El mundo es un Cambalache

El varón del tango
Por: Darío Valle Risoto

Anteriormente compartía mi impresión de que algunos interpretes hicieron suyas obras que previamente fueron cantadas por otros, el mejor ejemplo es el de este tango: Cambalache que pertenece a la genial pluma de Enrique Santos Discépolo y que si bien se estrenó varios años antes, fue el uruguayo Julio Sosa que detentó su imperecedera propiedad, nadie mejor que él para retratar este tango de letra aguda y genial que retrata tempranamente el mundo en ese momento pero sobretodo después, el del hoy que todos sufrimos y gozamos.
¿Acaso no hay mejor cambalache que Internet? La confusión de valores, la mezcla de cosas antagónicas en una vidriera que disfraza lo bello de terrible y viceversa, la biblia y el calefón como muestra de que estamos en el horno gracias a nuestra estrepitosa caída en la modernidad y un Julio Sosa con esa voz contundente precisa, varonil y profesional que usurpa cariñosamente este tango y tal como el Polaco hizo suyo Sur, este Piedrense nacido en la pobreza absoluta nos dejó su mayor herencia gloriosa con esta canción.
Lean esta letra sublime y no podrán dejar de escuchar a este cantante que murió en un accidente automovilístico demasiado temprano con toda una carrera por delante.

Cambalche
E.S.Discépolo 1935

Que el mundo fue y sera una porqueria,
ya lo se;
en el quinientos seis
y en el dos mil también;
que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dubles,
pero que el siglo veinte es un despliegue
de malda insolente
ya no hay quien lo niegue;
vivimos revolcaos en un merengue
y en un mismo lodo todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro,
generoso, estafador.
Todo es igual; nada es mejor;
lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafon;
los inmorales nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que si es cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizon.

Que falta de respeto,
que atropello a la razon;
cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladron.
Mezclaos con Stavisky,
van Don Bosco y la Mignon,
don Chicho y Napoleon,
Carnera y San Martin.
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia contra un calefon.

Siglo veinte, cambalache
problematico y febril;
el que no llora, no mama,
y el que no afana es un gil.
Dale nomas, dale que va,
que alla en el horno nos vamo a encontrar.
No pienses mas, echate a un lao,
que a nadie importa si naciste honrao.
Que es lo mismo el que labura
noche y día como un buey
que el que vive de los otros,
que el que mata o el que cura
o esta fuera de la ley.

Anuncios

2 thoughts on “El mundo es un Cambalache

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s