Los Paraguas de Cherburgo: Película de Culto

Los Paraguas de Cherburgo
Por Wikipedia
Los paraguas de Cherburgo es una película francesa de 1964, del género musical a la manera de una ópera popular. Dirigida por Jacques Demy y protagonizada por Catherine Deneuve y Nino Castelnuovo en los papeles principales. La música fue compuesta por Michel Legrand.
Ganadora de tres premios en el Festival Internacional de Cine de Cannes 1964: la Palma de Oro, el premio OCIC Award y el Gran premio técnico.
Ganadora del premio Louis Delluc 1963.
Ganadora del Premio de la Crítica del Sindicato de Críticos de Cine Francés 1964.
La acción transcurre entre 1957 y 1963. Se divide en tres partes y escenas cronológicas.
La partida
La viuda Madame Emery y su hija Genevieve sobreviven vendiendo paraguas en su colorida tienda del puerto de Cherburgo. Genevieve está enamorada de Guy, un mecánico quien a poco de conocerla debe partir al servicio militar en la Guerra de Argelia.

La ausencia
Genevieve ha quedado embarazada de Guy, su madre la insta a casarse con Rolando, un rico joyero que está enamorado de ella y deseoso de casarse aún sabiendo que espera un hijo de otro hombre. Se casan y se mudan a Paris.

El regreso
Guy regresa, ha sido herido en la guerra, trabaja brevemente en el taller mecánico y se casa con Madeleine, la dulce enfermera que cuida a la tia que lo crió y que a diferencia de Genevieve lo esperó los dos años que estuvo destacado en Argelia. La tía muere y con la herencia Guy compra una estación de servicio.

En la última escena años después es Navidad y Guy está felizmente casado, tiene un hijo (Francois) y atiende a la rica Genevieve en su flamante estación de servicio. El breve encuentro será el último, la niña que acompaña a Genevieve es obviamente la hija de Guy, se llama Francoise. Cada uno seguirá su vida.

Clásico de la cinematografía de la década de 1960, es un film completamente cantado como si fuera una ópera popular usando voces sin impostación y dividida en partes: la partida, la ausencia y el retorno. Lacrimógena y sentimental historia de un primer amor y separación con situaciones domésticas y diálogos comunes y agridulce final tan exquisitamente concebida y dirigida que adquirió con el tiempo categoría de Película de culto.

Usa escenarios de estudio con una explosión de colores fuertes y la moda de esa década además de escenarios y situaciones domésticas y estereotipadas, por ejemplo, la tienda de paraguas es una invención del director ya que no existían tiendas destinadas al rubro.

Catapultó a la fama a la joven Catherine Deneuve que entonces contaba con 20 años de edad, siendo doblada por la cantante Danielle Licari

La cantante Christiane Legrand, hermana del compositor, dobló al personaje de la madre de Deneuve.

 

Un cuento Chino

Un Cuento Chino
Por: Darío Valle Risoto
Con el cine Argentino me pasa exactamente lo mismo que con el cine español, tengo la sensación muy frecuente que sus películas son o muy buenas llegando a la excelencia o una total basura sin términos medios como si me sucede con la mayoría del cine Usamericano y quizás también con el resto de los países de Europa aunque salvo de Francia, Italia e Inglaterra conozco bastante poco como para largar una sentencia de este tipo.

A lo nuestro, hay una cosa muy clara en cuanto al cine Argentino desde un tiempo a esta parte y es que Ricardo Darín es uno de los principales actores y creo firmemente que el tipo tiene tal profesionalismo que no acepta un guión si este no es bueno como el carajo y este es un claro ejemplo.

Así que tenemos en el párrafo uno que el cine Argentino es muy bueno o muy malo y en este caso “Un Cuento Chino” es del primero y con un actor de primerísima línea. ¿Qué más le hacía falta?: Originalidad, condición no absoluta ni única para hacer cine del bueno pero que dignifica cualquier obra Encima le agregamos una serie de ingredientes como los de la obra que nos compete hoy que yo calificaría de una “Sinfonía sobre la soledad, el exilio y la solidaridad en clave porteña pero con proyección universal”.

Y lo que para mí es la cereza de la torta es que tiene en su compañero de actuación un ignoto actor chino, al menos para mí: un excelente compañero que en su rol de catalizador de la vida del protagonista demuestra una calidad actoral tan grande como la de Ricardo.  Una película intemporal, plena de pistas y de señales sobre los seres humanos y nuestra condición de solitarios entre solitarios y un perfecto relato con un balance entre el realismo mágico y la realidad más pura y hasta grosera que nos deja petrificados por un rato aún después de los títulos en chino/español.

¿Por qué no les cuento más de la historia?: Porque es mejor que la vean lo más vírgenes posible y así la disfrutan como se debe.

 
 Elenco con Sebastián Borenztein
Soledad, exilio y una vaca