The Kids are alright

The Kids are allright
Por Darío Valle Risoto

Un matrimonio gay integrado por dos mujeres cuarentonas tienen un par de hijos, una tiene una chica que acaba de cumplir dieciocho y la otra un varón de dieciséis. Resulta que los chicos son hijos del mismo donante de esperma por lo que averiguan la identidad de su padre.

Podremos decir que a partir de este nuevo personaje la película se torna en una interesante pieza donde además de abordar un tema generalmente mal encarado como el de los matrimonios gays, se centra en aquellas relaciones donde uno de la pareja toma la dirección y el otro se transforma así en un recipiente de sus agresiones o desdenes.

Interesantes pasajes surgen entre los jóvenes y el hombre que les enfrentará con una novedosa figura paterna y también veremos como el protagonista se ve involucrado afectivamente mucho más allá de lo esperado con una de las dos mujeres. Hasta aquí la película es magnífica.

Entonces cuando se acerca la conclusión que espero no contarles, me surgieron un montón de dudas sobre la escritora de esta y también directora: Lisa Cholodenko la que seguramente es lesbiana y no lo digo como agresión, sino que el final así lo demuestra ya que la película se transforma en una acérrima defensora del status quo familiar y por sobre todas las cosas opositora a “Los hombres” como especie extraña e invasora.

Como decapitado tipo zombie el personaje masculino encarnado por el genial Mark Rúffalo es segregado cual la peste cuando era posible otra lectura sin cambiar el final que desde luego es tan coherente y posible como cualquiera.

De todas maneras: Julianne Moore y Annette Bening encarnan perfectamente sus roles así como la joven: Mia Wasikowska quién promete transformarse en una gran actriz en el futuro inmediato.
Una muy buena película que tal vez esté destinada a un segmento de la población mundial al que felizmente no pertenezco pero bien que los haya.

LA PAREJA
LOS HIJOS
LA DIRECTORA (se los dije antes de bajar la foto ¿No?)
El Pene Maldito destructor de hogares

El Himno del Metal

El Himno del Metal
Por: Darío Valle Risoto

Es el llanto perdido
Es el ruego pagano
Es la rosa marchita
Es la sangre en tus manos.

En el rostro de los vientos
Y en el infierno más lejano
Aullarán las tormentas
Y morirán los cristianos.

Es la raza del temple
Es la forja del esclavo
Que mastica las cadenas
Que lo harán sobrehumano

Y en las noches heladas
Cuando sufras en solitario
Habrá un cálido sueño
De metal en dolores templado

Cuando ya nada te sirva
Renacerás como un grito
Retornarán como un canto
Porque serás Heavy Metal
Hasta la muerte mi hermano.