78: En Un Lugar de la Marcha: Barón Rojo

78; En un lugar de la Marcha
Barón Rojo
Por: Darío Valle Risoto
Cuarto y excelente álbum de Barón Rojo, tan bueno como los tres primeros pero es mi elegido porque es el último disco de la gran banda Española antes de comenzar un fuerte declive que los vio durante años con diversas formaciones y erráticas búsquedas de la magia perdida. Tal vez solo en “Desafío” del año 1992 podamos sostener que los Barones recuperaron gran parte de sus himnos para la gran historia del Rock.
Tristemente todavía hay gente que cree que el Hard Rock solo puede ser cantado en inglés, los Barones llegaron con su “larga vida al rock and roll” y el mundo del rock hispano cambió para siempre porque ni aún en los propios Estados Unidos o Inglaterra podremos encontrar suficientes bandas que tengan letras como estas y mucho menos la atronadora música de los hermanos de Castro junto a la voz de Sherpa con el bajo y el Uruguayo Hermes Calabria en la batería.
El juego de palabras y la tapa aludiendo al Quijote nos traen solo ocho temas pero cada uno una verdadera joya del hard rock o “Heavy Rock” como ellos denominaban a su música donde se transformaron en absolutos líderes y hoy día leyendas vivientes para todo el globo. Los vi en 1882 y todavía no lo puedo creer que tocaron en el Cilindro de Montevideo para cuatro gatos locos que habíamos soportado a la milicada tirándonos los caballos encima por drogos y peludos.
Mi tema preferido: “No ver, no hablar, no oír”, pero es cosa mía, Caso Perdido cuenta la historia de un anarco, el tema “biblico” Hijos de Caín nos cuenta la historia del mamón de Abel y la lista sigue hasta con un temita al estilo Z Z Top llamado: “Tras de tí”. Cuerdas de Acero sintetiza lo que siente cada rocker por su viola, Breakthoven una cosa bárbara y solo le faltaba traer a este disco una metalera inflable para ser perfecto.
 

Tabaré Cardozo: Un zoológico en la cabeza Tema por tema

Tabaré Cardozo
El Zoológico de Mi cabeza

Cuarto disco de probablemente el último músico Uruguayo que le ha aportado algo nuevo al panorama bastante provinciano de la música popular de este país.
Ya lo he compartido antes con ustedes, el género murga en si mismo no me gusta pero no soy tan cerrado como para no advertir algo que salta a la vista (O los oídos) cuando uno escucha cualquiera de los discos de este cantante y compositor uruguayo: Tabaré Cardozo es un gran poeta, un excelente músico y además tiene un toque alquímico para conjugar diversas vertientes musicales junto a la murga y le queda muy bien. Siempre es un riesgo fusionar estilos y son muy pocos los que salen bien parados de esto.

Bien, este disco, el primer disco original que compro en algo más de cuatro años
que por suerte fue una excelente inversión en arte con quince temas formidables aún aquellos en que los invitados no son de mi agrado como el primero donde está el cumbiero del pelado Cordera y el  track 13 donde aparece Francis Andreu brevemente.

En un artículo previo yo sostenía que Cardozo tiene una calidad especial para incorporar elementos del rock y hasta del blues y ambos le quedan muy bien, ni hablar con tango, milonga y hasta arriesga con el estilo de música centroamericana (no me pregunten si es cumbia, merengue, son cubano o una de esas cosas porque prefiero no saber) en el tema El Pedregullo que si bien es el único que me salteo al escuchar el disco es una buena composición a la altura de sus trabajos.

Les voy a hacer un breve repaso del disco tema a tema, evaluados de atrevido del 1 al 10.
1-Buenas noches atorrantes:
Abre al estilo Ska muy movido con un coro de murga impecable como siempre, la voz del pelado Cordera le pone el toque terraja que bien podría ser evitado pero es un tema interesante como para amenizar una reunión más no el mejor del disco. 6/10

2-Mitología: Comienza con un familiar tono a Jaime Roos pero luego es de Tabaré Cardozo 100%, este es un verdadero himno murguista, la letra es excepcionalmente buena donde el repaso obligatorio de la “mitología murguera” no dejará indemne a ningún uruguayo y mucho menos a los que tenemos algunos añitos encima. 10/10

3- Tragicomedia: Sonido de Vaudeville para una cosa tremenda donde hay una frasecita que me quemó la cabeza: “La vida es una señora seria, que alguna vez te guiña un ojo” ¡Fabuloso!, No descubro nada al decir que un músico es un poeta y si necesitan pruebas aquí está con este temazo. 10/10

4-Ruido a Ciudad: Candombe al comienzo para el obligatorio homenaje al Canario Luna, el Frank Sinatra de la murga uruguaya según “Darwin Desbocatti”, buena letra con la participación de este personaje que nos abandonó no hace mucho tiempo pero las grabaciones quedan. 8/10

5-Zaguan: Un remanso musical pero no decae la grandeza compositiva cuando se planea sobre el amor y el resplandor del misterio. Primer tema que repasa la fauna del Zoológico del músico, aún así la canción nos parece escuchada antes no por plana sino porque es tan melancólica como otras no menos buenas. 8/10

6-Centella: Con Rubén Rada, el tercer invitado del disco, aquí desde luego que se abreva en el candombe pero con toques de música campestre y la voz del negro número uno del Uruguay con sus consabidos juegos de garganta, La frase: “Un corazón guardado no guarda nada en el corazón”. 9/10

7-Todo es relativo: Reggae para un tema muy bueno con la filosofía de Cardozo para decodificar nuestras dualidades en una canción que de pronto se desprende con una filosa guitarra distorsionada (¡¡¡Yupiii!), para volver a la cadencia sin perder fuerza. La debió escribir Einstein. 10/10

8-Rubia Rea: Sonido a blusacho yanqui con una letra ciudadana bien armada pero que me resultó algo confusa pero eso es de puro bruto. Buena canción que también tiene alguna pista a otras anteriores en ese mismo sentido que parece que al autor les gustan donde la tranquilidad tiene buen colchón para la poesía melancólica. 8/10

9-El Zoológico de mi Cabeza: Tema que le da nombre al disco más no es ni el mejor ni el peor del disco, está absolutamente integrado, es un corte en el sentido del primero, para poner en reuniones, bailongos y el velorio de algún pariente insoportable. “En el zoológico de mi cerebro hay dos tigresas por cada León”. 10/10

10-Siete Leguas: Volvemos al Reggae, ritmo que no me gusta para nada pero se soporta en esta canción, podremos pensar que es un tema de relleno y tal vez lo sea pero está bien y no sobra pese a que tampoco será el mejor de este disco casi conceptual. 6/10

11-El Flautista de Hamelín: Ritmo a serenata con algo de tipo que le canta desde debajo de la ventana a una turra mientras los padres le tiran agua fría por la cabeza. Buena cabalgata de palabras sobre el amor joven y esas cosas de las noches de tormenta. 8/10

12-El Pedregullo: Bue…, nos pusimos cumbieros y esto tal vez tenga que ver con los sucesivos viajes de Agarrate Catalina (Murga que integra Tabaré) a Cuba y el posible contagio de estos ritmos caribeños que me producen urticaria. 4/10

13-Tiempo Animal: Con la breve participación de Francis Andreu este tema es interesante y tiene otra vez el don del autor para repasar esas cosas cotidianas con la poesía que no mira para otro lado frente a la pobreza y por suerte la reivindicación de una palabra que los nuevos uruguayos olvidan no porque haya dejado de existir su razón: La palabra es “Cantegríl”. Lástima que la voz impostada casi masculina de Francis me suena medio como encajada a la fuerza e innecesaria. 10/10

14-Montevideo: Título que sin el título siempre está presente en los discos de Tabaré Cardozo porque la murga es tan urbana y de nuestra capital y anida en estas tierras por más que la hayamos heredado de España y “uruguayisada” como tantas cosas. Buena canción con una mirada atrás por los orígenes reos de la bohemia. 9/10

15-Atención Francia: Buen cierre para un disco magnífico donde hay unas guitarras muy “Zitarrosianas” con una letra sobre aquellos tiempos jurásicos en que la gente que podía enviaba cassettes a sus parientes en Europa, una canción que pone la piel de gallina. 10/10

PD: Título tentativo del disco: “Las Tetas de colores” por la proliferación de estos adminículos femeninos en las fotos.

Un Superhéroe de verdad en Seattle

Un superhéroe de verdad
Agradecemos a Rocansamba por esta info
Phoenix Jones, un enmascarado que recorre las calles de Seattle, compareció ante un tribunal acusado de rociar gas pimienta a unos individuos a los que identificó como malhechores.

Benjamin Fodor, autoproclamado superhéroe bajo el nombre de Phoenix Jones, camina hacia el tribunal donde debió comparecer tras atacar con gas pimienta a cuatro presuntos malechores.(Foto: AP Photo | Ted S. Warren)
Foto: AP Photo | Ted S. Warren

Benjamin Fodor, autoproclamado superhéroe bajo el nombre de Phoenix Jones, camina hacia el tribunal donde debió comparecer tras atacar con gas pimienta a cuatro presuntos malhechores.

¡Cuidado bandidos de Seatlle! Phoenix Jones les respira en la nuca y no tiene miedo en aparecerse a mitad de la noche en un callejón… o a media mañana en un tribunal. Benjamin Fodor, un excompetidor de artes marciales, se transformó en la principal atracción de los medios de comunicación y de los más chicos en la ciudad del noroeste estadounidense.

Fodor asegura haber detenido una pelea el domingo pasado a la salida de un club nocturno de Seattle, para lo cual se sirvió de la todopoderosa arma del spray pimienta. Sin embargo, este comportamiento provocó el repudio por parte de los presuntos malhechores, quienes niegan cualquier participación en una actividad delictiva y acusan al enmascarado de haberlos atacado fortuitamente.

Phoenix Jones se presentó este jueves ante un juez de la ciudad estadounidense vestido con su traje de superhéroe, el cual mantuvo hasta que un funcionario del tribunal le pidió que se quitara la máscara. Si bien la Fiscalía aún no decide cómo proceder en su cargo, la Policía ya dejó claro que no se trata de un nuevo aliado en la lucha contra el crimen.

Sin embargo, el enmascarado, de 23 años y lider del Movimiento de Superhéroes de Seattle, asegura que seguirá patrullando con su equipo, aunque descarta cualquier super poder y afirma que es “como todo el mundo”.

“La única diferencia es que trato de detener el crimen en mi barrio”, manifestó.

El caso de Benjamin Fodor “Phoenix Jones” recuerda muy de cerca, más allá del universo de los cómics, la película “Kick-Ass”, donde un joven decide combatir el crimen por su propia cuenta aunque con resultados no del todo felices.
Haz clic y mira las imágenes.