El Fuego

El Fuego

Por: Darío Valle Risoto

Círculos concéntricos de un humo extraño
el frío de tus ojos apenas iluminados por los candiles
esa madrugada profunda y realmente necesaria
el sonido de ella bañándose a pocos metros
y el aroma de sus cigarrillos ásperos y dañinos.
 
La japonesa que pronto será historia
personal, impersonal, lejana, incorrecta.
sus pasos absolutamente silenciosos y su aroma a limpio
yo entre las sabanas y sus piernas finas.
 
Otra noche de sábado y el domingo parpadea
Su cuerpo, sus adornos metálicos y el saco de croshet
su cabello negro y el gemido de una lengua agresiva
volver al sexo luego del baño y volver a él
para bañarnos juntos.
 
Ya son las diez y se pone nerviosa
prende otro cigarrillo agobiante
y sus padres que la esperan.
luego la japonesa se va en el colectivo
y yo me quedo sentado en la parada
desvaneciéndome lentamente
 
en mis propias brumas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s