La Nueva Onda Verde ¿Y Antes?

Revolución del Reciclaje
Recibimos de María Cristina G.
 
En la fila del supermercado, el cajero le dijo a una señora mayor que debería traer su propia bolsa de compras ya que las bolsas plásticas no eran buenas para el medio ambiente.
La señora pidió disculpas y explicó: “Es que no había esta onda verde en mis tiempos.”

El empleado le contestó: “Ese es nuestro problema ahora. Su generación no tuvo suficiente cuidado para preservar nuestro medio ambiente.”

Tenía razón — nuestra generación no tenía esa onda verde en esos tiempos.

En aquel entonces, las botellas de leche, las botellas de gaseosas y las de cerveza y vino se devolvían a la tienda. La tienda las enviaba de nuevo a la planta para ser lavadas y esterilizadas antes de llenarlas de nuevo, de manera que se podían usar las mismas botellas una y otra vez.
Así, realmente las reciclaban.

Pero no teníamos onda verde en nuestros tiempos.

Subíamos las gradas, porque no había escaleras mecánicas en cada comercio y oficina. Caminábamos al almacén en lugar de montar en nuestro vehículo de 300 caballos de fuerza cada vez que necesitábamos recorrer dos cuadras.
Pero tenía razón. No teníamos la onda verde en nuestros días.

Por entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no había desechables. Secábamos la ropa en tendederos, no en esas máquinas consumidoras de energía sacudiéndose a 220 voltios — la energía solar y eólica secaban verdaderamente nuestra ropa. Los chicos usaban la ropa de sus hermanos mayores, no siempre modelitos nuevos. Pero esa señora está en lo cierto: no teníamos una onda verde en nuestros días.

En ese entonces teníamos un televisor, o radio, en la casa — no un televisor en cada habitación. Y la TV tenía una pantallita del tamaño de un pañuelo (se acuerdan?), no una pantallota del tamaño de un estadio.

En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hagan todo por nosotros.

Cuando empacábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos arrugados para protegerlo, no plastoformos o bolitas plásticas.

En esos tiempos no encendíamos un motor y quemábamos gasolina sólo para cortar el pasto. Usábamos una podadora que funcionaba a músculo. Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio para correr sobre pistas mecánicas que funcionan con electricidad.

Pero ella está en lo cierto: no había en esos tiempos una onda verde.

Bebíamos de una fuente cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos o botellas plásticos cada vez que teníamos que tomar agua.
Recargábamos las plumafuentes con tinta, en lugar de comprar una nueva y cambiábamos las hojas de afeitar en vez de echar a la basura toda la afeitadora sólo porque la hoja perdió su filo.
Pero no teníamos una onda verde por entonces.

En aquellos tiempos, la gente tomaba el tranvía o un omnibus y los chicos iban en su bicicleta a la escuela o caminaban, en lugar de usar a la mamá como un servicio de taxi de 24 horas.

Teníamos un enchufe en cada habitación, no un banco de enchufes para alimentar una docena de artefactos. Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales de satélite a kilómetros de distancia en el espacio, para encontrar la pizzería más próxima.

Así que ¿no les parece lamentable que la actual generación esté lamentándose cuán botarates éramos los viejos por no tener esta onda verde en nuestros tiempos?

Envíele esto a otra persona que aun piense que le hace falta una lección sobre conservación de parte de un jovenzuelo.
“Ahorra agua, controlando el consumo en tu casa, para evitar pérdidas; una llave que gotea pierde hasta 50 litros por día”

Paro General Gráfico en Uruguay: Martes 16 Agosto 2011

Paro General Gráfico
Memorias de un anarquista de salón
Por: Darío Valle Risoto

Había un viejo dicho de entre tantos que repetía mi madre si se daba el caso; “Se acuerdan de Santa Bárbara cuando llueve” o algo así. Lo decía criticando a aquellos que carecen de capacidad de prevenir las tormentas de la vida.
Previsora hasta la obsesión me enseñó a campear los temporales de la vida, claro que uno no siempre puede y la mayoría de las veces tampoco se sale bien parado pero al menos estuvo preparado.
En el tema laboral los anarquistas somos en la mayoría eternos realistas frente a las relaciones de explotación que se dan en los ámbitos de trabajo, para la mayoría pesimistas, sabemos cuando “nos acarician el lomo” y nos quieren comprar al bajo precio de la necesidad y tenemos una lista de prioridades donde corromperse no entra ni en el último escaño.

Recuerdo hace muchos años, allá por 1990 cuando comenzó a mermar el trabajo en los Talleres Barreiro, primero comenzaron con algunos despidos y luego el fantasma del Seguro de Paro comenzó a poner nerviosa a la mayoría de la gente. Algunos pocos, sobretodo del sector encuadernación ya habituados a ganar sueldos de miseria ya estábamos preparados para las calamidades y tomando en cuenta que el ambiente de trabajo era una mierda, no nos asustaba demasiado quedar en el Paro como le llaman en España.

En una asamblea del taller propuse dejar de trabajar los sábados, hasta ese momento trabajábamos de lunes a sábado ocho horas. Se me ocurrió que quitándoles un día a la semana a todos, nadie iría al seguro de paro y repartíamos el poco trabajo que había a la espera de que la cosa se normalice.
Casi nadie estuvo de acuerdo conmigo, es más, no me dieron ni bola.
No se cuanto tiempo después la empresa quitó los sábados y nadie protestó, claro que viniendo de arriba era indiscutible algo que se podía haber hecho antes y evitar que padres de familia fueran al seguro como pasó en realidad, lo curioso de esto fue que a mi solo me enviaron un mes porque me precisaban en la apestosa máquina de doblar pliegos.

Reflexioné en ese momento en que a la mayoría de la gente les cuesta decidir y prefieren ser hijos del rigor, tener alguien sobre sus cabezas que piensen por ellos aunque los caguen de verde todo el tiempo.
En el año 1994 me fui de Barreiro y la empresa quebró más o menos por el 97 o 98, también al pasar frente al taller que queda a la vuelta de mi casa y toparme con compañeros haciendo huelga les dije que ocuparan inmediatamente mientras todavía quedaban máquinas dentro.
Cuando comenzaron a venderlo todo solo se limitaron a sacar fotos para los juicios que terminaron en medio despido para cada uno bastante tiempo después de quedar en la calle.

Luego de trabajar trece años en Barreiro trabajé unos once años en la imprenta Rosgal, acá se daba todo lo contrario que en mi trabajo anterior, si en Barreiro la patronal era absolutamente fascista en cambio los compañeros eran en su mayoría respetuosos del sindicalismo y más o menos había oportunidad de debatir aunque como dije antes, en definitiva también había una pulsión natural por el arrastre en algunos de ellos.
En Rosgal la patronal te dejaba trabajar tranquilo, no había esa marcación cuerpo a cuerpo de Barreiro pero el nivel de los compañeros era paupérrimo, al decir simplemente la palabra “Sindicato” era como hablar del diablo.
De todas formas durante la crisis económica que cubrió al país entero en el año 2000 se le ofreció a la gente trabajar horas extras a sueldo simple porque “La empresa no podía pagar el doble salario” tal como marca la ley porque parecía que no estaban bien de plata, cosa que disimulaba bastante el patrón en su 4×4 y sus viajes a los Estados Unidos.

Los compañeros decidieron seguir cumpliendo horas extras a salario normal, menos yo que me enteré tarde ya que trabajaba de noche, cuando me lo informó el encargado le dije que mi único capital era mi trabajo y que ya lo regalaba bastante nueve horas de lunes a viernes para que me sobre exploten en las horas extras. Desde ese momento y hasta mi despido en el 2005 me enviaban al Paro cada vez que tenían oportunidad poniendo a compañeros que cumplían mi función por mucho menos sueldo y por supuesto: Haciendo extras a salario normal aún sábados y domingos y a veces hasta dieciséis horas seguidas.

“Acordarse de Santa Bárbara cuando llueve”, mi ex “compañeros” ahora algunos están sindicalizados y supongo que van seguido a las asambleas y habrán comprobado que los colegas no muerden ni te llevan a Siberia.  Recuerdo que cuando les mencionaba el afiliarse al sindicato muchos de ellos comenzaban a decirme que: “Los sindicatos no sirven para nada”, cierto día un compañero que se deslomaba trabajando pidió un aumento y se lo negaron, le pregunté que pensaba hacer de allí en adelante y decidió “trabajar más”, Ahora si no lo echaron antes del cierre de la empresa supongo que también quedó en la calle y me consta que era un excelente operario.

Este martes hay un paro general gráfico en el Uruguay para solidarizarnos por las situaciones de la imprenta Rosgal y el diario Últimas Noticias, paro que pienso respetar aunque donde trabajo ahora tengo por primera vez en mi vida una patronal donde puedo dialogar casi de igual a igual, no me joden con el sueldo y hasta me preguntan de vez en cuando si hay algún paro.
Triste y lamentable será siempre que los hombres nos separemos aún hasta para mejorar y esperar después de que pasan las cosas para solucionarlas es desde todos los puntos de vista un doble trabajo, donde tampoco se paga doble.

50 Cosplays Muy Buenos

50 Cosplays Increibles
Por: Darío Valle Risoto

En el blog Emezeta encontré estos personajes muy bien encarnados por fans que se las traen , de todas las fotos colgadas comparto en el blog mis siete preferidas, claro que sin lugar a dudas será mejor visitar su página original para verlos todos. Haga clic aquí.
Arriba era Morrigan Aensland de Dark Stalkers, luego Rei Ayanami de Evangelion
En este caso tenemos a “L” el detective emo de Death Note
Samus aran metroid.. la verdad no tengo idea de donde es pero esta bueno el disfraz
Uno de los soldados de Toy Story
¡Excelentes! El equipo Rocket de Pokemón
Chung Lee, ya saben de donde…

El Quinto Elemento: Una gran obra de ciencia ficción

El quinto elemento
The Fifth Element
Por Wikipedia

El quinto elemento es una película francesa (con co-producción de EE.UU.) de 1997, dirigida por Luc Besson, y que se encuadra dentro de la ciencia ficción, la acción y la comedia.

En 1914, un arqueólogo y su socio se encuentran en el desierto de Egipto estudiando unas grabaciones en las paredes de un templo antiguo, están cerca de hacer un gran hallazgo, las grabaciones dicen que cada 5000 años llega a la Tierra un ser llamado El Maligno. Un clérigo está a punto de detenerlos cuando los Mondoshawah (una raza alienígena que busca ayudar a los seres humanos mediante 4 piedras [los 4 elementos de la naturaleza]) aparecen para llevarse las piedras a un lugar más seguro, debido a que no confían mucho en la raza humana a pesar que quieren ayudarla, por lo cual deciden dárselas a “la diva” (cantante de ópera en el Paraíso Fhloston).

Esta raza alienígena le dice al clérigo que transmita su información a otra persona, hasta su aparición (en 300 años). 300 años después, en marzo del año 2263, El Maligno vuelve a amenazar la Tierra con la ayuda de Zorg (un empresario que le colabora) también regresan los Mondoshawah, quienes sufren un ataque al cruzar la frontera y terminan estrellándose en la Luna. Sólo “sobrevive” una mano de un Mondoshawah, a la que llevan a un centro científico de Nueva York. Una vez allí los científicos reconstruyen el “superviviente” a partir de la mano del alienígena. Leeloo (el cuerpo reconstruido) despierta asustada y confusa, por lo cual escapa.

Ella (el ser supremo) llega a la ciudad (con muchos automóviles volando, casas…) y, sin encontrar otra opción se ve obligada a saltar al vacío, ya que la policía la está persiguiendo. Leeloo no sabe hablar el actual idioma, debido a que ella habla el idioma divino el que se hablaba antes, mucho antes, “antes de que el tiempo fuera tiempo”. Al saltar Leeloo cae en el automóvil de Korben Dallas (él es un taxista, a el cual solo le quedan 5 puntos en su licencia de conducción) quien la ayuda a escapar de la policía. Más tarde, Leeloo antes de desmayarse por el golpe, le menciona a Vito Cornelius, un sacerdote.

Luego de escapar de la policía Korben lleva a Leeloo a casa del sacerdote. Cuando llegan el sacerdote o clérigo se da cuenta de que está al frente del Quinto elemento, el ser supremo que salvará al la humanidad. Esa misma tarde, Korben ya en su apartamento, es solicitado para realizar una misión con los billetes al “Paraíso Fhloston” que ganó en un concurso de croquetas Géminis. Mas tarde Vito Cornelius le roba los boletos, ya que él también irá por las piedras. En el aeropuerto, Korben se presenta como el esposo de Leeloo y Ruby Rhod (D.J famoso) parten Planeta Fhloston a cumplir su misión (que es la misma: encontrar las piedras y salvar al mundo). Allí Korben Leeloo y luchan contra el ejército de Zorg y del Maligno o “shadow” (sombra), los cuales desataron un ataque terrorista buscando las piedras, pero lo que ellos no saben es que éstas están dentro de la Diva.

Accidentalmente ella recibe un disparo en el estómago, por lo cual cae al suelo casi muerta. Korben saca las piedras (que están dentro de ella) y se dirige a buscar a Leeloo y a Vito. Leeloo ya habla bien el idioma, ya conoce y sabe todo (aprendió mediante una pantalla-computador y se “des atrasó” de los 5000 años en que no estuvo). Mientras ellos llegan a Egipto, muy apresurados porque el planeta se acerca grandes velocidades…El ejército del presidente de las confederaciones continúa luchando contra el planeta, el maligno o shadow. Ya en Egipto, Korben, Leeloo, Ruby, Vito y su asistente buscan la forma de que las piedras funcionen. Cada piedra o elemento con su respectivo elemento, pero falta Leeloo, el quinto elemento.

Ella dice no querer salvar el mundo ya que cuando, en la pantalla-computador, pasó por la W vio “War” (guerra) y no le gustó para nada, todo lo malo que hacen los seres humanos. Korben insistiéndole en que podía salvar el amor, la convenció…Se besaron y… encontraron cual era el quinto elemento: El Amor. Leeloo hace un gran rayo de luz, con el que detiene el planeta que viene a grandes velocidades y salva la Tierra, el maligno es destruido y se convierte en una segunda Luna. El presidente y su “gente” celebran muy felices. El presidente quiere ver a Korben y a Leeloo para felicitarlos y celebrar con ellos, pero el científico (el de la reconstrucción) dice que están en reposo y se asoma y ellos están haciendo el amor, por lo cual le dice que aún no están listos.

Principalmente situada en una futurista Nueva York, la mayor parte de la película fue filmada en los estudios Pinewood de Inglaterra, aunque algunas escenas se rodaron en Mauritania. La escena del concierto fue filmada en la Royal Opera House de Covent Garden, Londres.

El diseño de producción fue desarrollado por dos grandes autores de cómic franceses, Jean Giraud (Moebius) y Jean-Claude Mézières. El diseño de vestuario a su vez fue creado por el famoso diseñador de moda Jean-Paul Gaultier.

La película fue bien recibida por la crítica. Fue elegida para la apertura del Festival de Cannes de 1997, y se convirtió en un éxito en taquilla, recaudando 263 millones de dólares cuando su presupuesto fue de 80.

El Quinto elemento fue nominada a los premios de la Academia de 1998 en el apartado de Mejor edición de sonido. Ganó el BAFTA a los mejores efectos especiales, y ganó 3 de las 7 nominaciones a los premios César, incluyendo el de mejor director para Luc Besson.

Esta película fue denunciada por plagio ante juzgados de París por parte de Moebius y Alejandro Jodorowsky, pues su argumento lo consideraban un plagio del célebre cómic El Incal .

Curiosidades
    El año de vuelta de el Maligno es el 18 de marzo del 2263, se puede visualizar cuando Korben se despierta por la mañana en su apartamento.
    El lenguaje divino hablado por Leloo, de sólo 400 palabras, fue inventado por el director Luc Besson y Milla Jovovich. Ambos se escribían cartas en dicho lenguaje como práctica de cara al film.
    El nombre entero de Leloo es Leeloo Minai Lekarariba-Laminai-Tchai Ekbat De Sebat.
    Leloo al principio sólo habla en su lenguaje, se llegan a oir las palabras, mlarta, big ba-dah boom, akta, seno akta gamat, san agamat chay bet envolet, danko, domo danko, dot y apipoulai.
En la futura Nueva York, sigue existiendo Central Park, pero a kilómetros de altura en una gran superficie.
    Luc Besson escribió el primer proyecto de la película en el instituto.
    El nombre original del personaje Ruby Rhod era Loc Rhod, nombre con el cual también aparece en la novela de la película.
    Fue la película con mayor presupuesto hasta el momento hecha fuera de Hollywood.
    El nombre de la Diva es PlavaLaguna, que significa, Laguna Azul. Milla Jovovich encarnó a Lilly en Regreso al lago azul (1991).
    El padre Vito Cornelius en su segundo encuentro con Korben Dallas, lo llama por error, señor Wallace (sin el doblaje Vito lo llama: Mr. Willis).

Evaristo: Dibujos de Solano Lopez

Evaristo
De Sampayo y dibujos de Solano Lopez
Antes les he reseñado sobre esta gran, inmensa e increíble revista argentina que fue FIERRO, a propósito de la muerte del gran dibujante Solano Lopez, cumplo en este pequeño homenaje que es colgarles la primera aparición de un personaje bien duro, argentino y con una personalidad arrolladora que fue Evaristo, un policía del bajo mundo de un Buenos Aires que vivió otras épocas donde los hombres tenían otros códigos y el honor era para toda la vida.
El número 3 de Fierro de noviembre de 1984, parece toda una vida, siglo pasado y la invitación para esta historia ilustrada con un estilo marcado por el realismo absoluto.