Daydream Nation

Daydream Nation
Por: Darío Valle Risoto

Todos sabemos que si hay algo que une a los jóvenes de todo el planeta es esa tendencia a andar drogándose y siempre con la cabecita metida en el sexo (No lo tomen literalmente…bueh). Por lo tanto uno viene medio vapuleado de películas juveniles usamericanas donde el viejo y manido tema de las chicas populares o inpopulares tiene el agrio sabor de un chicle que masticamos luego de sacarlo de debajo de la mesa… Hay una subespecie de cine comercial que se nutre de mil historias más o menos pelotudas de adolescentes y pos adolescentes yanquis que se drogan, miran tetas y terminan masturbándose en un gimnasio. ¿Les doy una lista?

Pero en este caso se trata de una película Canadiense que no es exactamente lo mismo y que es bastante buena y podría ser mejor si no fuera por un par de escenas pedorras con cancioncitas incluidas, el resto es en verdad un buen trabajo donde reluce la siempre atractiva Kat Dennings, la absoluta protagonista de la historia que tiene ribetes bastante originales porque se suman ciertos elementos que hasta podríamos llamar de “realismo mágico” pero temo ser exagerado.

La cosa viene de chica nueva en el cole, chico drogo y sin rumbo y un profesor que uno va aprendiendo a odiar a medida que pasan los minutos. Kat es de esas actrices que vengo persiguiendo para ver sus trabajos desde hace tiempo porque tiene de esas bellezas raras donde el atractivo es la suma de ciertos elementos disonantes pero que le dan un toque de sensualidad de la p… madre. Se que trabaja en Thor pero no es para tanto, esperaré a verla en casa.

Volviendo a Daydream, creo que es una película que si bien está evidentemente dirigida a un público femenino post moderno, podemos darle la oportunidad de meternos en un paisaje humano desolador donde a veces el amor es algo demasiado lejano como para tomar en cuenta… a menos que dos caminos se crucen.
La puedo recomendar, le doy un 8/10

 Pegame y decime “Cocaina”
 Es un pájaro, es un avión…
Kat Dennings: siempre vale la pena verla