Negro: ¿Por que te hiciste Cristiano?

Negro: ¿Por qué te hiciste cristiano?
Ensayo sobre la bobera parte: 666
Por: Darío Valle Risoto

La gente no nace cristiana, la hacen, en la gran mayoría de los casos nacer en un hogar “Creyente” es la mejor manera de caer indiscriminado e inocente en las fauces de un mundo donde la mística se confunde con los delirios más pirados de nuestro grupo de queridos familiares, ellos nos aman tanto como para meternos de lleno en esa locurita colectiva de creer en dios y su benemérito hijo hippie Jesucristo.

Podemos tener una mamá o un papá que nos aconsejan rezar todas las noches para que no nos coja el diablo y a veces hasta nos llevan a catequesis y nos acompañan a la iglesia con la misma actitud solícita que nos van rellenando con un montón de miedos, represiones y prejuicios que  transforman nuestros primeros años de vida, los más susceptibles del mundo y su entorno, en una especie de pavito acondicionado para ir al cielo atosigado de patrañas tales como la resurrección o las más descabelladas teorías sobre la creación, la necesidad de sufrir como pelotudos durante toda nuestra vida y esa maravillosa tendencia a castrarnos todo deseo de ser felices desde que nos tocamos de niños hasta que nos encontraron aquella playboy pegoteada debajo del colchón.

Levantarán la biblia que lo explica todo, desde el pastel que se le quemó a la tía hasta la historia del pueblo elegido que le tocó sufrir el holocausto pero se las arregló bien para barrerlo debajo de una alfombra de confección Palestina sin ningún dejo de culpa. ¡Eso si que es ser elegidos carajo!
Y cuando grandes nos venderán toda suerte de baratijas bendecidas por algún cura pedófilo o manoseada por un pastor evangélico brasileño, para que caminemos ignorantitos y entupidos los pocos años que nos tocan sobre este mundo.

Porque todo está escrito pero nadie sabe por quién o quienes y con que intenciones, pero habrá que seguir como electrodomésticos el manual de supervivencia cristiana salmo por salmo, proverbio por proverbio, asesinato por asesinato y vejación por vejación. Nadie ose cometer la blasfemia de cuestionar esta mitología cristiana tan poco original que al menos hubo antes en la historia una media docena de leyendas tan parecidas que asustan.

¿Y quién fue cristo? Aparte de un judío de ojos claros que encontró la perfecta fórmula para levitar sobre un río, transformar el agua en vino y nacer de una mujer virgen, pero no se pudo salvar de la cruz porque sino el viejo se le enojaba. Seguramente el flaco Inri fue un tipo como cualquiera de nosotros que por allí se comió algunos hongos y le dio por divagarle a un montón de mugrientos que no tenían nada mejor que hacer (No había televisión) que escuchar a cualquier loquito que se creía importante. ¡Menos mal que hora ya no pasa!, ¿O si?

Pero bastara que desde niños nos hayan lavado el cerebro, centrifugado y colgado nuestros sesos a la sombra del cristianismo para que estemos realmente jodidos a menos que nos de por hacernos algunas preguntas muy jodidas para el resto de la humanidad.
El hombre desde siempre tiene la capacidad de racionalizar su propio lugar en el universo a través de la observación tanto del mundo circundante como de su mundo interior, con las herramientas que le fueron otorgadas por sus semejantes mayores desde que nace, si esto aparece de esta forma es porque así funciona la naturaleza y nada habrá que nos defienda de familiares, sociedad o cultura que ya desde la cuna nos vaya programando para ser cristianos, sufrir, sentir culpa y joder a los que no los son con sus absurdos conceptos sobre la vida y sus circunstancia.

También existen los cristianos mayores, los conversos o los que por un mal de amor, drogadicción, alcoholismo o golpe en la cabeza un buen día “Se encuentran con el señor”. Las posibilidades de volverse locos de un día para el otro están a la mano, yo por las dudas ya tengo varios conocidos a los que les pedí que por favor me sacrifiquen sin clemencia si algún día me vuelvo cristiano.

97: Aqualong: Jethro Tull

97: Aqualong
Jehtro Tull
Por: Darío Valle Risoto
Mucho antes de que proliferaran las bandas metálicas de folk metal, chelo metal y todas las ramificaciones que van hacia lo medieval y clásico del mejor estilo de música de todos los tiempos hubo un vagabundo perdido en alguno de los abundantes callejones de una Londres intemporal llamado: “Aqualong”.
Y si como dije yo le llevaba trabajos modernos a mi recordado amigo Juan Torradefló, él me había presentado ese disco desgastado por las millonadas de púas que habían recorrido cada pista donde escuchamos la soberbia flauta y la voz de Ian Anderson, un genio entre los genios de la década de los años setenta.
La frase: “El hombre hizo a dios a su imágen y semejanza” de la contra portada quedó impresa en mi cabeza por el resto de mi vida y el tema “Mary la bizca” excepcionalmente versionado por Iron Maiden años después sigue siendo mi preferido de un discazo como no hay muchos.
Este es un trabajo para escuchar tranquilos, tomar un buen vino, cerrar los ojos y teletransportarse a una campiña medieval o a los oscuros barrios de una Londres donde todo es posible, desde cruzarse con Sherlock Holmes a compartir una copa con el Dr Jekill. Porque Jehtro Tull es una banda que exhala todo lo atractivo y misterioso del rock Británico.
Como sostuve al repasar el comienzo de esta lista de mis cien discos con The Dark side of the Moon, en este caso reitero lo propio: Si sos realmente rockero tenés que haber escuchado al menos una vez en la vida Aqualong porque sino sos un reguetonero de pelo largo.

98: Ride the Lightning: Metallica

 
98: Ride the Lightning
Metallica
Por: Darío Valle Risoto
Este tercer disco de la lista de mis discos fundamentales tiene especial importancia porque fue el primer disco de trash metal que escuché en mi vida y aún me estremecen todos sus tracks y si bien esta controvertida banda dio a luz otros grandes trabajos tal ves por la razón de ser el primero que llego a mis manos este long play fue mi preferido.
Recuerdo que a poco de tener el cassette se lo presté a Juan que al devolvérmelo me dijo que nunca había esperado escuchar una banda más pesada que Black Sabbath, es que mi amigo no se actualizaba mucho que digamos y yo era su único nexo con cosas más modernas, entre ellas este trabajo inigualable donde brillan especialmente: Por quién doblan las campanas y fade to black aunque como dije antes todo el trabajo es excepcionalmente bueno y el único demérito es que se hace demasiado corto.
Una verdadera aplanadora de metal desde los primeros segundos se va volviendo una adicción a darse de cabeza contra las paredes cuando se desgranan momentos majestuosos tanto en lo instrumental como en la no muy agraciada voz de Hetfield pero que en este trabajo está por demás bien colocada. Probablemente será en Master of Puppets donde la fama de esta banda yanqui explote definitivamente y estos rockeros se vuelvan multimillonarios y estrellas de MTV pero siempre pensaré que Ride the Lightning es de los mejores discos de rock de todos los tiempos.

Algún día (Cuento)

Algún Día (Cuento)
Por: Darío Valle Risoto

__ Algún día tendré que juntar ese laterío __ Pensó Limeño, mientras seguía tirado sobre su hamaca paraguaya disfrutando de la sombra de los nogales. Marta lavaba ropa en la pileta, el olor al perfume del jabón le llegaba entre los gritos de una cigarra que parecía insultarle al sol del verano.
El laterío eran un montón de cachivaches de los que los hombres suelen juntar en algún rincón del fondo de sus casas, por si algo hace falta. Chapas, maderas, unas latas oxidadas, algunos petates viejos y un desvencijado asiento de aquel cachilo que supo llevarlos varios veranos a la playa Pascual sin mayores altibajos.
__ Laurita está embarazada de nuevo.
__ ¿Qué decís? __ Preguntó Limeño cuando ya había pegado un poco los ojos entre la modorra y la somnolencia, Marta estaba colgando unas sábanas casi nuevecitas mientras trataba de ponerle los palillos, su cabello claro brillaba al sol, estaba descalza.
__ Que Laurita espera otro hijo para Febrero o Marzo.
__ ¿Y este de quién es?
Marta se encogió de hombros, los perros comenzaron a ladrar, el cartero pasó, saludó y siguió de largo, esta vez no había cartas para ellos.
Cinco niños y otro por camino, en Villa Pancha no era raro encontrar mujeres llenas de retoños y hombres reacios a formar un hogar, Limeño sin embargo ya llevaba para ocho años con su joven esposa sin problemas y sin hijos.
__ Estaba pensando en pedírselo y criarlo nosotros, como yo no puedo.
__ ¿Qué decís mujer?
El sopor se desvaneció porque esas palabras lo hicieron sentarse en la hamaca que se cimbró contra los troncos donde estaba atada, Limeño se acomodó el sombrero de paja y se pasó la mano por la frente perlada de sudor. Era un poco gordo, narigón y de aspecto brutal pero en el fondo buena persona.
Marta terminó de colgar las sábanas y las fundas y caminó hasta la jarra de jugo de limón, entró a la cocina y trajo hielo para servirle un vaso a su marido que aún sentado en la hamaca la miraba como a una extraña.
__ ¿Pero que te pasa por la cabeza mujer?
__ Quiero un hijo, ella tiene muchos y es más pobre que nosotros, a vos te va bien con la carpintería y yo me la paso sola todo el día y un niño…
Limeño se quitó el sombrero y se rascó la cabeza de pelos ralos y mecánicamente se arregló el bigote antes de aceptar el vaso de las perfectas manos de Marta, nunca sabría como una mujer puede lavar todo el día, enjabonar ropa y fregar los pisos y tener esas manos como de estatuas.
__ Pero no sabemos quién es el padre, ¿Y si sale tonto?, Los otros hijos de Laurita no son muy listos que digamos, el segundo es tartamudo y la tercera le salió sorda…imagínate.
__ ¡Por favor Limeño!
Ella tomó de su jugo, Limeño hizo lo propio, el fresco sabor del agua con limón le alegró la garganta y los hizo olvidarse un poco de los casi cuarenta grados a la sombra. Un verano muy agresivo ese.
__ Bueno… veremos, hablaremos con ella y si está de acuerdo lo adoptamos y después dios dirá lo que pase.
El rostro de Marta se iluminó y lo besó fuerte, casi agresivamente para volver a terminar de colgar la ropa que aún descansaba húmeda en el latón de aluminio.
Limeño volvió a tirarse en la hamaca y a cerrar los ojos, la tarde comenzaba a caer y eso traería un poco de frescor.
__Algún día tendré que juntar ese laterío.
Pensó antes de quedarse amodorrado y casi dormido.

FIN

Onetti y la literatura Uruguaya

Onetti o la literatura de Uruguay
Por: Wikipedia

Es cierto que la gran figura de la actual literatura uruguaya es Juan Carlos Onetti, pero no menos cierto es que éste sería incomprensible sin un predecesor excepcional: Felisberto Hernández (1902–1964), genial cuentista que da expresión a los impulsos del inconsciente por medio de una estructura alógica en Fulano de tal (1925), Libro sin tapa (1929), La cara de Ana (1930) y La envenenada (1931) y posteriormente en Nadie encendía las lámparas (1947) y La casa inundada (1960).

El universo narrativo de Juan Carlos Onetti (1909), profundamente singular, se mueve entre el escepticismo y la falta de esperanza, como reflejo de una existencia cuyo sentido parece vacío de todo significado. Tras las tentativas de El pozo (1939), Tierra de nadie (1941) y Para esta noche (1942), Onetti crea un mundo original en La vida breve (1950), a la que seguirán Los adioses (1954), Para una tumba sin nombre (1959), La cara de la desgracia (1960), El astillero (1961), Tan triste como ella (1963), Juntacadáveres (1964) y Dejemos hablar al viento (1975).

Con posterioridad a Onetti, sobresale tanto en poesía como en la novela Mario Benedetti (1920), Montevideanos (1959), La tregua (1960), Gracias por el fuego (1965) y El cumpleaños de Juan Ángel (1971), novela versificada.

La generación más brillante de la literatura uruguaya es probablemente la llamada “del 900”. En ella se destaca el gran poeta entre modernista, vanguardista, de tono barroco y gran poder y originalidad de imágenes, Julio Herrera y Reissig (1875-1910). Junto a él brilla también Delmira Agustini (1889-1914), una de las más destacadas representantes de la poesía femenina en América, y el dramaturgo Florencio Sánchez (1875-1910). El ensayista José Enrique Rodó, famoso en toda América por su ensayo “Ariel”, el filósofo Carlos Vaz Ferreira, y los narradores Javier de Viana, Carlos Reyles, y Horacio Quiroga son otros integrantes de la misma generación.

Horacio Silvestre Quiroga Forteza (Salto, Uruguay, 31 de diciembre de 1878 – Buenos Aires, Argentina, 19 de febrero de 1937), cuentista, dramaturgo y poeta uruguayo. Fue el maestro del cuento latinoamericano, de prosa vívida, naturalista y modernista. Sus relatos breves, que a menudo retratan a la naturaleza como enemiga del ser humano bajo rasgos temibles y horrorosos, le valieron ser comparado con el estadounidense Edgar Allan Poe. La vida de Quiroga, marcada por la tragedia, los accidentes de caza y los suicidios, culminó por decisión propia, cuando bebió un vaso de cianuro en el Hospital de Clínicas de la ciudad de Buenos Aires a los 58 años de edad, tras enterarse que padecía de cáncer gástrico.

El Uruguay ha dado además una larga línea de destacada poesía femenina. A la ya mencionada Delmira Agustini debe sumarse al menos María Eugenia Vaz Ferreira, Juana de Ibarbourou, Sara de Ibáñez, Idea Vilariño, Ida Vitale, Circe Maia, Amanda Berenguer y Marosa di Giorgio.

Friends with Benefits

Amigos con beneficios
Por: Darío Valle Risoto

¡Pero si esto lo vi antes! Claro, este mismo año estrenaron una película protagonizada por Anton Kutcher y Natalie Portman que iba de lo mismo: un hombre y una mujer jóvenes y calentones que deciden tener sexo sin compromisos más allá que de la amistad.

Y bueno, tal parece que Hollywood sigue rebotando una y otra vez sobre alguna mínima idea que parezca al menos entradora para las audiencias en franco retroceso al cine usamericano en los últimos años.

Ambas parejas bastante atractivas, la de esta y la de aquella, curiosamente dos de sus protagonistas trabajaron juntos en la serie that’s 70’show y son realmente buenos en lo que hacen así como sus partenaires.
Antes sostuve que Justin Timberlake es un buen actor y con carisma y junto a Mila Kunis lo hacen bien aunque me quedo igual con la pareja de la película antes citada: llamada en Latinoamérica como “Sin compromiso” que ya comentáramos en su momento.

A la falta de creatividad manifiesta le podemos sumar algunos puntos a favor como la buena fotografía y alguno que otro diálogo interesante pero esto puede morir fácilmente si tomamos en cuenta que las escenas de amor entre sábanas como alguna película de los años sesenta están demás cuando no demasiado sosas a saber: el sexo oral nunca se vio bien en el cine para toda la familia porque nos pone en la difícil situación de explicarles a los nenes que hacen hombres y mujeres entre las piernas de alguien mientras el que puede hablar dice chistes pelotudos. ¿?

Igual una comediecita interesante pero que no da para gastarse unos morlacos en el cine a menos que uno esté por conquistar a una chica y la lleve a verla pero eso si, si al salir de la sala la jovencita que no se dejó tocar casi nada en la oscuridad les dice que esta película le resultó buenísima: salgan corriendo.

Linda pareja, comedia muy simple
Sexo oral y poca creatividad