Watashi no kokoro o ushinatta

Watashi no kokoro o ushinatta
Por: Darío Valle Risoto

Un cielo de ramas secas y una alfombra de hojarascas
los pasos de un ente perdido en la niebla
y las manos atrapando sueños en la distancia.

El grito ahogado de los pájaros eternos
errabundas sombras de las malezas tempranas
cae el rocío helado sobre sus labios enrojecidos
y vuelve a tañer el silencio despabilado.

Miré al cielo una vez más y me encontré solo
ondulando el invierno vino por mi garganta
enroscándose en cotidianos desentierros
donde los espíritus habitan en las frías sombras.

Mi corazón perdido añoró las lejanas tierras
de los guerreros olvidados y sus negras siluetas
chocando sus espadas a la luz de la luna
implorando que sus almas perduren…
para fundirse en el recuerdo de sus amantes
de rostros blancos y kimonos florecidos.

Y esa noche escuché susurrar…
Watashi no kokoro o ushinatta
Watashi no kokoro o ushinatta

El escalofrío de ser Libres

El escalofrío de ser Libres
Por: Darío Valle Risoto

Aquel verano me corrió un frío por la espalda desde la cintura por toda la espina dorsal hasta mi cuello, erizándome los pelillos de la nuca, a eso los españoles le llaman: Repelús, si mal no recuerdo.

Es que “me calló la ficha” como decimos por Uruguay cuando no se que pensamientos uní en mi cabeza para reparar en que andaba huérfano por la vida, mis padres habían muerto con casi trece años de diferencia entre ellos y también dos personas fundamentales como mis amigos Eduardo y Juan.
Me sentí huérfano por primera vez, pocos años luego murió mi primo Sergio y al contarle esto mismo, cierto conocido me dijo que no quería ser mi amigo porque era yeta.

Pero lo años no vienen solos y van pasando los cumpleaños de quince y las fiestas para darle lugar a las ausencias, los abandonos y los entierros, de eso se trata vivir aunque la mayoría lo hagamos como si fuéramos eternos sin medir que a veces todo es tan pasajero que luego que pasa nos damos cuenta de ello.

Tampoco las compañeras me han durado demasiado aunque Julia antes de irse a España convivió conmigo casi cuatro años soportándome la soledad y mi endémico amor por permanecer en casa llueva, haga sol o sea lo que sea.
Y me reconozco bastante insociable con aquella vieja sensación que me acompañó de niño de sentirme ajeno en reuniones donde participar a veces significaba no ser yo sino transformarme en un hipócrita que finge divertirse cuando en el fondo quiere salir corriendo de allí.

Porque a menudo ser libres puede pasar por no caerles bien a aquellos semejantes que piden incondicional afiliación a sus modos de vida, diversiones y hasta tristezas. Y no iba a resucitar mi viejo una semana después de morir porque yo no riera a carcajadas de un chiste de mis compañeros en la fábrica y sin embargo un veterano se ofendió porque yo no conservaba el luto adecuado.
El tipo no tenía idea de que mi viejo debió morirse un año antes y así evitarse sufrir de un terrible y doloroso cáncer del pulmón al santo pedo.

Pero todo lo vivo muere alguna vez y hasta lo que no está vivo y solamente transcurre y por lo tanto era obligado recordar a mis particulares padres pero nunca fue impuesto y tal ves producto del azar extraño el conocer a Juan con su guitarra, su alcoholismo y su personalidad avasallante y también a Eduardo el gran anarquista y líder sindical del que nunca pude ser del todo amigo y lo lamento, porque él era de la barra Ámsterdam de Peñarol y también frecuentaba un mundo subterráneo que no me venía por el lado de sus amistades gays y salidas nocturnas.

Aprender a ser tolerante no significa reconocer que algunas cosas no van con uno y me siento orgulloso de saber muy bien lo que no quiero de mi vida, incluso defendiendo mis principios he tenido que perder relaciones, amistades y puestos profesionales.
Cierta vez Raquel una compañera de trabajo me preguntó porqué tenía una categoría más baja en lo laboral si prácticamente trabajaba en todos los puestos y bien a lo que le contesté que el ser anarquista me había costado marchar a un costado de muchas cosas en la vida pero que soy así y nada puedo hacer al respecto.

Huérfano de las cuatro personas fundamentales en mi vida: mis padres que siempre me impulsaron a tener un pensamiento independiente y una personalidad libre y mis dos amigos que me dieron rock and roll y anarquismo. ¿Qué más se puede pedir?
Pero el escalofrío a veces vuelve y entonces acaricio a Wendy mi gata negra.

Attack the Block

Attack the Block
Por: Darío Valle Risoto

Otra obra del cine moderno que demuestra que si los yanquis hacen algo bueno los ingleses lo pueden mejorar con cuatro pesos pero con excelentes actuaciones y giros argumentales de puta madre (Con perdón). Attack the Block se me ocurre que es la respuesta a la muy promocionada Super 8 de Spielberga.

En tanto trata de un grupo de chicos pero en este caso no están filmando una película sino que tratan de sobrevivir de la única manera que pueden en un duro barrio del sur londinense donde a veces andar asaltando parece ser la única solución contra la falta de futuro o el mismo tedio de ser negros y vivir en Inglaterra.

Esta pandilla liderada por el enjuto y siempre serio Moses comienza asaltando a una pobre enfermera y luego se va metiendo en medio de una extraña invasión alienígena que sin grandes efectos ni presupuestos altos es convincente y da bastante miedo sobretodo cuando los bichos peludos asedian el edificio donde viven estos chicos.

Buenos perfiles de cada uno de los actores y la inclusión de uno de los dos protagonistas de la ya clásica Shaun of the dead porque esta gran película pertenece a los mismos productores de una de las mejores cintas sobre zombies de la historia.  Pero este solo estará como simple decorado porque toda la acción recae en la pandilla que desafortunadamente “para los aliens” se enfrentará con las armas a mano para defender el barrio y tal vez encontrar la redención cuando se descubre en la enfermera asaltada a una vecina más para compartir la miseria y la pobreza que créanlo o no, también existe en el primer mundo.
Muy recomendable película con acción y muy buenas actuaciones lo que no es nada raro proviniendo del cine británico, en especial se luce al actor que encarna al líder de la pandilla, un tal Moses que ni más ni menos puede parecerse a los pibes que nos cruzamos en el barrio diariamente y nos piden una moneda.  Aunque a veces pensemos que sería mejor que los aliens se los almuercen a ellos, también cabe la cierta posibilidad de que estos muchachos solo sean tan víctimas como nosotros de una sociedad sin clemencia.

 Excelentes actuaciones
La película que hubiera querido hacer Spielberg

100: The Dark side of the Moon: Pink Floyd

100 discos de Rock
100 The Dark side of the Moon
Pink Floyd
Por: Darío Valle Risoto

Si bien como aclaré antes esta lista no pretende llevar un orden ni determinar que discos son mejores que otros sino solamente compartir con ustedes aquella centena de trabajos musicales que son esenciales en mi vida, en este caso no tuve demasiadas dudas de comenzar con este trabajo inigualable de una gran banda británica.

Nada se puede agregar sobre uno de los discos más grandes de la historia del rock anglosajón y quizás un buen ejemplo de equilibrio entre la composición musical y las letras donde por si mismo brilla cada track sin demérito de los demás y aún así esta obra conjuga de alguna manera un enorme trabajo conceptual muy propio de los Floyd en toda su trayectoria que no se agotará aquí.

De verdad no puedo recordar quién me pasó el cassete para copiar en mi doble cassetero y conservar con mucho cariño al punto de pegarle una tapa fotocopiada de la famosa pirámide (O triangulo) con su haz de luces.
Y mi madre ni corta ni perezosa se lo hizo suyo guardándolo junto a los de Queen que también había hecho de su propiedad, tampoco olvidaré nunca a Juan allá en el apartamento de Capurro tocando Speak to me/ Breathe con su fender telecaster en forma perfecta.

Creo que si algunos no valoran este disco poco saben de rock y mucho menos de música porque trasciende todas las fronteras de la forma y el estilo para englobar un trabajo que es pura poesía sonora y magia acústica muy difícil de igualar a lo largo de la joven pero maravillosa historia del rock and roll.

Así comienzo este recorrido por mi discoteca. ¿Qué tal?
Información completa en Wikipedia sobre Dark side of the moon