Super Campeones

Super Campeones
Por: Darío Valle Risoto
Antes que conociéramos el nombre de “Anime” en la televisión uruguaya hubo algunos dibujos de origen japonés con notable éxito entre los niños y muchos mayores, desde luego que los primeros fueron: Marco, Kinba el león blanco y Heidi, pero inmediatamente después el éxito de Super Campeones fue muy grande desde luego porque se trataba de fútbol y ya sabemos que en esta parte del mundo la gente vive y respira este deporte.
De igual manera yo tengo vagos recuerdos de la serie y ahora que me bajé sus 20 primeros capítulos me he sorprendido porque no es para nada mala aunque la animación deje mucho que desear, de todas maneras es una gran originalidad sobretodo viniendo de un país donde el deporte por lejos más popular es el Béisbol.
Aquí se les llamo “Super Campeones”, en España: Oliver y Benji por el nombre de sus protagonistas y en realidad se llama la serie Capitán Tsubasa, no es nuevo el cambio de nombres para occidente, por ejemplo otra serie que nunca me gustó pero que en esta parte del mundo aún desata recuerdos fue: Los caballeros del Zodíaco que en realidad se titula: Saint Seyas o algo así.
Capitán Tsubasa
(Redirigido desde Supercampeones)
Según Wikipedia

Captain Tsubasa (Kyaputen Tsubasa?, Capitán Tsubasa) es un manga y una serie de anime conocida en el mundo hispanohablante como Campeones, Supercampeones y Oliver y Benji que, teniendo como tema central el fútbol, narra las aventuras de Tsubasa Ozora (Oliver Atom en el anime en español) y sus amigos desde la infancia hasta que son profesionales y llegan a formar parte de la selección nacional de Japón. La Asociación de Fútbol de Japón apoyó el desarrollo de la serie, debido a su potencial para crear aficionados a este deporte.

La trama se centra en la relación de Tsubasa con sus amigos, la rivalidad hacia sus oponentes, los entrenamientos, la competición y los acontecimientos en cada uno de los partidos que se juegan, es importante anexar que los mangas, películas y videojuegos complementan la historia u ofrecen una realidad alternativa de la serie. Estos partidos se caracterizan por las detalladas, espectaculares y, a menudo, imposibles jugadas que llevan a cabo los personajes.

Captain Tsubasa, escrito por Yōichi Takahashi,
esta dividido en varios mangas. El primero, llamado “Captain Tsubasa” (1981-88), contiene 37 volúmenes; el segundo llamado “Captain Tsubasa: World Youth” (1994-97), contiene 18 volúmenes; el tercero “Captain Tsubasa: Road To 2002” (2001-04), contiene 15 volúmenes; el cuarto “Captain Tsubasa: Golden 23” (2005-08), contiene 12 volúmenes; el quinto “Captain Tsubasa: Kaigai Gekito Hen in Calcio” (2009), contiene 2 volúmenes y el último “Captain Tsubasa: Kaigai Gekito Hen En La Liga” (desde 2010), lleva un volumen publicado.

La saga fue creada con el fin de impulsar la práctica del fútbol en todo Japón. Capitán Tsubasa fue un éxito tanto en el manga como en el anime. Los primeros mangas fueron de bolsillo y constaron de 37 volúmenes. Ésta primera edición salió entre enero de 1982 y marzo de 1989; más tarde, también salió una edición en un formato más grande (ya que los niños nipones no podían leerlo), compuesta de 21 números, los cuales comprendían los 37 números anteriores; además del tamaño, también se diferenciaba en la carátula y las páginas extras. Ambas versiones fueron editadas de la editorial JumpComics.

En vista del éxito del manga, se produjo también el anime, el cual se emitió desde el 13 de octubre de 1983 hasta el 27 de marzo de 1986 para la pequeña pantalla a través del canal 12 de TV Tokyo. La serie se llamó Captain Tsubasa (Oliver y Benji en España y Supercampeones en la América hispanoparlante) y estaba compuesta de 128 capítulos de 21 minutos cada uno, donde se cuenta la historia de los mangas hasta el número 25, además de añadir contenidos que no estaban en la historia original, como el torneo mundial infantil en Europa; con esto, el anime sobrepasó al manga.

Unos años más tarde, en 1989, se produjo una continuación de la serie compuesta de 13 OVAs, llamada Shin Captain Tsubasa, cuya trama narra la historia desde los preparativos para el torneo juvenil europeo hasta la final contra Alemania. (Esta serie permanece inédita en España)

El 21 de octubre de 1994 se estrenó una nueva serie llamada Captain Tsubasa J, (Super Campeones; España) en la cual el anime mostró muchísimas mejoras en la calidad de la animación, los primeros 33 capítulos son un remarque, del campeonato japonés infantil, la segunda parte de la serie cuenta historias de los personajes y la preparación de todos ellos para la Copa Mundial de Fútbol Juvenil, en ésta serie también aparecieron nuevos personajes como Aoi Shingo; sin embargo, la serie quedó inconclusa y sólo llego hasta el capítulo 46. (La película de esta parte permanece inédita en España)

En 2001 apareció la tercera serie titulada Captain Tsubasa Road To 2002 (Fue llamada “Campeones Hacia El Mundial” en España)
(Ésta serie se emitió en Japón entre julio de 2001 y junio de 2002, está compuesta de 52 capítulos y fue emitada por TV-Tokyo. La serie se divide en tres partes: la primera, llamada Road to Dream, donde Tsubasa recuerda su infancia estando en Brasil mientras juega su último partido en el São Paulo F.C. contra el Palmeiras. Partiendo desde aquí, se ve como Tsubasa recuerda sus pasos desde que jugaba en el Nankatsu (Niupi en América hispanohablante) hasta ya adolescente, cuando se enfrenta al Toho en la final de secundaria. Después de esto, pasa a la segunda parte de la serie, de título Road to Sky, la cual está compuesta por 12 capítulos, donde se muestra el mundial sub-15. La parte final de la serie se titula Road to Victory y está compuesta por 21 capítulos. Ésta parte muestra a Tsubasa en Brasil (sus comienzos y su duelo con Santana), después saltan a un partido contra la selección de Holanda y al final se ve a Tsubasa en el F.C. Barcelona, Hyuga en la Juventus y Wakabayashi en el alemán Hamburgo SV.

Después de estos sucesos con finales positivos (Hyuga gana su partido, pero el de Tsubasa y Wakabayashi empata) a todos los japoneses en Europa les llega su hora de partir, porque ya empezaba la copa mundial de fútbol. Ahí, en el estadio internacional de Yokotama, se ve que Tsubasa y los demás se enfrentan en el partido inaugural contra Brasil, entrenados por Roberto, y conformados por Santana, Pepe, Rivaul (conocidos por Tsubasa durante su trayectoria en el futbol), entre otros. Y al final, todos decididos empiezan a jugar lo que seria el partido que han estado esperando durante todas sus vidas.

El primer rival a la altura de Tsubasa, Kojirō se presenta desde el primer momento como un chico agresivo y orgulloso. Su primer equipo fue el Meiwa F.C de Saitama (Franco-Canadiense), su ciudad, donde fue entrenado por Kozo Kira (Jeff Turner), su mentor, quien le enseñó el estilo de juego ofensivo que juega. Más tarde, gracias a una beca, entra en el instituto Toho, donde juega en el equipo del mismo nombre, el Toho FC. En éste equipo es capitán, y lo llevará a ganar el campeonato junto al Nankatsu.

Después, se aventura en Italia (con el mundial sub-16 jugado en Francia), donde jugará para la Juventus de Turín. Su tiro más famoso es el “Tiger Shoot’, así como el ‘Raijyu Shoot’ y sus combinaciones con Tsubasa, ‘Drive Tiger Shoot’. Fue expulsado de la selección por el entrenador Gamo, alegando que sus tiros eran muy débiles. Tras entrenarse y elaborar el ‘Raijyu Shoot’ regresa y recupera su posición de delantero titular. También jugó en el Meiwa.

El retorno de Takahashi y las nuevas series
Después de unos años, en 1993, Takahashi retoma las aventuras de Tsubasa, con el manga Captain Tsubasa: Saikyo no teki! Holland Youth, donde se narra la historia de Japón vs. Holanda. El manga fue publicado por Shōnen Jump y, posteriormente, pasó a edición de bolsillo en abril de 1996, si bien antes de la salida del manga, en Japón ya se distribuyó en vídeo a finales de 1995.

En 1994, Takahashi empieza una nueva historia llamada Captain Tsubasa World Youth Hen, donde narra las aventuras de un nuevo personaje (Aoi Shingo), la trayectoria de Tsubasa con el club brasileño São Paulo Futebol Clube y las eliminatorias de Asia y el mundial juvenil sub-19 en Japón. Ésta serie duró hasta 1997, siendo trasladada a edición de bolsillo entre diciembre de 1994 y septiembre de 1997. Consta de 18 números.

La nueva serie, Captain Tsubasa J, y Captain Tsubasa J World Youth, se realizó en 1994 y 1995. La primera es un resumen de la historia inicial, con una mejora de gráficos y mayor fluidez, pero al ser un resumen se omiten muchas escenas e historias. La segunda está basada en los mangas, pero al igual que pasó con la primera serie, ésta terminó por alcanzar a los mangas y no han terminado la serie. Consta de 46 capítulos.

Con la vista puesta en el mundial de Corea-Japón 2002, nace una nueva serie, con el título de Captain Tsubasa Road to 2002, aunque en los títulos aparece el título Captain Tsubasa a secas, se agregó el resto para distinguirlo de la serie orginal. Ésta serie es la continuación de World Youth, donde Tsubasa ficha por el FC Barcelona (Cataluña en el anime) y Hyuga por la Juventus (Piemonte en el anime). Ésta serie se emitió en Japón entre julio de 2001 y agosto de 2002, está compuesta de 52 capítulos y fue emitida por TV-Tokyo. Al final se muestra a Tsubasa en el F.C. Barcelona/Cataluña, Hyuga en la Juventus/Piamonte y Wakabayashi en el Hamburgo/Grunwäld.

Después de dos años, en 2005, Takahashi retoma las aventuras de Tsubasa, con el manga Captain Tsubasa Golden-23, donde se narra la trayectoria de Tsubasa con el club FC Barcelona y las eliminatorias de Asia y los juegos olímpicos en España. Hasta ahora, la serie se ha ido estructurando en 3 partes o eventos (diferente de los que se solían ver, donde el enfoque sólo era el seleccionado japonés). La primera narró la confección del equipo para jugar las eliminatorias, con Matsuyama de capitán y Misaki como el creador de juegos o pivote, y como juegan algún partido amistoso contra Dinamarca y Nigeria. La segunda parte ha explicado las eliminatorias asiáticas y la clasificación de Japón para los Juegos Olímpicos, sin contar con los jugadores japoneses en el extranjero (Tsubasa, Hyuga, Aoi y Tomeya). Luego de eso, Yōichi Takahashi se tomó un respiro para disfrutar de la Eurocopa 2008. En julio de ese año, retoma las aventuras, enfocándose en la liga italiana y la liga española en europa.

Como saber si una banda es realmente buena?

Como saber si una banda es realmente buena?
Por: Darío Valle Risoto

Me es inconcebible un mundo sin rock and roll, sin embargo lo hubo, pero estoy seguro que jamás morirá esta forma de música que como energía se nos cuela por los oídos y los nervios y nos hace sentir de mil maneras.
Es en este momento que se me ocurre que todos tenemos nuestras bandas y solistas favoritos y espero que esto sea independiente de su calidad musical o su éxito, ya que de alguna manera es bueno y hasta terapéutico que nos busquemos nuestros grupos por nosotros mismos y no “chupando rueda” de las modas de turno.

Pero es innegable que hay mejores y peores bandas, mejores y peores intérpretes, aún así creo firmemente que la mejor manera de calificarlos es en la calidad de sus composiciones. ¿Qué quiero decir? Muy fácil, hay muchos artistas buenísimos que le han dado grandes temas a la historia de la música que sin embargo a la hora de presentarnos un trabajo discográfico nunca han hecho un disco completamente bueno y nos encontramos invariablemente con dos o tres temas que la rompen y el resto son relleno. Una de las bandas más famosas del mundo como AC/DC es una de ellas y hagan la prueba y verán que cualquiera de sus discos es bueno pero hay un notorio desbalance entre unas composiciones y otras, sin embargo es indiscutible que los ACDC son excelentes más nunca han tenido un disco genial.
Otro ejemplo es U 2, que está a punto de visitar la Argentina, tengo la discografía completa y todos sus discos me despiertan un bostezo tras otro pero todos tienen algún temita como la gente, nos podremos hacer una buena lista de grandes bandas que en su trayectoria nunca han tenido un disco de esos que nos ponemos a escuchar y todos, absolutamente todos sus temas son geniales y es prácticamente imposible encontrar un “Hit” de entre estos.
Curiosamente bandas no muy brillantes han tenido discos así y luego se opacaron inmediatamente tras este rapto de “genialidad”, el caso más claro es Nirvana que facturó en “Nevermind” una obra maestra y luego más de lo mismo pero nunca sabremos si en el futuro pudo recapturar la magia perdida tan rápidamente. Otro grupo que nunca tuvo un disco realmente parejo mal que me pese fue Black Sabbath y me refiero a la época de Ozzy y miren que es de mis bandas favoritas pero es notorio que siempre tenían dos o tres temas que se destacaban y los demás eran olvidables, eso sí, descuento que algunas personas pensarán en forma muy diferente.
Un caso claro de lo que intento decirles es: “Apetito por la destrucción” de Guns’n Roses y si bien hay dos temas que destacaron en las radios, todo el disco es parejo, creativo y uno tras otro sus temas son geniales. Les doy otro ejemplo de una gran banda que nunca tuvo un disco parejo con todos sus temas a la misma altura: Iron Maiden por más que yo tenga en “Fear of the Dark” mis serias dudas de mi propia teoría.

En los albores de la música las bandas en realidad trabajaban el sistema del single y por lo tanto es comprensible que alrededor de un tema o dos se tejiera rápidamente un álbum o long play con el consiguiente riesgo, por ejemplo el caso más claro de esto es The Rolling Stones que trabajó toda su vida así, rellenando un trabajo alrededor de dos o tres canciones bien echas, lo demás era puro agregado al pedo. Y la cosa se puso peor con el advenimiento del formato compacto porque antes si los discos duraban promedialmente unos 40 minutos, se pasó al doble y por consiguiente a veces la necesidad de sacar un trabajo más largo ha hecho que tengamos que soportar muchas canciones en otras épocas condenadas a los lados “B” de los singles. Las recientes ediciones de “rarezas” confirman mí teoría de que es mejor poco y bueno que demasiado y malo.

Así que con este panorama aquellas bandas que aún nos pueden sorprender con esos trabajos 100% buenos siempre serán motivo de mi más grande gratitud porque hay cada vez menos discos de esos que uno se pone a escuchar y casi no puede elegir.