Zoe Saldaña

Zoe Saldaña
Por Wikipedia

Zoe Yadira Saldaña Nazario (nacida el 19 de junio de 1978 en Nueva Jersey) es una actriz estadounidense de origen dominico puertorriqueño.3 Su nombre se encuentra en ocasiones escrito como Zoë Saldana y Zoë Saldaña.

Saldaña nació en New Jersey de madre puertorriqueña y padre dominicano. Se crio en Queens, teniendo como lenguas maternas ambos idiomas: el inglés y el español. Cuando tenía 9 años, se mudó a la República Dominicana con ella y sus hermanas. Una vez allí, comenzó a recibir clases de ballet en una de las más prestigiosas escuelas de danza de la República Dominicana, acumulando experiencia que le sería de gran ayuda para conseguir un papel en la película Center Stage. Regresó a Estados Unidos después del segundo año de instituto donde se inscribió en un programa de actuación llamado Faces theater program.

Saldaña hizo su primera aparición en televisión en un episodio de la serie ‘‘Law & Order ‘‘, que fue emitido el 13 de octubre de 1999. Abandonó los estudios después de debutar en el largometraje Center Stage (2000). Esta actuación la llevó a participar en películas posteriores como ‘‘Crossroads ‘‘(2002), junto con Britney Spears y el drama Drumline (2002). En 2003 interpretó el papel de Anamaría en la exitosa Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra, en años posteriores formó parte del elenco de películas como The Terminal(2004), Guess Who (2005), en esta última como protagonista junto con Ashton Kutcher y Bernie Mac, ese mismo año protagonizó la película dominicana La maldición del padre Cardona junto con el actor dominicano Anthony Álvarez. En 2009, en la secuela de Star Trek, Star Trek XI, ha reencarnado al personaje de Uhura, interpretado originalmente por Nichelle Nichols y es coprotagonista de la película Avatar con el personaje de Neytiri.
 
 

Pink Floyd: Wallpapers y un poco de historia

 

Pink Floyd
Por Wikipedia

Pink Floyd fue un grupo de rock británico que cosechó gran popularidad gracias a su música psicodélica que, con el paso del tiempo, fue evolucionando hacia el rock progresivo y el rock sinfónico. Es conocido por sus canciones de contenido filosófico, la experimentación sónica, las innovadoras portadas de sus discos y sus elaborados espectáculos en vivo. Es una de las bandas más importantes e influyentes de la escena del rock con más de 300 millones de álbumes vendidos en todo el mundo,4 5 de los cuales 74,5 millones solamente en los Estados Unidos.

Inicialmente el grupo estaba formado por el guitarrista Bob Klose (1945–), el baterista Nick Mason (1944–), el teclista y vocalista Richard Wright (1943-2008), el bajista y vocalista Roger Waters (1943–) y el guitarrista rítmico y vocalista principal Syd Barrett (1946-2006), quien se convirtió en el primer líder de la banda. Sin embargo, su extraño comportamiento, causado por el excesivo consumo de drogas, especialmente LSD, hizo que fuera sustituido en 1968 por David Gilmour (1946–), cristalizando así la formación clásica del grupo sin Klose, ya que éste no siguió con Pink Floyd.

Pink Floyd comenzó con gran éxito en la escena underground londinense a finales de los años sesenta, con Syd Barrett como principal compositor. Después de los problemas mentales y la salida del grupo de este último, el cantante y bajista Roger Waters se convirtió gradualmente en la fuerza conductora y dominante en la primera mitad de los años setenta, la época de mayor éxito en ventas de la banda, hasta su salida de ella en 1985. 

El grupo grabó durante esta época muchos álbumes que se convirtieron en grandes éxitos comerciales, como The Dark Side of the Moon (1973), Wish You Were Here (1975), Animals (1977) y The Wall (1979). En 1985, Waters declaró la extinción de Pink Floyd, pero el resto de los miembros, encabezados por Gilmour, siguieron dando vida al grupo hasta ser demandados por Waters debido a los derechos del nombre de la banda, ya que ellos continuaron grabando y haciendo giras bajo el nombre de Pink Floyd mientras que Waters pensaba que el nombre de la banda no debía seguir siendo utilizado.
Tras los juicios, Waters obtuvo los derechos exclusivos sobre toda la imaginería que desplegaban en sus conciertos (incluido su famoso cerdo volador) y los derechos sobre el espectáculo audiovisual de The Wall (excluidos los tres temas que compuso Gilmour para la obra: “Young Lust”, “Run Like Hell” y “Comfortably Numb”). La justicia igualmente le reconoció los derechos de toda la obra incluida en The Final Cut, mientras que el resto del grupo podía seguir usando el nombre.
 

Tras superar estos problemas legales, Gilmour, Mason y Wright disfrutaron del éxito comercial con A Momentary Lapse of Reason (1987), disco en el que Wright participó como teclista asalariado y no como miembro de la banda, y con The Division Bell (1994), último disco de estudio del grupo en el que ya aparecieron Gilmour, Mason y Wright como componentes de la banda. Waters, por su parte, se embarcó en una carrera como solista y no se volvió a reunir con Pink Floyd hasta 24 años después, el 2 de julio de 2005 en el concierto Live 8 en Londres.

La publicación del superéxito The Dark Side of the Moon en 1973 marcó un antes y un después en la popularidad de la banda. Pink Floyd había dejado de editar sencillos desde 1968, cuando se publicó «Point Me at the Sky»; sin embargo, «Money» rompió esta tendencia y alcanzó el vigésimo puesto en los EE.UU. 

Por su parte, el álbum se convirtió en el primer número uno de la banda en este país, convirtiéndose en uno de los más vendidos en la historia de los Estados Unidos al sobrepasar los quince millones de copias, y uno de los más vendidos en todo el mundo, con más de cuarenta millones. Además, permaneció en el Billboard 200 durante 741 semanas, récord en aquel momento, incluyendo 591 consecutivas desde 1976 hasta 1988, lo que significó otro récord; se estima que alrededor de una de cada cuatro familias británicas posee una copia del disco en alguno de sus formatos. 
También se mantuvo en las listas británicas durante 301 semanas, aunque nunca superó el segundo lugar. En este álbum el saxofón adquiere un papel muy importante, expresando las influencias del jazz, especialmente visibles en Wright, lo cual, junto con el protagonismo del coro femenino, ayuda a diversificar la textura del álbum. A lo largo de éste se escuchan varias veces extractos de entrevistas a algunos ayudantes del grupo reproducidas de fondo. Las letras y el sonido del álbum intentan describir de algún modo las presiones que sufre el ser humano a lo largo de su existencia. Su portada, que representa en un prisma el fenómeno de la dispersión de la luz, fue ideada por Storm Thorgerson y Audrey Powell.

Por esto amamos el Basket

Lingerie Basket
Por: Darío Valle Risoto

No soy muy aficionado a ver deportes pero si se trata de elegir el basquetbol femenino me parece la mar de interesante sobretodo si es jugado por estas bellezas de todas las razas pero con algo en común: Un gran espíritu deportivo y grandes razones para echarles un vistazo más no sea por defender la salud física y cultural de nuestros múltiples lectores de todo el planeta.
 
 

Interesante comentario sobre Religulous

‘Religulous’, la disparatada y peligrosa religión

 La ironía de la religión es que por su poder para desviar al hombre hacia rutas destructivas, el mundo puede llegar realmente a su final. El hecho evidente es que la religión debe morir para que la raza humana viva.(Bill Maher)


Aunque obtuvo cierto éxito en Estados Unidos (demostrando una vez más que el género documental puede ser muy rentable), y es evidente que el tema da mucho juego, ‘Religulous’ (una contracción de las palabras inglesas “religión” y “ridículo”) no llegó a estrenarse en nuestro país y, misteriosamente, tampoco puede conseguirse en videoclubs ni tiendas; la única alternativa, como viene siendo habitual, es acceder a Internet, y la buena noticia es que se encuentra fácilmente, por ejemplo podéis verlo gratuitamente en Youtube con subtítulos en castellano. Y deberíais verlo, aunque algunos todavía os dejéis llevar por esos prejuicios que os engañan diciendo que todos los documentales son aburridos; ‘Religulous’ no lo es, es sumamente divertido, y también ácido, inteligente, lúcido y aterrador, es un combate de apenas cien minutos donde se encara la religión y se la enfrenta con el conocimiento y el sentido común. No lo resiste.


Leer completo en su página de orígen
Gracias al lector que nos recomendó este post