Ponyo una obra sublime

Ponyo on the cliff by the sea
Por: Darío Valle Risoto

Como era de esperarse Hayao Miyasaki nos trae otra obra magnífica donde la animación se confunde con la poesía, en un relato, tan espectacularmente narrado que uno se queda con la sensación, de que este mundo es asquerosamente gris, luego de ver esta historia insuperable.
Un niño protagoniza la película: Sosuke, con solo cinco años y su nueva amiga que es una pecesita con cara, hija de una sirena y un humano que el bautiza como Ponyo, luego vendrán un Tsunami, inundaciones, lluvia, un asilo de ancianos, paisajes increíbles tanto del fondo del mar como de la casa de Sosuke y sus padres en la superficie. ¿Que les puedo decir?.
Ojala la puedan ver porque es una gran película que nos reencuentra con las historias tiernas pero exentas de las boberías de Disney o las clásicas epopeyas del anime japonesas que no siempre cuentan con una feliz culminación.
Color, movimiento, dos niños muy difícil de no querer, una madre comprensiva, un padre marino, los habitantes del mar, extraños vehículos marinos, la sirena madre y un mundo que solo puede recrear Miyasaki.