Mi Barrio, tu Barrio

Mi barrio, tu barrio
Por: Darío Valle Risoto

Tiene el alma de la tarde
El frío sosegado de un miedo antiguo
Cuando caminan por el barrio
Los jóvenes condenados
A ser solo recortes del terror.

Pasa el patrullero como símbolo
De una seguridad tramposa
Y en la noche se mojan las veredas
Con la sangre de los inocentes.

Tiembla el propietario y llora su mujer
El destino se llevó a sus hijos
Ahora son máquinas tragaperras
Consumiendo cualquier sustancia.

Mueren en una bolsa de plástico
Los niños sin reyes ni magos
Y sigue mintiendo el pastor en el templo
Sobre un futuro que está realmente
Muerto.

La Publicidad que me vuelve Loco

Los aviso publicitarios que me paspan los Kiwis
Por: Darío Valle Risoto

La publicidad tiene como función esencial y primera: Publicar, hacer público, colectivizar determinados servicios y/o productos. En estos tiempos que nos toca vivir o sufrir hipermeditizados, abundan las mil formas de tratar de convencernos para que metamos la mano en nuestros bolsillos y compremos, usemos, gastemos, usufructuemos, gran cantidad de productos. Sin lugar a dudas la televisión y su hermana directa la computadora son formatos audiovisuales especialmente utilizados en diversas campañas en estos sentidos.
Hay un código de ética publicitaria que casi nadie respeta que no les voy a transcribir aquí pero esencialmente se basa en que hay que tener un mínimo de honestidad al resaltar losa tributos de nuestro producto a exponer.
Por lo tanto les voy a hacer un somero repaso de aquellas publicidades que parecen destinadas a un público mayoritariamente idiota (Que lo es) y por lo tanto abusan hasta el hartazgo de determinados tips (Linda palabrita que no se que quiere decir pero hay que ponerla)

1-La Publicidad de toallitas femeninas, tampones, esponjas vaginales, etc.
Asquerosas, las mujeres ya lo saben, no es necesario mentirles diciéndoles que si se ponen una toallita con alitas, turbodiesel y música en FM. serán más libres, para colmo te muestran a una dulce adolescente caminando de minifalda entre unos chicos y ella sonríe fresca y mentirosa. Nunca a una gorda sudorosa manejando un tranvía.

2-Publicidad de jabones en polvo.
Blanco, el más blanco, un periodista hiperactivo golpea la puerta a amas de casa para que saquen la ropa blanca cochambrosa y se las lava gratis para mostrarnos prendas brillosas hasta la ceguera de todo el barrio. Primero: ¿Qué pelotuda se viste de blanco?, Segundo: ¿Qué carajo importa si es más blanco que otros blancos?

3-Publicidad de Perfumes
Destaque, distinción, generalmente una actriz hermosa, súper tuneada camina por un decorado ultramoderno o en su defecto por un palacio estilo Versalles, mientras vemos un frasquito que mide dos centímetros y cuesta un testículo que seguramente viene rellenó con semen de Koala bizco y una pizca de almizcle (¿Qué carajo es eso?). Una frase entradora nos asegura que esa dama será conquistada con “Le Au de Pichicé” , yo prefiero un buen garrotazo.

4-Publicidad Política
Más bien es propaganda, allí tenemos a un tipo con pinta de chanta con la mejor sonrisa que le pudieron sacar sus asesores de imagen tratando de convencernos de que si el gana nos van a robar mejor que con el partido anterior. El spot puede mostrarlo caminando por barrios de los que ni siquiera conoce el nombre si es de derechas y si por casualidad es político de izquierda y se crió allí, quiere seguir ganando para nunca más volver.

5-Publicidad para niños
Publicidad indirecta porque los pequeños monstruitos no tienen dinero, entonces los agobian con los imponderables poderes de un Power Ranger con rayos y sonido durante las veinticuatro horas del día hasta que el pequeño zombicito nos aturde las bolas todo el santo día para que se lo compremos, no bien hayamos cumplido el deseo del degeneradito ya aparecerá un juguete nuevo con que jodernos la vida.6-Vacaciones en Brasil
He llegado a la conclusión de que Brasil es un país que crece constantemente, como la barriga de mi mujer, resulta que todas las temporadas aparece un nuevo balneario resort o isla paradisíaca con un nombre cautivante tipo: “A Isla de las despelotiñas”, “O Paradiso de um preto bem armado”, etc.
Nos muestran elocuentes imágenes de arenita, palmeras, mulatas y musculosos morochos en la arena, claro que cuando lleguemos a ese lugar dudo mucho que sea así.

7-Antigripales
Les voy a decir algo pero no se lo cuenten a nadie: ¡La gripe no se puede curar con medicamentos!, solamente nos venden un montón de pastillas con vitamina “C”, antialérgicos, analgésicos, cafeína, cocaína (Ojala) y diversas porquerías para ocultar nuestros síntomas hasta que la influenza pase. Las publicidades muestran desde un pelotudo hecho carozo que toma un vaso con un líquido efervescente y se siente mejor inmediatamente hasta un niño al que la madre le pasa una asquerosa babosidad mentolada en el pechito justo antes de que el pibe desarrolle un complejo de Edipo de por vida.

8-Emergencias médicas y coberturas de salud
Las más mentirosas de las publicidades, poco más que le prometen que le van a cambiar la carrocería de su cuerpo hecho paté por la módica suma a pagar todos los meses, Si se afilia nunca va a encontrar esos terribles minones vestidos de enfermeras del aviso ni los médicos bien parecidos con batas superblancas (Usan el jabón del item 2) y lo más probable que lo que usted haya pagado durante años apenas le de para una curita que le van a poner en esa fractura expuesta que se hizo.

9-Los avisos de automóviles
Un auto que jamás se van a comprar circula como llevado por los vientos divinos en paisajes europeos o terribles camionetas 4X4 desafiando la gravedad suben al Everest mientras una rubia les hace dedo a los 3000 metros de altura. ¡Por favor!, para colmo ahora publicitan automóviles por las bondades de sus equipos de audio con tales o cuales características como si uno fuera a comprar un coche solo para escuchar a Vivaldi mientras va a laburar.

10-La publicidad de los Mundiales de Futbol
Insoportables todas, de golpe tratan de que amemos el país de turno y nos mimeticemos con sus colores, costumbres, etc. Una estúpida canción oficial que siempre habla de paz, un logotipo con un animalito distintivo del país y millones de famélicos que se pudren las neuronas delante de los televisores viendo como millonarios de piernas peludas se encargan de llegar a besar una copa y sentirse que sirven para algo en la vida. Lo peor de esto es que antes de cada mundial se hacen grandes estadios, se mejoran hoteles, se edifican carreteras, accesos, etc.… pero eso si, se esconde a los pobres y marginados para que no entorpezcan el paisaje. ¿Vamos a Sudáfrica?Por supuesto que hay muchas más pero luego la seguimos porque comienzan los comerciales.

La Media Naranja

La Media Naranja
Por: Darío Valle Risoto

Me resulta bastante curioso en el tema de los afectos, la idea fuertemente arraigada en cuanto a que todos debemos tener una pareja ideal, elegida o apropiada destinada para nuestras vidas.

 
En Uruguay se utiliza mucho el término: “Encontrar tu media naranja” y una compañera de trabajo me decía acertadamente ayer, que ella es la naranja entera y que no necesita completarse con otra persona a lo que yo agregaría que en realidad uno va encontrando compañías durante el camino de la vida que duran lo que tienen que durar y listo.

 
Posiblemente el sentido de que estamos destinados para una u otra cosa, solo sobrevive a la teoría económica en cuanto a que es más seguro que un hijo de adinerados sea rico a que lo sea el de un marginal, pero hasta allí llegamos, la buena o mala fortuna en el amor es una variable plagada de contradicciones. Cuántos de nosotros al recordar parejas pasadas nos preguntamos: ¿Qué le vi a esa persona? O posiblemente también: ¿Por qué estuvimos juntos?

 
La predestinación afectiva no existe pero indudablemente y tomando un razonamiento budista podríamos decir que uno recibe lo que se merece y ninguna pareja permanece junta por casualidad sino por “Causalidad” y salvo relaciones enfermizas de las que lamentablemente abundan, donde se ejerce una fusión parasitaria entre dos seres humanos, nada garantiza que debamos aceptar que es nuestro complemento. ¡Pavada de ensamblaje!

 
El amor eterno funciona lindo en las telenovelas de la tarde en algunas novelas clásicas bien escritas pero en la vida real es solamente un adorno perfumado en el baño donde vamos a dejar nuestras miserables sobras. Ningún ser humano que se crea completo puede andar por allí mendigando amor y mucho menos buscándolo porque esto llega por si mismo.

 
La pareja ideal dura lo que dura otra que no lo es y es hasta donde se puede o aguante la salud, pero es posible creer que hay seres humanos tan sociables que prefieren sacrificar su libertad individual para formar una familia con quién tengan a mano, porque entre otras razones es muy fuerte la coerción social en ese sentido. Hay una edad para casarse y tener hijos, las mujeres lo saben más que nadie y si algunos casos aislados escapan a esta consigna son personas extrañas.

 
Por otra parte el ser humano es un ser de costumbres y se arregla hasta para pasarla mal durante años, no es raro ver a nuestro alrededor parejas que se llevan como el diablo y sin embargo por una cuestión de diferentes imponderables siguen juntos por la vida.
Así que ese sueño adolescente, crédulo y fútil de encontrar a aquella persona que sea como el rayo de luz hermosa, sensual y perfecta se desvanece muchas veces frente a nuestros ojos y afortunados son aquellos que saben compartir su vida con otros seres aceptando que es muy lindo caminar juntos pero no vivir entreverados.

Oportunidades (Cuento)

Oportunidades
Por: Darío Valle Risoto

__Nunca lo pude comprender.
__ ¿A que te referís?
__ ¿Por qué la mayoría de la gente solo se divierte si está borracha o drogada?
__ No lo se Martín pero hoy estás tradicionalmente negativo, es una fiesta, ¿Te diste cuenta?
Un casamiento en un enorme club del centro, era evidente que había una buena razón para festejar, dos familias se unían a los ojos de dios y del estado por intermedio de Silvia Blendel y José Urquiza, pero en Martín había algo que no estaba del todo bien y le calentaba el estómago como una úlcera abierta.
Y mientras la música sonaba pachanguera y distante, Martín intentaba no decirle a su gran amigo Carlos que aún esa muchacha le despertaba una sensación de pérdida irremediable, pero…, después de todo solo se casaba con ese idiota bien parecido y lleno de plata.
Carlos a veces perdía las esperanzas de que su amigo se volviera un poquito, tan solo un ápice un ser normal y entonces se alejaba no sin sentir pena por ese tipo que siempre conservaba el gusto amargo de no aceptar que el mundo es así nos guste o no.
Gente grande y vieja, también algunos jóvenes resignados formaron la ronda, todos tomados de la cintura en un trencito recorriendo mesas y Martín huyó rumbo a los baños donde un tipo se encontraba nada menos que dándole lindo a un papel con cocaína. ¡No faltaba nada!
Los novios se besaban y a esas alturas tenían las sonrisas petrificadas y desde luego que ganas de desaparecer para irse a dormir cuatro días seguidos, no faltaron las minas solas que comenzaban a revolotear la sala buscando prospectos.
¬¬__ ¿Querés un toque viejo?
__ No gracias no consumo desde que casi me muero de hipotermia hace como mil años.
__ Ah, si a veces pega mal pero me levanta el ánimo, no es fácil que se te casen los amigos.
__ Martín Correa.
__ ¡Perdón!: Esteban Ciancio, ¿Amigo de la novia porque no te conozco?
__ Si, de hace mucho tiempo, no se ni como me invitaron.
Era un hombre agradable aunque tuviera la nariz blanca de cocaína, llevaba un corte de pelo raro y una caravana brillante en la oreja izquierda. Tiró el papel luego de lamerlo y le dio la mano con delicadeza al joven que notó cierto amaneramiento.
__ ¿Vos no fuiste novio de Silvia?
__ Si, ¿Cómo sabes eso?
El muchacho miró para ambos lados, esperó que un veterano saliera del baño y lo invitó a tomarse un trago en la cantina del club un poco alejados del bullicio, cuando iban caminando Martín se percató de que Esteban era bastante afeminado.
Se sentaron, eufórico por su reciente aspiración, Esteban tenía ganas de hablar y mucho, mientras Martín ya miraba para la puerta de calle y pensaba en escaparse, desde la fiesta se escuchaban gritos mientras sonaba Vilma Palma e Vampiros.
__ ¿Vos no me conocés?
__ Perdoname pero llevo algún whisky y estoy cansado.
Se acercó y Martín sintió su perfume dulzón cerca de la mejilla.
__ Yo soy la pareja de José desde hace once años.
__ ¿Del novio?
__ Claro, mi amor.
El auto rojo se mezclo con cierto estropicio mental en la cabeza de Martín que no tuvo que ser muy brillante para atar cabos sueltos y pensar en que no todo en esta vida es como parece.
__ Mirá, a José le ofrecieron la embajada en Europa pero le pidieron que se casara, somos amigos de Silvia y no es difícil darse cuenta de que a ella le conviene, ahora va a comer con aceite y todo.
No le gustó esta última aseveración, pero tenía razón, la situación económica de Silvia no era nada desahogada desde que había muerto su padre y su familia había quedado llena de deudas.
Los novios se iban, el bullicio llegó a grados ensordecedores y ambos dejaron la barra para ir a ver como corrían rumbo a la limusina mientras la gente gritaba y aplaudía, entre la multitud su amigo Carlos llegó junto a Martín.
__ Bueno, al fin se fueron los novios, ¿Nos vamos?
__ Si, me muero de sueño.
__ Che, ¿Qué te pasa?, es la primera vez en la noche que te veo sonreír.