obligatoria.
 

Maestras en Uruguay: Nunca como las de antes

María Garín nos envía este interesante material…ahora nos explicamos porque las maestras en esos tiempos eran mejores que la de ahora.
CONTRATO QUE FIRMABAN LAS MAESTRAS CON EL CONSEJO NACIONAL DE EDUCACIÓN
en el año 1923 en nuestro país.
No te pierdas ni una letra  !!!!!!!!
CONSEJO NACIONAL DE EDUCACIÓN – CONTRATO DE MAESTRAS  
                                                              AÑO 1923
‘Este es un acuerdo entre la señorita…………maestra, y el Consejo de Educación y de la Escuela por el cual la señorita ……………………………acuerda impartir clases por un periodo de ocho meses a partir del…………………..de 1923.
La señorita acuerda:
1* – No casarse. Este contrato quedara automáticamente anulado y sin efecto si la maestra se casa
2* – No andar en compañía de hombres.
3* – Estar en su casa entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana, a menos que sea para atender una función escolar.
4* – No pasearse por las  heladerías del centro de la ciudad.
5* – No abandonar la ciudad bajo ningún concepto sin el permiso del presidente del Consejo de Delegados.
6* – No fumar cigarrillos. Este contrato quedara automáticamente anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra fumando.
7* – No beber cerveza, vino ni otras bebidas espirituosas. Este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra bebiendo….
8* – No viajar en ningún coche o automóvil con ningún hombre excepto su hermano o su padre.
9* – No vestir ropas de colores brillantes.
10* – No teñirse el pelo.
11* – Usar al menos dos enaguas
12* – No usar vestidos que queden a mas de cinco centímetros por encima de los tobillos.
13* – Mantener limpia el aula.:
     a) Barrer el suelo del aula al menos una vez al dia.
     b) Fregar el suelo del aula al menos una vez por semana con agua cliente y jabón.
    c) Encender el fuego a las siete, de modo que la habitación esté caliente a las ocho cuando lleguen los niños..
     d) Limpiar la pizarra una vez al día.
14* – No usar polvos faciales, no maquillarse ni pintarse los labios.
Fuente: ‘La Revista del Consejo Nacional de la Mujer’ Año 4, Nro. 12

Marlene Dietrich: El Ángel Alemán

 
Magdalene Dietrich

Según Wikipedia

Marie Magdalene Dietrich, llamada Marlene Dietrich (Berlín, 27 de diciembre de 1901 – París, 6 de mayo de 1992), fue una actriz y cantante alemana que adoptó la nacionalidad estadounidense. Es considerada como uno de los principales Mitos del Séptimo Arte[cita requerida] y también como la novena mejor estrella femenina de todos los tiempos por el American Film Institute.

Nacida en el barrio berlinés de Schöneberg, Alemania, fue hija de Louis Erich Otto Dietrich y Wilhelmina Elisabeth Josephine Felsing. Tenía una hermana dos años mayor que ella llamada Elisabeth.

Marlene Dietrich tocaba el violín antes de entrar en la escuela de interpretación de Max Reinhardt en 1921. Hizo su debut en el cine dos años después (aunque los historiadores insisten en que Dietrich apareció como extra en un filme alemán de 1919). Tras empezar su carrera en películas alemanas (mientras bailaba además en coros de cabaret y en algunas obras menores), obtuvo un papel en la primera película europea sonora, El ángel azul (1930), dirigida por Josef Von Sternberg. Para esta película, Dietrich literalmente trastocó su figura inicialmente robusta a una más delgada y esbelta.

Josef von Sternberg construyó en torno a Marlene Dietrich el mito de la diva, ya que le rindió pública devoción. Una vez establecido el mito, Dietrich quedó virtualmente atada a esa imagen que le daba fama y viviría toda su vida en pos del refinamiento continuo de su look.
 
Marlene Dietrich viajó a Hollywood para rodar Marruecos (1930), por la cual recibió su única nominación al premio Oscar. Su contribución a la historia del cine más recordada es como estrella en varios filmes dirigidos por von Sternberg a comienzos de los años 1930, tales como Capricho Imperial y Expreso de Shangai, en los cuales interpreta a femmes fatales. En Devil is a woman (El Diablo era mujer), basada en un relato de Pierre Louys, encarnó a una española «de rompe y rasga», con múltiples tópicos que motivaron las protestas del gobierno de la II República española; la película fue prohibida en el país.

Gradualmente Marlene amplía su repertorio en Arizona, Berlín Occidente y Testigo de cargo (las dos últimas, bajo la dirección de Billy Wilder), así como en Sed de mal (Touch of evil) de Orson Welles y Vencedores o vencidos (1961), sobre los Juicios de Núremberg.

En esta última película, tiene una hermosa escena en la que pasea por la calle con el actor Spencer Tracy y escuchan como música de fondo de una taberna alemana la famosa canción Lili Marleen que ella popularizó y que ella misma traduce al inglés en la película.

Fue poseedora del título de «las piernas perfectas», tanto que fueron aseguradas por un millón de dólares. Fue la única estrella capaz de hacer sombra al colosal destello de Greta Garbo, con la que mantuvo una actitud distante y de soterrada rivalidad que encubría una relación lésbica que habían vivido en su juventud.

Su deslumbrante presencia e innegable glamour, reforzado por una actitud de mujer fría e inaccesible, hicieron de Marlene una de las auténticas divas en la historia del cine.
Faceta como cantante
Dietrich cantó en varios de sus filmes; muy señaladamente en El ángel azul, de Von Sternberg, en el cual canta Enamorándome otra vez (en alemán, Ich bin von Kopf bis Fuß auf Liebe eingestellt), grabada en Alemania en la década de 1920. Tras una etapa floja en su carrera, grabó varios discos para Decca, Elektrola, EMI y Columbia. Grabó una famosa versión de Lili Marleen. Su característica voz fue luego satirizada en algunas canciones.

Segunda Guerra Mundial
En 1937, a la vez que su carrera cinematográfica se detenía, Dietrich se nacionalizó norteamericana. En 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, Dietrich fue una de las primeras estrellas en recaudar bonos de guerra estadounidenses, además de entretener a las tropas en el frente, y fue muy conocida por sus fuertes convicciones políticas. Fue una firme anti-nazi que despreció las políticas antisemitas de su tiempo. Incluso grabó varios discos antinazis en alemán, incluyendo Lili Marlene, un ejemplo curioso de una canción transcendiendo los odios de la guerra. Además tocaba la sierra musical para entretener a las tropas y cantó para los aliados en Argelia, Francia y en Alemania con los generales James M. Gavin y George S. Patton. Cuando le preguntaron por qué lo había hecho a pesar del evidente peligro, contestó su ya famosa frase: «aus Anstand» («por decencia»).

En 1968, recibió un Premio Tony por su espectáculo de teatro, y éste fue transmitido por televisión en 1973.
Su carrera en el espectáculo terminó en 1974, cuando se rompió una pierna en el escenario. Apareció brevemente en la película Gigoló (Just A Gigolo), en 1979, junto a Kim Novak y David Bowie. Además, escribió y contribuyó a varios libros en los años 1980. Pasó su última década principalmente en reposo en su apartamento en la avenida Montaigne de París, Francia, tiempo en el cual no fue vista en público, pero fue muy aficionada a escribir cartas y llamar por teléfono. Maximilian Schell la persuadió para ser entrevistada para su documental de 1984 Marlene, pero no apareció en pantalla. No estuvo mucho en contacto con su hija, Maria Riva, quien competía con ella en los mismos ámbitos, pero sí con su nieto, Peter Riva. Su esposo, Rudolf Sieber, murió de cáncer el 24 de junio de 1976.

En una entrevista para la revista alemana Der Spiegel en noviembre de 2005, su hija y nieto afirmaron que Marlene Dietrich estuvo políticamente “activa” durante esos años; mantuvo contacto telefónico con prominentes gobernantes, gastando más de 3.000 dólares mensuales en llamadas telefónicas. Sus contactos incluían a Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov, aunque su influencia sobre ellos se desconoce.

Dietrich murió tranquilamente el 6 de mayo de 1992, a los 90 años, en París. Su cortejo fúnebre fue realizado en la iglesia de La Madeleine de París ante 3.500 dolientes y una multitud fuera del templo. Su cuerpo, cubierto con una bandera norteamericana, fue enviado a Berlín donde fue enterrada en el cementerio municipal de Berlin-Schöneberg, su lugar de nacimiento. Marlene Dietrich dijo al amigo que le acompañaba en el dormitorio de su lujosa vivienda en París, justo antes de morir: «Lo quisimos todo, y lo conseguimos, ¿no es verdad?»

En 1994, su memorabilia (documentos y objetos personales) fue vendida a la Cineteca de la Fundación Alemana (después de que instituciones norteamericanas no mostraran interés en ella) donde fueron el centro de atención de la exhibición del Centro Sony de Potsdamer Platz, Berlín.

Marlene y Hollywood
Dietrich nunca se integró realmente en la industria del ocio de Hollywood, siendo siempre independiente del gusto general en su país de adopción. Su fuerte acento alemán dio un toque extra a sus interpretaciones, pero la etiquetó como “extranjera” a los ojos de los norteamericanos.

Fue además un icono de la moda para los altos diseñadores así como para las estrellas que la sucedieron. Popularizó, entre otras prendas, el uso de pantalones, lo cual, junto con su imagen pública y las insinuaciones de bisexualidad en alguna de sus películas, contribuyó a menudo a crear fuertes rumores, nunca confirmados por ella, sobre su vida sentimental.

A diferencia de su vida profesional, cuidadosamente manejada, mantuvo su vida personal alejada del público. Marlene era famosa por su pulcra apariencia, su sofisticado y estudiado look, su buen vestir (impuso la moda del pantalón femenino) y su imagen de femme fatale, fue icono de la elegancia y el glamour, siempre apareció como parte del jet set hollywodense.
Los pocos detalles de su vida privada provienen de su única hija, Maria Riva y de algunas fuentes no confirmadas.
Se casó con el asistente de director Rudolf Sieber, un católico que más tarde se convirtió en director de Paramount Pictures en Francia.
Maria Elisabeth Sieber (nombre de casada, Maria Riva), nació el 13 de diciembre, de 1924. María Riva declaró más tarde que a pesar que la respetaba como figura nunca quiso a su madre y que Marlene Dietrich vivía para, por y dentro de la imagen que se proyectaba en el espejo. María Riva demostraría en su madurez ser la crítica más punzante del mito que había construido su propia madre.

Cuando Maria Riva dio a luz a un hijo en 1948, Dietrich recibió el apodo de «la abuela más glamourosa del mundo». El gran amor de la actriz, sin embargo, fue el actor y héroe militar francés Jean Gabin. A pesar de esto, María Riva declaró que su madre jamás conoció el verdadero amor, que fue una persona muy solitaria y manipuladora.
Maria Sieber (Riva, cuando casada), dio a conocer una controvertida e impactante biografía de su madre, Marlene Dietrich por su hija, Maria Riva, donde destaca varias intimidades sexuales de la actriz, facetas desconocidas de ella y del ambiente hollywoodiense de la época.

Adicionalmente, aunque no está confirmado, Dietrich demostró tendencias lésbicas en algún período de su vida o bisexuales y tuvo romances con algunas mujeres: Mercedes de Acosta, la actriz mexicana Dolores del Río, la leyenda Édith Piaf con la que tuvo un romance Claudette Colbert y, supuestamente, la mítica Greta Garbo, además de muchos hombres, como Yul Brynner y Ernest Hemingway cuyo romance epistolar no había sido conocido hasta hoy por orden expresa de su hija. Incluso se dijo de ella que nunca le gustó el sexo realmente, lo que quedó confirmado cuando se publicó el libro de su hija, María Sieber en el cual habla de los gustos sexuales de su famosa madre. A pesar de tener numerosos amantes, la práctica del acto sexual nunca gustó del todo a Dietrich.