Chobits: El sueño de la robot propia

Chobits
Según Wikipedia

Chobits (Chobittsu) es un manga creado por el colectivo CLAMP. Fue publicado por Kōdansha en la revista Young Magazine durante el febrero del 2001 al noviembre de 2002, recopilándose en ocho volúmenes. A diferencia de la mayoría de las historias de CLAMP, Chobits es un serie seinen comúnmente confundida con shōjo, debido a su fuerte temas románticos y por su estilo. Chobits fue adaptado a anime en 2002 por los estudios Madhouse y consta de 26 capítulos.

El protagonista es un joven, Hideki Motosuwa, que estudia en Tokio en un tiempo en el que las computadoras personales han sido desarrolladas para parecer y desempeñar funciones humanas. Esta nueva tecnología se conoce como “Persocon” (que es el nombre que los japoneses usan actualmente para hablar de cualquier tipo de computador). Es un manga y anime bastante popular en Japón que nos adentrará al universo de la tecnología, la ironía y la confusión.

Hideki Motosuwa, un joven de 18 años, vivía en el campo hasta que reprobó su entrada en la Universidad, por ello decide prepararse para intentarlo de nuevo, y se muda a la ciudad.

Al llegar a Tokio, se da cuenta de que casi todas las personas poseen Persocons, que son computadoras con forma humana, lo que las hace más atractivas para los compradores. La única diferencia fisica que tienen estas computadoras con respecto a los humanos son las orejas que poseen, las cuales sirven como puertos de acceso al sistema operativo del persocon. Las Persocons pueden ser utilizadas para ejecutar programas, guardar datos, entrar a Internet, al igual que cualquier computadora, pero con la diferencia de que además pueden servir de compañía a las personas, ya que actúan como seres humanos hasta un cierto punto, pero no tienen sentimientos.

Hideki queda maravillado con las Persocons, desafortunadamente no cuenta con mucho dinero, por lo que le es imposible adquirir una. Sin embargo, la noche de su llegada, mientras iba de regreso a casa, ve el cuerpo de una jóven de pelo rubio cubierto por vendas blancas y tirado al lado de la basura. Lo primero que piensa es que alguien la había asesinado, pero luego se fija en la forma de sus orejas y se da cuenta de que es una Persocon abandonada. Decide llevarla a su casa y comprobar si la puede hacer funcionar, sin darse cuenta que en el lugar queda un pequeño disco que acompañaba a la Persocon.

Una vez en su casa, y después de muchos intentos, Hideki logró hacer funcionar a esta Persocon, que al despertar lo único que puede decir es “Chii”. Por ello, Hideki decide bautizarla con ese nombre.

Más adelante, Hideki descubre que es posible que Chii sea una Persocon de la serie “Chobits”, un tipo de Persocon legendario, ya que jamás se ha sabido de uno real. Las Chobits se caracterizan por poseer conciencia y una mente a la que le es indiferente tener o no instalado un sistema operativo, además de que, se rumorea, que son Persocons capaces de procesar sentimientos.

En el transcurso de la historia, Hideki conoce a más amigos, que están extrañamente conectados de formas distintas a sus Persocons, y se va dando cuenta de cuánto puede hacer feliz una Persocon y cuánto puede lastimar. También advierte que sus sentimientos hacia Chii son algo fuera de lo común y tienen que pasar una prueba para que puedan estar juntos por siempre, pero siempre enfrentando una terrible duda: ¿Puede una entidad que no es humana ser vista como una compañera sentimental?.

Temática
Chobits es principalmente una comedia romántica. Las situaciones a las que se enfrenta el protagonista tienen una alta cuota de humor: Hideki realmente tiene que aprender a vivir en Tokio, cubrir los gastos y estudiar para los exámenes. Además, Chii invade inocentemente la intimidad de este joven, que compra revistas eróticas, que se excita con facilidad, y que no sabe cómo responder a las preguntas que ella hace para conocer el mundo.

Pero, Chobits también plantea problemas profundos como ¿Cuán humana puede ser una computadora con forma de persona?, ¿En qué grado pueden reemplazar a éstos?, y si lo hacen ¿Pueden ser mejores que nosotros? Y el tema central: ¿Puede existir (o debería existir) amor entre un humano y una Persocon? Si bien éstas no son preguntas nuevas (la interacción entre la máquina y el hombre es un tema bastante explotado) merecen especial atención los conflictos que esconden Minoru, Takako y Ueda.

Incluso se puede llegar a plantear la pregunta ¿qué es un ser humano? CLAMP maneja la relación entre seres pensantes, pero cuya organización corporal es diferente, es decir, una vida orgánica y otra artificial. La solución que propone es interesante, ya que establece que lo “humano” es el valor que la sociedad da a una conciencia, no necesariamente a un ente preconcebido, que sería el ente orgánico de homo sapiens.

Anime
Director      Morio Asaka
Dirección artística      Chikako Shibata
Diseño de personajes      Hisashi Abe
La adaptación al anime de Chobits fue realizada por los estudios Madhouse y su transmisión en Japón fue del 2 de abril al 24 de septiembre del 2002 por el canal TBS

Win Win: Ganamos Todos

Win Win: Ganamos Todos
Por: Darío Valle Risoto

Hay un cine esencialmente usamericano que ellos y solo ellos saben hacer aunque a veces nos agobien con tanto efectismo, acción y vértigo. No quiero decir que sea necesario establecer si hay un cine mejor o más aconsejable que otro porque esencialmente el cine es entretenimiento y cada uno se entretiene como quiere o como le cae el día.

Esto viene a que de vez en cuando desde el propio circuito cinematográfico de los Estados Unidos asoman algunas películas de corte independiente no siempre efectivas pero al menos nos apartan un poco de parafernalia para hacer pie en los argumentos cotidianos y las buenas actuaciones. Cierta vez luego de ver “Il Postino”, hace muchos años, mi recordado primo Sergio me dijo que era bueno ver de vez en cuando una buena película donde no se maten a tiros todo el tiempo o haya persecuciones donde se quemen autos, etc.

Win Win es una película muy modesta en su producción que sin embargo me juego a que ustedes sabrán apreciar porque toca esa faceta humana en que se puede encontrar un padre de familia cuando se necesita dinero y entonces hay que hacerle alguna jugadita a la vida para hacer plata para llenar la olla. En este caso la tutoría de un anciano con principios de demencia senil solo será el comienzo de nuevas personas en la vida de este abogado que deberá reconocer en un chico a un posible campeón de lucha pero también a un pupilo y la aparición de la hija que reclama a su viejo padre hará que la historia cobre un buen ribete donde será posible que nos demos cuenta que a veces es difícil determinar quién tiene la razón sobretodo cuando el dinero se antepone a los sentimientos más naturales.
Buena película, tal vez de lo mejor que se hace en los Estados Unidos en los últimos tiempos con un Paul Giamatti que siempre demuestra que no es necesario ser un galán para brillar.

 Un nuevo chico en el barrio que levanta al equipo
Un elenco perfecto para una obra sencillamente insuperable