Superman de Zack Snyder

‘Superman’ de Zack Snyder: Year One
Jorge Rubio (BW) | 17 de Octubre de 2010 | 

O todos se ponen de acuerdo o es que ya no había autopista hacia delante para los superhéroes. Si os dais cuenta, de las lógicas secuelas que podrían haberse hecho en estos años, Hollywood ha preferido partir de cero. Lo hizo con ‘Batman Begins’ y tan bien le ha ido dibujar un personaje desde el principio que le siguen ‘Spiderman’, los ‘X-Men’ o producciones como ‘Iron Man’, ’Thor’ o ‘Capitán América’ que apostaban por nuevas marcas.

Hemos hablado durante largo tiempo de ‘Man of Steel’, lo que era la continuación del ‘Superman Returns’ de Bryan Singer, pero no contábamos con que el proyecto del nuevo Superman iría a parar a Zack Snyder, y que además sería borrón y cuenta nueva.

Snyder y la Warner nos tienen a ciegas. No sabemos que le deparará a Superman bajo la producción de Christopher Nolan y el guión de David Goyer (’The Dark Knight’), pero en plena promoción de  ’Legend of the Guardians: The Owls of Ga‘Hoole’, el director ha ido dejando pistas por el camino:
El film se centrará en los días tempranos de Superman, por lo que no tendrá conexión con ninguna otra entrega. No es un remake y aunque no puedo hablar del guión os puedo asegurar que este nuevo Superman no estará basado en ningún comic.
Continúe en su página original

Mineros de Chile: Ni Milagro ni heroísmo.

 
Mineros de Chile: Ni Milagro ni Heroísmo
Por: Darío Valle Risoto
Técnico en Comunicación Social
La forma del manejar la información es una importante fuente de debate entre los comunicadores sociales, desde luego que siempre debemos partir de una verdad intrínseca: No existe tratamiento objetivo de la información. Desde la elección de los temas y su orden, duración y espacio dentro de un programa estamos eligiendo y por lo tanto incorporando aunque sea en pequeña parte nuestra política personal y/o empresarial.
En el reciente suceso que copó la prensa internacional, me refiero al de los chilenos aislados en las profundidades de una mina y que tras su descubrimiento con vida, el posterior intentó de rescatarlos; los diferentes medios usaron y abusaron de dos palabras que me resultan no solo excesivas y fantasiosas sino realmente ofensivas para los protagonistas directos de esta tragedia.
Me refiero a “Milagro” y “Héroes”, ambas y cada una por su lado evidencian un afán de grandilocuencia desmedida en el tratamiento de un hecho que comenzó siendo un accidente terrible y afortunadamente terminó de la mejor forma posible por una importante razón: Hoy día existe la tecnología suficiente como para lograrlo y se lograron las condiciones necesarias para que esto suceda.
Los medios pueden ser evaluados en base al perfil que asumen frente a las noticias cualquiera sean estas, pero tratándose de este tipo de sucesos, hace ya unas décadas que la noticia por si sola parece no existir si no se espectaculariza con ella. El show escapó de los programas de entretenimientos para incorporarse malévolamente en los noticieros de todo tipo y especialmente en los policiales. Hoy día es corriente ver por ejemplo: A víctimas de asaltos, robos y/o violaciones posando frente a las cámaras, también a sus testigos o familiares directos en una extraña conjunción de tristeza, soledad, impotencia y sadismo.
¿En que nos beneficia estar sentados viendo a las víctimas de un acto violento o de un accidente?
¿Por qué debemos seguir minuto a minuto el rescate de cada uno de los treinta y tres chilenos?
¿Por qué transformamos en presuntos héroes a las víctimas de incontables fallas en uno de los trabajos más deshumanizados que existen?
Acaso como los buitres que buscan los despojos de animales moribundos los grandes medios de comunicación hacen carne de cualquier suceso sin evaluar que deberían existir espacios para la reflección, el respeto necesario por el anonimato de familiares e implicados y por sobre todas las cosas: nunca transformar a personas que no lo son en protagonistas de un decadente vaudeville donde hasta el presidente ensaya discursos políticos cuando es más importante que salgan todos con vida a cualquier medición de la adhesión popular a su persona.
Paupérrimos planes para invitar a los sobrevivientes a cruceros, programas de televisión donde deberán contar sus experiencias entre publicidad, bailarinas con poca ropa y algún personaje cómico, serán el futuro inmediato. Pero me temo que continuarán muriendo chilenos en las profundidades de las minas.
Sin embargo una fuerte impronta cristiana hace que todo se facilite con el título de: “Milagro”, cuando no tiene nada que ver una ”acción divina” más no sea que para volver a repensar que la gente tiene una fe ciega en cosas que no existen y le adjudica a los sobrenatural lo que solo depende de ellos mismos.
Hace unos treinta años o tal vez menos, si hubieran quedado algunos mineros en esas mismas condiciones seguramente hubieran muerto porque no existía la tecnología apropiada para encontrarlos, excavar y sacarlos con vida uno por uno.
Si los milagros existieran tal vez una buena forma hubiera sido que todos hubieran aparecido por obra de dios en la superficie tras el derrumbe o que los medios de comunicación tomaran el público como gente inteligente y no como idiotas.

Pero ya sabemos que dios tiene sus limitaciones, podrá hacer caminar a los inválidos pero nunca le creció un brazo nuevo a un manco, mucho menos podrá tele transportar a estas víctimas lejos no solo de las profundidades de la mina sino de la ignorancia humana mucho más vasta que el universo mismo.

Una muerte bien explicada (Cuento)

Una Muerte bien explicada
Por: Darío Valle Risoto

Eran amigos desde hacía años, tal vez su amistad comenzó aquel día que los dejaron juntos jugando con arena en el kinder o fue poco después al ingresar a la escuela primaria, pero era cierto que Elisa y Fabián eran casi como hermanos, Por lo tanto cuando abordaron la adolescencia era justo que tuvieran sus peleas, aún así Fabián era un joven de buen corazón que creía firmemente en la bondad de la gente, lástima que se equivocaba.
A los quince años Elisa conoció a Marcelo y fueron novios casi sin darse cuenta, era comprensible, era un muchacho algo arrogante pero muy guapo, mientras que Fabián tenía todas las características del chico común aunque era muy querido por sus compañeros del instituto gracias a su buena onda.
Marcelo lo trataba con cierto recelo, muchas veces no quería que les acompañe al cine o a dar una vuelta y él trataba de alejarse para no causar problemas pero Elisa parecía que necesitaba tenerlo cerca aunque no lo suficiente como para quererlo de otra forma.
Cierta tarde Fabián le confesó a su madre que presentía que estaba enamorándose de Elisa, su vieja le dijo que era de esperarse porque habían pasado la mayor parte de su vida juntos, sin embargo tenía que respetar que ella tuviera novio, solo había que esperar, su padre unos días después le dijo algo parecido pero como suele suceder, los hombres tenemos otra forma de encarar ciertos problemas, así que le aconsejó que se consiga otra novia y ya.
A los dieciséis años no es fácil olvidarse de alguien que se quiere y verla a ella besándose con Marcelo comenzaba a ser una especie de úlcera que quemaba muy fuerte pero el tiempo fue transcurriendo y pasaron algunos años donde Fabián comenzó a convencerse que el amor de su querida amiga y ese tipo era de verdad más sólido que las piedras.
En 1982 se casaron, hubo fiesta en el club Gloria, muy cerca de la casa de ambos, ella estaba radiante y Fabián había ido acompañado de su reciente novia Perla a la fiesta. Ya no cabía duda de que su querida amiga se alejaba para siempre de su vida.
Se fueron de Luna de Miel a Bahía y todo comenzó a volver a la normalidad cuando regresaron y se fueron a vivir bastante lejos del bario Unión lo que de alguna manera era un alivio.
Fabián a los veinticinco años ya tenía una larga relación con María Marta, una chica bastante comprensiva a la que le llegó a contar de su amor adolescente.
A María Marta le parecía muy triste que no la haya vuelto a ver pero a veces la vida aleja a la gente hasta en una ciudad inmensamente pequeña como Montevideo, sin embargo esa misma razón hizo que se cruzaran en una navidad en casa de unos tíos con ella y su marido.
Fue muy difícil estrecharle la mano a Marcelo y mucho más besar a Elisa que seguía inmensamente bella, aunque su otrora simpatía se había borrado casi por completo a pesar de su embarazo.
María Marta era una compañera muy especial, mirando a Fabián comprendió que algunos amores aunque soterrados siempre asoman en alguna parte del corazón, de todas maneras tuvo la grandeza de conversar animadamente con la chica sobretodo por la espera de su primer hijo.
Cuando terminó la fiesta regresaron a casa, vivían juntos desde hacía un par de años en una buena relación donde María Marta se tomaba tiempo para trabajar y estudiar y Fabián respetaba sus espacios, sin embargo nunca habían reafirmado su alianza con algo legal o tradicional como una boda.
Pero ella en la conversación durante la fiesta había llegado a intercambiar algunas cosas personales con Elisa, las que compartió de la mejor forma posible con su compañero, no era nada fácil contarle que Marcelo le pegaba a su esposa, nada menos que a la chica que fue parte de sus sueños desde niño.
Desde ese día la noticia de que el marido de Elisa era un tipo violento y de que su matrimonio desde luego iba muy mal le atravesó los pensamientos a Fabián como una daga caliente, hasta que dos meses después se enteró que Elisa había tenido un accidente y había perdido a su hijo.
Su marido había sido interrogado por la policía debido a sus antecedentes por peleas domésticas pero había sido exonerado de culpas, días después ella era dada de alta y volvía a vivir con él en la misma casa, una semana después la volvían a internar por una tremenda paliza, ella aducía que habían entrado a robarles y que no podía identificar a los agresores.
María Marta y Fabián sabían que su marido la había golpeado, era una verdad a gritos y sin embargo nada pasó con Marcelo que seguía con su vida normal.
El alejamiento anterior ahora se había transformado en una suerte de obsesión para Fabián que por medio de diferentes conocidos se iba enterando de la terrible circunstancia de la vida de Elisa.
Entonces tuvieron una conversación con María Marta que terminó de convencer a Fabián que era una compañera inapreciable, tanto que estaba dispuesta a acompañarlo para hacer justicia.
___ Hablar con ese tipo no va a servir de nada.
___ Lo sé. ___Dijo Fabián cabizbajo.
María Marta fue hasta el garaje y trajo una pistola 38 que había sido de su padre y la puso sobre la mesa.
Unos diez días después encontraron a Marcelo muerto en un callejón con dos tiros en la cabeza.
A fin de año María Marta y Fabián se casaron, Elisa conoció a un buen hombre y hoy tiene tres hijos.

FIN