Creedence y los Niños pobres

Creedence en el tiempo

Por: Darío Valle Risoto

Éramos niños pobres, de eso no cabía duda, el conventillo se adentraba dentro de la manzana cómo una herida de pisos agrietados, piletas al aire libre y dos baños colectivos en muy mal estado, apenas si había luz eléctrica pero agua corriente solo hasta las dos piletas y nada más.
Yo tenía el privilegio de ser hijo único, pero los hijos del primo de mi padre eran cinco y su viejo murió en un accidente con la moto cuando la más grande tendría unos once años, no más y la más pequeña unos meses.
Por lo tanto mientras los cuidaba la mayor, su madre debió salir a trabajar así que vivían solos gran parte del día y no se en que parte de mis lejanos recuerdos Mónica andaba con un vinilo de Creedence Clearwater Revival, se llamaba: Willy y los niños pobres y esa tapa con los pequeños observando a la banda caló hondo en mis memorias.
Lo más raro es que nadie en el convento tenía tocadiscos así que vaya a saber de donde lo había “tomado prestado”.
No demoró mucho tiempo para que mi madre les descubriera en la radio armada por mi viejo que siempre descansaba en la repisa de la cocina. Me refiero a esta banda de “Rock de pantano”, tan norteamericana y a la vez tan universal, globalización mediante. John Fogerty con ese peinado espantoso y su voz que parecía un lamento nos ganó el alma y nos calentó los huesos imaginando viejos campos de algodón y el sur norteamericano donde no todas son estrellas y hay que trabajar para sobrevivir.
Y probablemente ese blues-rock crudo y desprolijo signifique que hay un mensaje oculto en la forma de tocar la música que va más allá de lo elaborado y que tiene que ver con el alma que se ponga en ella.
Una banda emblemática que mi madre siempre buscaba recorriendo el dial y que junto a Los Beatles fueron parte de mi infancia, un poco menos los Rolling Stones pero lamentablemente estos músicos se acabaron convirtiendo en caricaturas de si mismos.

Acaso en medio de la pobreza uno sea rescatado por las melodías que vienen de ignotas distancias y nos hermanen con aquellos que comparten nuestra misma clase social aún del otro lado del planeta. Disculpen, voy a seguir escuchando Creedence.

DISCOGRAFÍA
# (1968) First Album
# (1969) Bayou Country
# (1969) Green River
# (1969) Willy And The Poor Boys
# (1969) Woodstock ’69
# (1970) Cosmo’s Factory
# (1970) Live At The Royal Albert Hall London
# (1971) Pendulum
# (1972) Earthquake
# (1972) Mardi Gras
# (1972) Live At Budokan
# (1973) Live in Europe
# (1980) The Concert

2 respuestas a “Creedence y los Niños pobres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s