Steve McQueen

Steve McQueen
Por Wikipedia

Steve McQueen (24 de marzo de 1930 – 7 de noviembre de 1980) fue un actor estadounidense, apodado “The King of Cool”. Fue nominado a los premios de la Academia por su papel en The Sand Pebbles, película de 1966. Algunas de sus películas más conocidas son: Bullitt, película de 1968, The Towering Inferno (El coloso en llamas, Infierno en la torre) realizada en 1974 junto a otros grandes actores como Paul Newman o William Holden, Papillon en 1973, Le Mans en 1971, o El caso de Thomas Crown en 1968

Nació en Beech Grove, en el estado de Indiana, el 24 de marzo de 1930 con el nombre de Terence Steven McQueen. Nunca llegó a conocer a su padre, quien abandonó a su esposa e hijo poco después de que éste naciera. Esto lo afectaría en su desarrollo emocional toda la vida.

McQueen creció en el estado de Misuri, en la casa de su tío, a donde su madre le había llevado. A los doce años, era un joven muy rebelde y su tío le encomendó volver a vivir con su madre, que se había instalado en Los Ángeles.

Dos años después ésta, al verse incapaz de educarlo, lo envió a un reformatorio. Pronto McQueen abandonó ese lugar y vagabundeó por diversos sitios, hasta que en 1947 se alistó en los Marines. Cuando abandonó el servicio cinco años más tarde decidió ser actor y comenzó a estudiar en la famosa escuela de interpretación Actor’s Studio en Nueva York, aprovechando la ayuda económica que el estado prestaba a los militares que se reincorporaban a la vida civil.

Finalizados sus estudios, en 1955 McQueen consiguió su primer papel en Broadway. Un año más tarde ya comenzó a actuar en el cine, inicialmente en papeles secundarios. En 1958 actuó como actor principal en The Blob, y durante los dos años siguientes apareció en una serie de televisión, lo que le valió el reconocimiento por parte de la crítica.

La película con la que se convirtió en una estrella fue, no obstante, La gran evasión, rodada en 1963, si bien ya había ganado popularidad con películas como Los siete magníficos. Fue nominado al Oscar como mejor actor principal por The Sand Pebbles, de 1966, con un papel hecho a su medida en una actuación memorable. Volvió a tener un éxito sobresaliente con Bullitt.

A partir de entonces, McQueen fue combinando papeles de acción, como en la película de carreras de automóviles Le Mans, con papeles de carácter, como en Papillon, demostrando que además de estrella era un buen actor. Otros papeles destacables son los de Cincinnati Kid en El rey del juego y su participación en las películas de Sam Peckimpah Junior Bonner y La huida.

Después de El coloso en llamas, una de las mejores películas de catástrofe realizada en 1974, y en la que McQueen compartió el cartel con actores de la talla de Paul Newman o William Holden, se retiró por unos años del cine. Regresó en 1978 para actuar en An Enemy of the People.

McQueen fue un gran aficionado de la adrenalina, de las motocicletas y de los automóviles de carreras. Amaba las máquinas veloces y aprovechaba cada ocasión que se le presentaba para conducir él mismo los vehículos en las escenas de sus películas en las que había persecuciones de motocicletas o automóviles. En el transcurso de su carrera de actor llegó a considerar seriamente convertirse en piloto de carreras. Fue uno de los amigos personales del maestro de artes marciales Bruce Lee y se entrenó en Jeet Kune Do.

Después de 1978 McQueen protagonizó dos películas más, en una de las cuales, Tom Horn, destaca por su excelente interpretación.

Steve McQueen murió el 7 de noviembre de 1980, a la temprana edad de cincuenta años, en Ciudad Juárez, Chihuahua (México) debido a un cancer terminal.

Su vida sentimental fue siempre inestable. Se había casado con su tercera esposa, Barbara McQueen Brunsvold, en enero de 1980. Anteriormente había estado casado otras dos veces, una de ellas con la actriz Ali MacGraw. Ambos matrimonios habían terminado en divorcio. Con su primera esposa tuvo un hijo y una hija.

Fue uno de los actores que estuvo en la famosa lista negra de La Familia, la secta del asesino Charles Manson. Cuando el actor se enteró de que Sharon Tate fue asesinada y de que él podría ser el siguiente, no dudó en comprar una pistola que llevaba siempre encima, según decían sus conocidos.

 
 

Black Swan: Poca cosa

Black Swan
Por: Darío Valle Risoto

Esta película que no puedo decir que es mala porque sería una injusticia mayúscula me ha dejado con gusto a poco, me dormid como cuatro veces viéndola y me quedé con la idea de que esta historia pudo haber sido un excelente cortometraje más nunca una película tan larga para trabajar con una historia simple, discreta, hasta diría que infantil.

Pero no todos tenemos la misma sensibilidad y desde luego que Natalie Portman es una excelente actriz pero hay que saber ver determinado tipo de cine que aunque puedo fumármelo a veces me parece que es para muy pocos, muy muy pocos.
La puesta en escena de la Muerte del cisne nos lleva al dilema de Nina una bailarina de ballet que pretende el papel principal y lo logra no sin entrar en un mundo bifocal donde su imaginación anoréxica y enferma le juega malas pasadas, por otro lado podremos interpretar la historia como el pasaje de la inocencia a la madurez vía chupetazo que le pega el director y la escena de la masturbación, tal vez la mejor de toda la película y no lo sostengo por degeneradito sino porque no encontré otra.

Toda, toda la película gira absolutamente en torno a la protagonista, no hay ni una escena donde otros personajes hagan algo, toda ella parece facturada para que se luzca Natalie y por más que sea buena, creo que se pudieron abrir otras puntas a esta historia que reitero, me resultó mínima.

Película regular, perdónenme, ya se que para muchos resultó maravillosa, debe ser porque ando con el colesterol alto que prefiero ver otro tipo de cine.

 La muerte del cisne y mi siesta frente a la tv

Marihuana, malos pensamientos y drogadicción

Marihuana, Malos Pensamientos y drogadicción
Por: Darío Valle Risoto

Lejos estoy de aquellos que hacen permanente apología del consumo de mariguana y andan por el mundo con adornos y dibujos de cannabis y consumiendo discos de Marley, sin embargo de igual manera me molestan los ignorantes que le adjudican a esta planta demasiado poder sobre las cabezas de la gente.

Hace un poco dejaron libre a una señora mayor que fue enviada a la cárcel porque tenía plantados unos cuantos arbustitos en su casa y por lo tanto marchó presa unos tres meses bajo la sospecha de vender este elemento. Desde luego que no sobraron los comentarios de todo tipo que iban desde la mártir llevada tras las rejas por tener solo unas plantas sagradas, hasta el peligro de que en Uruguay se destape una gran red de narcotráfico vía: jardín de la señora.
En Uruguay está penada la venta más no el consumo lo que todos sabemos que es medio entreverado porque: ¿Dónde la compro? Y ¿Quien me la vende? Y si compro: ¿No soy cómplice del vendedor incentivando el tráfico de este peligroso estupefaciente?

Vaya vaya, dijo la tortuga salvaje. Ni modo que no puedo evitar escuchar en programas de radio realmente idiotas como el de “Petinatti” una entrevista hecha a las patadas a esta señora y transcribiendo los comentarios de su audiencia que en definitiva es la prueba de que no es necesario fumarse un porro para ser un pelotudo. Porque hay mucha gente al pedo y parece que les sobra el dinero para mandar pelotazos de toda índole sobre un tema que en general está sostenido por un montón de mitos y/o falacias de caracteres majestuosos.

El sentido común indica saber un poco antes de juzgar a la disparada pero todos hablamos demasiado (me incluyo) pero acaso no sería el deber de los comunicadores mantener este tipo de temas dentro del terreno de lo razonable y lejos de las bromas tontas de pajeros intelectuales. Probablemente ayudaría a conocer el tema de forma lo más aproximada posible sin seguir abonando el terreno de lo inverosímil.

A todo esto si la droga idiotiza a la gente como muchos sostienen, incluidos los que viven permanentemente conectados a los medios de comunicación, sería terapéutico que nos miremos al espejo y tratemos de dilucidar a que punto son la radio y sobretodo la televisión las que han generado mayor cantidad de adictos e idiotas que el mayor cargamento de marihuana del mundo.

Me remito a la experiencia Tinelli, hace unos años todo Montevideo comenzó a repetir extrañas palabras como: “El goma” u “Ossssooooo” porque las habían aprendido en estos putrefactos programas y sin necesidad de pitarse un cigarro dulce parecía que estaban “de la cabeza”, repetían en cualquier oportunidad la jerga de unos programas fáciles de humor resaca de la cultura del subdesarrollo.
Es innegable el poder de penetración de estos programas que no pretendo ni me interesa que se censuren, me sobra capacidad para no mirarlos pero imagínense que sin verlos o escucharlos a través de lo que comenta la gente a mi alrededor me generan cólicos cerebrales y además tienen el tupé de hablarnos de lo malo de las drogas.

En definitiva creo le hace más daño a la gente una hora de radio o televisión con estos payasos  que un buen porro de cannavis.

La maestra y la educadora

Recibo y Publico
De nuestra colaboradora Myriam Crogt

Parece una estupidez,  pero deja una moraleja buena.

En una escuela secundaria de  Remedios de Escalada, el año pasado, las alumnas habían adquirido la  mala costumbre de besar los espejos para dejarlos con las marcas de sus  lápiz de labios.

Todas las mañanas, los espejos de los baños de las  mujeres amanecían llenos de “besos” de colores.

La directora  publicó entonces un “comunicado”, pidiendo “por favor” a todas las  alumnas que se abstuvieran de imprimir besos en los espejos  “porque recargaba el trabajo del personal de limpieza”.

La  explicación del motivo no sirvió de nada, lo mismo que la  civilizada solicitud, ya que los espejos siguieron apareciendo llenos  de marcas de pintura de labios.
Al final, la directora junto a la  mayor cantidad de alumnas que pudieron entrar al mismo tiempo en el  baño de mujeres, les explicó que querría mostrarles lo difícil que era  para el personal de limpieza eliminar esas marcas todos los días.
Ya  reunidas en ese lugar, le pidió a la señora de la limpieza que  procediera con la tarea. La mujer cumplió enseguida: tomó un trapo  seco, lo mojó varias veces en un inodoro, lo escurrió y procedió a  sacar las marcas una por una.
Cada tanto volvió a mojar el trapo en  otro inodoro, lo retorció y siguió limpiando, hasta que todos los  espejos quedaron brillantes…
Nunca más aparecieron marcas de labios  en los espejos… *

*MORALEJA:

Maestritos hay  muchos. Educadores, no tantos..*.

*”El verdadero hombre  inteligente es el que aparenta ser pelotudo, delante de un pelotudo que  aparenta ser ¡Inteligente!….*

Fight Fantasies 2

Fight Fantasies
Por: Darío Valle Risoto

Combinación terrible si las hay son el sexo, la sensualidad y la violencia pero tratándose de cómics con estas ilustraciones de puta madre lo podemos aceptar. Esta página le rinde honor a todas las chicas del anime, el comic y la lucha libre con grandes dibujos a todo color con chicas de gran porte, fuselajes increíbles y buenas vestimentas.
Al final todo termina en paz… menos mal, sino observen el ultimo cuadro.