La vigilia

Por: Darío Valle Risoto

Tiembla mujer oscura
en tus manos un río de cabellos negros
lágrimas de aceite y rosas
el recuerdo de una niñez
y el llanto ausente de un hombre frío.

Adorna la distancia una muerte prematura
y el odio anticipado de un ser alado
Ningún ángel es neutral, tu lo sabes
tampoco hay dioses bienhechores.

Todos quieren una parte de tu libertad
hembra solícita y madre resquebrajada
abortaste los sueños castigada
por un hombre carnívoro y traicionero.

Ahora estás sola avivando la llama
de un fuego que lagrimea rescoldos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s