Anónimos

Anónimos
Por: Darío Valle Risoto

La muchedumbre me sofoca
y quiero escapar

el hombre anónimo es
un polvorín de odio

quiero ver una salida hacia el mar
y entre la hierba soñar que soy libre.
Me voy contagiando
del miedo en sociedad

y enrejado vivo
a merced de mis pesadillas

nada tengo pero voy a acaparar
todos los objetos que no necesito.
Veo a la gente con su religión celular
digitar nerviosa,
hablando a los gritos

invocando lugares que nunca visitará
y viviendo historias estandarizadas.
La televisión me ataca
con su estupidez ridícula

y caigo en el rincón
de una habitación extraña

ni siquiera tengo oportunidad de amar
porque esa mujer que quiero
es artificial.

Me hablan,
me sacuden con su función

en todas partes el show es igual
ya nadie quiere
vivir en la realidad

todos participan de un teatro político.
El sexo es una muñeca
envuelta en celofán

y la transgresión
una moda pasajera,

nos ponen horarios
y lugares para protestar

siempre estaremos
observando de afuera,

ya nadie tiene tiempo,
humor o tranquilidad

somos diseños
de una vida perversa

y así vamos
para transformarnos en irrealidad

del museo de la libertad condicional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s