ENTREDIENTES

ENTREDIENTES
Por: Darío Valle Risoto
El sabor de tu piel en descenso
las lágrimas de rojo carmesí que van muriendo
la sobria languidez del descubrimiento
ataúd incierto de confuso silencio
¡Grita!, ¡Grita!
Mi amada infértil de Lunas Muertas
ocurrente hada de las tinieblas
¿Donde esta la maldición?
¡Mentira!
La vida es una ilusión de los ángeles
¡Grita! Para que encuentre tu tumba
Lápida virginal del oscuro túnel
vientre marchito de cavidades inocuas
salvia palpitante de ondulada serpiente
cresta irradiada de silentes lenguas
¡Grita tus orgasmos sangrientos!
Que yo te espero arañando nuestro escape
a las tierras de Nod
donde habitan los Lobos sin hambre
y los tentaculares dioses de todos los Abismos