Mis Espirales

Mis Espirales
Por: Darío Valle Risoto

Un otoño arruinado por el frío
Y las hojas que no dejan de volver
Aquella chica que vivía en mí mañana
Esa historia que no quiso suceder.

El recuerdo de las cosas que no están
Los objetos que comienzo a perder
La ranura de una eterna circunstancia
Lo cobarde de querer y no poder.

En su cuerpo recorriendo la sabia
De una planta que no deja de crecer
Y florece y se derrite entre mis ojos
Porque duele tanto dejar de querer.

Una pálida muestra de su alma
La endiablada y sinuosa sexualidad
De una joven que me entrega la cuna
De una fuente que produce realidad.

Embriagado por las mieles del Otoño
Yo me caigo entre sus hojas de Nogal
Ella vuelve siempre vuelve entre sueños
A decirme que me ama
pero nunca está.

El Ser Iluminado 2

El ser iluminado 2
Por: Darío Valle Risoto

Un maestro Japonés en una de las reuniones del budismo me decía: ¿Cómo puede pretender la iluminación una persona a la que se le arruina el día porque perdió el colectivo?
Muchas veces, demasiadas veces cuando me hago miles de problemas sobre situaciones cotidianas que seguirán igual conmigo o “Sin Migo” (Como decía Videla), siento que me falta un muy largo camino para ser el ser Impecable que pretendo ser en estos escasos momentos de lucidés.

¿Pero que es la Impecabilidad?
Vamos a partir de la idea de que en el mundo la única ley o al menos, una de las más poderosas es la de Causa y Efecto, por lo tanto como dice Jorge Drexler en uno de sus temas: Uno da lo que recibe y recibe lo que da.
Pongámonos a pensar en que esto no es una ley ni siquiera mística sino que es una realidad absolutamente material y física, miles de ejemplos puedo darles y todos están a nuestro alrededor: La Contaminación, la violencia, el hambre, el dolor, las injusticias, todas son la consecuencia de miles de acciones que han generado en lo individual y colectivo el mundo en que vivimos, curiosamente muchas de ellas son la reacción directa a las religiones y su negativa incidencia sobre la humanidad. (Entre otras cosas claro)
Sin la necesidad de adorar a una puta deidad es tan sencilla la respuesta, que a veces se nos escapa porque como les decía en el artículo anterior: necesitamos un elemento catalizador que nos muestre por donde va nuestra vida, lamentablemente mucha gente deposita su confianza en sacerdotes, pastores y gurús que son en realidad estafadores o gente muy enferma.

Vuelvo al asunto: La Impecabilidad
Ser impecable significa tratar de hacer todo lo que tenemos que hacer de la mejor manera posible, claro que ustedes se preguntarán si esto no se vuelve algo extraño porque a veces nuestro concepto de lo que está mejor o peor puede ser diferente de unos a otros. Vamos a ser claros, el ser Impecable se refiere a innumerables pequeñas cosas, a veces absolutamente insignificantes que se van sumando una a una hasta crear una línea de acción y transforma un sinnúmero de pequeñas buenas actitudes en una conducta.
Un ejemplo muy sencillo: La mayoría de la gente tira los envoltorios (Por ejemplo) cuando come caramelos en la vía pública, por distracción, porque le importa un corno o porque ya la calle está tan sucia que no hace la diferencia.
Es que sin embargo la diferencia la puede hacer el individuo sobre si mismo, el aseo de la ciudad es secundario y será consecuencia de miles de pequeñas acciones pero no es nuestro problema, nuestro asunto en el “Ser Impecables” es marcar nuestra diferencia interior, ser prolijos con nosotros mismos y tirar la basura donde se debe aún que tengamos que caminar sobre una montaña de esta.
Otro ejemplo que tanto nos atañe a los uruguayos es el de la impuntualidad, esto significa llegar tarde a todos lados con excusas estúpidas o infantiles tratando de encubrir nuestra imposibilidad de manejar nuestro tiempo. Vuelvo a la línea inicial de este artículo y podría decir como el maestro budista: ¿Cómo puede pretender la iluminación una persona que llega tarde a todas partes?Les doy el mismo caso-consecuencia de la basura, poco importa la falta de respeto a quienes le esperan para lo que sea, lo importante es la falta de respeto y el descrédito hacia nosotros mismos. Ser Impecables entre muchas cosas significa que nuestra palabra sea una potente fuerza catalizadora de nuestro ser y no una suerte de malabarismo para justificar nuestra impericia para las pequeñas cosas del mundo.
Así iremos generando un montón de acciones sobre nosotros mismos que les aseguro que se verán reflejadas en nuestro entorno cotidiano, les cuento una anécdota: trabajando en una gran imprenta rodeado de compañeros de toda índole, cierta tarde fui a comprar comida para la hora del descanso y uno de ellos me dio un billete medianamente grande, al regreso le di lo que compré pero me olvidé absolutamente de darle el cambio, era un viernes y realmente se me pasó darle el vuelto.
El Lunes, este me lo cuenta y con mucha vergüenza le di su dinero y le pedí mil disculpas por mi error pero le pregunté porqué no me había dicho esto por teléfono a casa a lo que me respondió que varios compañeros le dijeron que si lo hacía yo iba a ir inmediatamente al trabajo o a su casa para devolverle el dinero. Realmente me sentí halagado porque ellos sabían que mi conducta no me iba a dejar dormir tranquilo hasta solucionar el tema.
Pequeñas situaciones cotidianas y la forma correcta, ser impecables con cada momento es una pequeña contienda personal que les aseguro rinde sus frutos.

Gran verdad sobre los Curas

Una de Curas
Nuestro estimado colaborador el doctor Markus Filkenstein como siempre dedicado a recopilar escritos de honda importancia existencial, comparte con nosotros una anécdota sobre nuestros amados emisarios del señor (¿?).

Doce candidatos a sacerdotes iban a ser ordenados..
La prueba final consistía en formarse en una línea recta, totalmente desnudos, en el jardín, mientras una sexy, hermosa y bien dotada bailarina exótica, totalmente desnuda, realizaría un excitante baile oriental.

A cada aspirante se le había amarrado una campanilla en el pene y se les advirtió que el que hiciera sonar la campanilla no se le ordenaría sacerdote, ya que eso demostraría que no había llegado a alcanzar el estado de pureza espiritual que requerían.
Es así como la bella dama inicia su excitante baile delante del primer candidato..

El primer candidato soportó estoicamente, y no hubo reacción alguna. Y lo mismo sucedió con el segundo, y el tercero…. y el cuarto.

El prior estaba maravillado. Cuando la bailarina llegó al último, la campanilla empezó a sonar y a saltar como loca, tanto así que se le salió y cayo al suelo.

El candidato, todo avergonzado… se agachó a recogerla y…

¡¡¡Todas las campanillas empezaron a sonar…!!!!

El Chapulín Colorado

El Chapulín Colorado
Por: Darío Valle Risoto

Oh…y ahora ¿Quién podrá ayudarme?
Entonces para la desazón de la persona en peligro no aparecían ni Superman ni Batman sino este superhéroe latino con muy poca inteligencia y si mucho de suerte para resolver los entuertos a los que nos enfrentábamos viendo la televisión cuando niños.

De la prolífica obra de Chespirito, compitió con El Chavo del Ocho en la cúspide de grandes momentos de humor, mostrándonos al posible superhéroe latino, con muy poca tecnología y con el más grande de los super poderes: Contagiarnos una catarata de sonrisas.

Me gustaba cuando tomaba sus pastillas de “Chiquitolina” y le pasaba de todo: lo pisaban, un gato lo quería atrapar o se caía del dintel de una ventana. Era a la vista una superposición de pantalla azul pero igual nada importaba, nuestro héroe latino, tal ves el más famoso de toda América del sur nos cautivaba con sus antenitas de Vinil que “Detectaban la presencia del enemigo”, claro que siempre por el lado contrario o cuando este estaba evidentemente cerca. Otro bati-aditamento era su chipote chillón con el que aporreaba más a los inocentes que a los culpables.

De niño me encantaba identificar a los mismos actores que desempeñaban sus característicos papeles en el Chavo en estos casos encarnar a diversos personajes hasta de otros tiempos históricos como vaqueros o gente de la edad media, la prolífica mente de Bolaños parecía nunca decaer y tener siempre el gag justo para atrapar a las audiencias de todas las edades.

Por lo tanto vaya este pequeño homenaje al héroe que en nuestra encuesta del final del blog está en el segundo puesto luego de Batman desplazando nada menos que a Spiderman y a Superman.

En Uruguay no teníamos la menor idea de lo que era un “Chapulín”, deducíamos por el traje que era una especie de langosta hasta que descubrimos que son algo así y además son de color rojo y se encuentran especialmente en México. Gracias a Bolaños aprendimos también que en este país no solo se hacían las telenovelas que nuestras madres veían de tarde y que el cálido Mexico tiene un gran sentido del humor.
Más ágil que una tortuga… más fuerte que un ratón… más noble que una lechuga… su escudo es un corazón… es ¡El chapulín colorado!

¡Que no Panda el Cúnico!

Batman Annual 1

Batman Annual 1
Por: Darío Valle Risoto

Ya que no hay más Batman Animated, al menos me regodeo leyendo estos números que mantienen a todo el estilo de los mejores dibujos de Batman de la historia y tal vez de la historieta, grandes argumentos, movimiento y plasticidad de los personajes y guiones impactantes como para dejarnos con la boca abierta, luego de Amor Loco, este anual con un desfile de los villanos más cool de la historia del cómic. Varias historias en un annual de lujete, miren algunas viñetas, ya saben, está en Nación Comiquera.

Alicia en el país de las maravillas

Alicia en el país de las Maravillas
Por: Darío Valle Risoto

Mucha controversia ha causado el último filme de Tim Burton, desde decir que es una película espantosa hasta que es sublime me crucé con todos los tópicos que pueden aparecer cuando se trata de gustos cinéfilos en la red.
En cuanto a las obras de Burton creo que siempre despiertan demasiadas expectativas, esto de ninguna manera lo digo para despreciar a este gran genio del cine actual, sino que ya conocido su genio, esperamos siempre mucho más, sin comprender que cualquiera, hasta la más ínfima de sus obras es una buena película y eso en épocas donde hay tanta basura cinematográfica es mucho decir.
En cuanto a esta versión, continuación o nuevo enfoque de la gran obra de Carrol, debemos apreciar su estética desde todos los puntos de vista inobjetable, así como la música siempre ejecutada soberbiamente por su gran colaborador Danny Elfan, ¿Qué más podemos pedir?
A mi la película me resultó muy corta, porque es tan abundante en imágenes, situaciones y personajes que me sobrepasó hasta casi devorarme dentro de ese extraño mundo donde una Alicia adulta debe volver a recuperar su fantasía y por sobre todas las cosas, aprender a luchar por lo que quiere aunque esto se oponga al resto del mundo.
Muchos personajes entrañables y por sobre todos ellos: “El Sombrerero”, ejecutado maravillosamente por el actor fetiche de Tim, además de ello los escenarios con paisajes y ángulos magníficos y espectaculares. Sin embargo si tratamos de buscarle defectos, estos solo los veo del lado de las licencias que se tomó el guión, pero acaso: ¿No se trata del regreso de una Alicia con diesinueve años?
Por lo tanto discrepo absolutamente con todos aquellos que desacreditan este filme, creo que es una gran película que crecerá con el tiempo haciéndonos revisarla nuevamente una y otra vez.
Como último dato les agrego que me bajé la versión de Disney en dibujos animados y la verdad que si es muy mala, con canciones espantosas y una animación bastante acotada en una década como la del cincuenta donde estos estudios eran por lejos los mejores.