El Príncipe de Persia: Las arenas del tiempo

El Príncipe de Persia

Por: Darío Valle Risoto

La idea de llevar videojuegos a la pantalla es buena pero no siempre se sale airoso de tal proyecto, abundan los ejemplos demostrando que un formato trasladado a otro tiene ciertos riesgos, por lo pronto uno mira la película tratando de buscar el joystick para meterse en la cosa pero no funciona, a menos que se hayan consumido ciertas sustancias. Pero ese es otro tema.
En cuanto al príncipe de Persia el único referente que tengo es un juego viejísimo donde uno trataba llevar a un árabe por pasadizos intentando trepar y saltar precipicios y cada tanto se tenía que enfrentar a un tipo armado de alfanje y con mal carácter. Ojo que solo jugué al primer juego de una zaga que ha seguido adelante y con nuevas tecnologías (me imagino).
Vamos a la película que es muy buena en tanto nos tiene todo el tiempo con el corazón en la boca a base de continua acción y algo de humor, pero no demasiado de este último. El protagonista si no me equivoco es el que hizo de uno de los gays en “Me la puso en la Montaña” junto al difunto y pésimo Joker. Pero ese es otro tema también.
Una historia centrada en tres hermanos herederos del reino de Persia, un tío con ambiciones y una princesa que cuida una daga que contiene un mágico poder que involucra a las arenas del tiempo. Todos los ingredientes se superan a si mismos y aunque pueda abusarse hasta el cansancio de los saltos y malabares de eso se trataba el juego. ¿No?
Yo apenas llego a la quinta lagartija antes de buscar el inhalador y este pibe se salta medio país y después le da la nafta para besar a la princesa. Si claro como se le murió el cowboy ahora anda con mujeres.
Recomendable para una buena matinée donde no faltará el entretenimiento, un elenco de lujo con Ben Kingsley y Alfredo Molina haciendo como siempre muy bien sus trabajos.

Mis 10 Películas preferidas en SGI

Mi Ranking animado
Por: Darío Valle Risoto

Alguna se me puede escapar, cierto, hay muchas felizmente, desde que poco a poco se abrieron paso las animaciones por computadora comparten terreno con los dibujos animados tradicionales aportando un nuevo y vasto universo de nuevas texturas y efectos además de realismo y profundidad.Desde luego que elejí películas infantiles porque para adultos hay obras maestras como: Beowulf, Final fantasy, Animatrix, etc.
Como siempre se aceptan sugerencias.
Obviamente compañías como Dreamworks y Pixar se llevarán la palma en un género que está en pleno apogeo.

1-Los Increíbles

Porque son un excelente homenaje a los comics de nuestra niñez con mucha y buena comedia y referencias constantes a personajes como Los 4 Fantásticos, Superman, etc.2-Astroboy
Es tan fiel a la obra de Ozamu Tesuca que da miedo, parece que la hubiera hecho él mismo, excelente aventura con lo mejor del anime con imágenes que son insuperables.
3-Monster Inc
Una historia sin desperdicios donde de una vez por todas se descubre la verdad sobre los monstruos que habitaban en los closets y debajo de nuestras camas en la niñez. ¡Era hora!
4-Planeta 51
¿Que pasaría con un humano que cae en un planeta que vive como la tierra en la época de Elvis?. De todo lo humorístico que se les ocurra.5-Madagascar (A mover el bote)

Tanto la primera como la segunda son de lo mejor, además la serie de Los Pingüinos es lo más grande que hay en la televisión de hoy día. Cuatro amigos desparejos que viven en el zoo de Nueva York y viajan y conocen a nuestro rey preferido: Julien.6-Shrek

Al contrario que Madagascar, sus secuelas no pudieron superar la primera película, sin embargo siempre son buenas y sus personajes denuncian a los cuentos de hadas como nunca antes, un dibujo imperdible.

7-Antz
Una profunda crítica social dentro de un hormiguero, mucho de Woody Allen y hasta de Stallone en los personajes, ya quedó medio vieja porque tiene unos años pero sigue siendo una obra interesantísima.

8-Monster House
Una buena historia de unos chicos que se meten en problemas con una casa embrujada, animación de primera con una gestualidad impresionante, no tuvo mucha fama pero es de mis preferidas sin dudas.

9-Jimmy Neutron el niño genio
Una absoluta pegada, una película que generó una de las mejores series de animación de la televisión que nos remite a viejas historietas como La pequeña Lulu o toda esa gama impresionante de personajes de pandillas de niños con aventuras siempre impagables.10-Lo que el agua se llevó

Muy buena historia sobre un ratón que descubre todo un nuevo mundo en las tuberías, buena animación en un estilo más de “plastilina” pero absolutamente funcional para la historia.

La Invasión de los Tiburones Marcianos (Cuento)

La invasión de los Tiburones Marcianos
Por: Darío Valle Risoto

Cuento dedicado al Dr Filkenstein

Estrenaban una nueva película de invasiones de Marte y todas esas cosas que tanto nos gustaban, Lucas decía siempre que estaba seguro que los marcianos existían y que algunos de los que aparecían en la pantalla eran reales, a veces nosotros le discutíamos solo para enojarlo, pero muy en el fondo pensábamos lo mismo.

Nosotros éramos, mi primo Alejandro y yo: Pablo Rodríguez, el más flaco de toda la escuela Sanguinetti y muy orgulloso de ello.

Fuimos el domingo a la función de media tarde, creo que eran como las cuatro pero estaba oscuro, invierno Montevideano con frío y estornudos y las quinientas recomendaciones de mi madre que me abrigaba como si el cine Intermezzo quedara en Groenlandia. Donde sea que quede ese país.
Alejandro me esperaba siempre en la esquina porque no me dejaban juntar con él, es que era bastante travieso y a veces los vecinos tenían intentos de armar un piquete para quemarlo como a Frankenstein, sobretodo porque se comía las gallinas que saltaban el muro al conventillo desde el gallinero de Los Gonzáles Almeida.

Mi padre si sabía que íbamos con él al cine, también que nos acompañaba el godito Lucas que sí pertenecía a los escasos amigos aceptados por mi severa madre. Lucas era re bueno, se bancaba todos los sobrenombres menos que le griten: ¡Meón!, eso si que le enfurecía, cierta vez se lo tuvimos que despegar al negro Néstor porque lo estaba blanqueando a trompazos en el piso.

___ ¡Meón No!, ¡Meón No! ___ Le gritaba y el negrito pataleaba pero Lucas se le había sentado encima y lo cagaba a piñas al pobre pibe.
Se lo sacamos y lo llevamos lejos a comer pastillas Trineo de menta para que nos refresque a todos, mientras allá el negrito se ponía de pie y le gritaba de nuevo: ___ ¡¡¡¡Meoooooon!!! Desde la esquina antes de desaparecer.

Y Lucas se ponía colorado y decía que ya lo iba a agarrar al maldito y que le iba a lavar la boca con jabón y que le iba a romper la jeta a trompadas. Nunca supimos si era tan importante lavarle la boca antes de rompérsela pero eran cosas de niños.

La película se llamaba: “Los Tiburones de Marte atacan Chicago” y estaba rebuena, resulta que un científico inventa un rayo a base de mostaza y Radio para atraer la nave de unos hombres pescados con dientes del planeta Marte e invaden los estados unidos.

___ ¡Suerte que estamos re-lejos! ___Decía siempre Alejandro mientas comía caramelos en la semioscuridad de la sala, era verdad, una suerte estar en el Uruguay porque todos saben que los Marcianos la tienen con los estados unidos.

Había de todo, una chica muy bonita que se enamoraba del muchachito de la película que era medio abombado porque siempre la salvaba para el lado donde estaban los tipos esos armados con pistolas de caños redondos y esos trajes re incómodos con grandes botas y cascos con antenas. Pero venía el general Smith y los cagaba a bombazos, entonces se caían puentes y edificios sobre autos y personas. Lo más bueno era cuando venía una escena de suspenso y los tres nos poníamos de acuerdo y gritábamos.

___ ¡¡¡¡Puuuuuuummmm! __Y entonces la gente se cagaba de miedo, dos veces nos echaron del cine pero nos moríamos de risa, una vez una gorda se calló en medio de la sala porque parece que volvía del baño y cuando le gritamos casi se muere. ¡Je!

Y volvíamos tarde comentando la película, siempre hacíamos planes para construír una nave espacial pero no teníamos capital suficiente para tamaño emprendimiento pero nos las arreglábamos jugando en la chatarrería de Mancuso en la calle Avellaneda. El viejo nos dejaba entrar y jugar entre autos viejos y chapas de todo tipo.

Unos meses después vino Alejandro frenético a la puerta de casa y me avisó que estrenaban: “El regreso de los Tiburones de Marte” con los mismos actores de la anterior, hasta el hermano gemelo del general que había morido en la otra y todo. Si ya se que se dice muerto pero en aquellos tiempos hablábamos así, caracho.

Mi padre nos dio cincuenta pesos para refrescos y las entradas y fuimos a buscar a Lucas, por suerte mi madre no estaba porque sino lo sacaba del forro a mi primo. Fuimos y nos gustó más que la otra, ahora atacaban Detroit.
En la oscuridad de la sala la voz rasposa de Alejandro nos tranquilizó con:
___ ¡Qué suerte que estamos lejos!
Era verdad, pero ahora que lo pienso, creo que en el fondo queríamos estar allá para combatir contra esos terribles invasores de Marte

FIN