Unos Asuntos Pendientes

Unos Asuntos Pendientes
Por: Darío Valle Risoto

Tenía unos asuntos pendientes
una lágrima perdida,
unos zapatos descuidados,
una llovizna de Enero
y el silencio que nos robamos.

Llevaba el amor al cuello
ahogando un grito de angustia
o robando un sueño olvidado.
tenía unos asuntos pendientes
en sus ojos desgarrados
con la juventud y las cosechas
los años y aquellos resguardos.

Hubo una carta no escrita
hubo un amor sin engaños
una mano de piedras frías
y una tumba de rosas de estaño.

La vieja casa y la niña
el socorro de los anhelos malgastados
la espera infructuosa de la piel
y las perlas de los años cansados.

Tuve un arcón de maderas viejas
con libros y vestidos inmaculados,
tuve cuadros sin fotografías
y pinturas de aquellos años.
Tuve en los asuntos pendientes
los caminos nunca desandados
y por el toque de sus manos blancas
aún conservo el sueño electrizado.

2 respuestas a “Unos Asuntos Pendientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s