La Violencia en el Uruguay

Tres adolescentes matan a una perra a palos
Por: Darío Valle Risoto
Un hecho repudiable desde todos los puntos de vista se ha transformado en estos últimos días en el tema más tratado por los medios y en lo cotidiano de este país. En su momento al recibirlo no quise ver el video donde tres adolescentes matan a una perra a palos, video grabado con un celular por una jovencita y subido a la red.
Poco después fue difundido en los canales de televisión uruguayos y presumo que ha sido una noticia que pudo dar la vuelta al mundo, hace unos instantes bajé esta foto donde una organización por el derecho de los animales o algo por el estilo denuncia a estos menores de edad dando sus nombres lo que es delito en este país, es más, ni siquiera hay una legislación que cubra el hecho aberrante que protagonizaron y fueron puestos a recaudo del Instituto del menor más para protegerlos que como amonestación.
Lo que más me llama la atención como comunicador, es la celeridad conque la opinión publica se escandaliza por estos hechos pero de igual manera no se siente conmovida por otros de parecida magnitud, no me voy a poner a clasificar si hay actos más o menos terribles unos que otros, eso si, todos elevamos nuestra voz pero en lo cotidiano vamos conviviendo con la violencia de mil formas, desde el comentario absurdo sobre el futbol hasta la música que desprestigia al sexo femenino en la mayoría de su repertorio.
Es así que volviendo al caso de estos tres pibes que cometen esta barbarie y dejando los primeros segundos donde les aplastaría los sesos, me pongo a pensar en el entorno social en que se mueven, con quienes se han criado, donde estudian y en definitiva que padres y amigos tienen. Probablemente contra todo pronóstico a las apuradas, estos pibes no vivan de forma muy diferente de la mayoría de los adolescentes de este país y se nutran de las mismas influencias que usted o yo.
¿Por que entonces?
Lamento reparar en que esto salta porque se vio en video y me temo que los actos de este tipo son parte de la continua y persistente violencia doméstica que hace que todos los años mueran mujeres en manos de sus maridos o toda la familia antes de que un demente se suicide o alegue demencia por crimen pasional o cualquier figura de esas.
Este no es un caso aislado y algo se viene pudriendo en una sociedad que solo puede salir adelante apostando a la mejor educación y un nivel de vida lo más decoroso posible para todos, especialmente los de bajos recursos.